MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (FENACORE), Andrés del Campo, ha reclamado que la sequía se combata "no solo con soluciones sobre el papel" en relación con los decretos especiales y los planes de emergencia de las cuencas, sino también con un Plan Hidrológico Nacional coherente y con la construcción "sostenible" de embalses y trasvases.

Así, Del Campo pide que el PHN sea "coherente" y que avance en la construcción de obras hidráulicas, capaces de asegurar el abastecimiento en periodos de falta de lluvias como el actual. En ese sentido, recuerda que los regantes defienden la construcción sostenible de los embalses y trasvases desde que se derogó el trasvase del Ebro en 2004 y, como alternativa se aprobara el programa AGUA, "con las desaladoras como medida estrella, hoy por hoy infrautilizadas".

En este contexto, apunta que España atraviesa el trimestre diciembre-febrero más seco de los últimos setenta años, y que esta sequía meteorológica "preocupante" para el sector agrario, que se ha visto obligado a llevar adelante riegos de emergencia para asegurar la producción de cultivos de invierno. Concretamente, ha indicado que las plantaciones de secano, que representan el 85 por ciento de la superficie agraria útil, están "seriamente dañadas" y advierte de que si se prolonga la sequía, pronto estarán ya perdidas.

Al mismo tiempo, añade que la escasez de lluvias pueden ser también "particularmente grave" en el caso de los cultivos de regadío, porque necesitan riegos más abundantes para sobrellevar los meses de verano, lo que "agravará la situación económica del sector agrario".

"No puede ser que hagamos con la sequía como con Santa Bárbara, sólo acordarnos de ella cuando truena. Es verdad que la experiencia de sequías anteriores nos permitirá afrontar con más organización la falta de lluvias; pero, desde luego, si estuvieran construidas las obras hidráulicas necesarias, hoy no estaríamos hablando de esto, hoy no sería noticia", ha apostillado.

De este modo, ha respaldado la decisión del ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, de alcanzar un pacto nacional del agua entre todas las fuerzas políticas y sociales que fortalezca el papel del Estado en la gestión de las cuencas e impulse la aprobación de los planes de cuenca para dar luz verde urgentemente a un Plan Hidrológico Nacional que acumula a efectos prácticos un retraso de ocho años.

Finalmente, Del Campo subraya que mientras llegan las nuevas infraestructuras, FENACORE es partidaria de seguir avanzando en medidas complementarias de gestión de la demanda, como la cesión de derechos al uso privativo del agua, la gestión conjunta de aguas superficiales y subterráneas y la reutilización de aguas regeneradas urbanas y reconoce que la desalación puede ser una alternativa en ocasiones puntales y siempre como fuente complementaria en circunstancias de emergencia ya que su coste energético es excesivo.

Regantes piden combatir la sequía con más embalses y trasvases