Remitirán los pasaporte a la Policía para saber si tienen permiso en regla
También endurecerá el empadronamiento de las parejas de extracomunitarios
A partir de ahora les exigirá que acrediten 12 meses de conviviencia
El PSPV recuerda que empadronarse es un derecho de todos los residentes

El Ayuntamiento de Gandía ya no empadronará a los inmigrantes que carezcan de permiso de residencia. A partir de ahora, los funcionarios municipales remitirán a la Policía el pasaporte de los extranjeros que acudan a inscribirse para que comprueben su situación legal. Si no tienen permiso de residencia no serán registrados.

El portavoz socialista en el Consistorio, José Manuel Orengo, ha criticado el endurecimiento del proceso de empadronamiento y ha recordado al PP "es un derecho que tienen las personas que viven en Gandía u otra ciudad y una obligación de los Ayuntamientos que viene marcada por ley".

Orengo ha afirmado que "es lógico que un alcalde quiera saber quién vive en su ciudad y por eso existe el padrón municipal, pero empadronarse es un derecho de todas las personas que acrediten vivir en Gandía".

No es la única medida impulsada desde el Ayuntamiento dirigida a la población inmigrante. El alcalde de Gandía, Arturo Torró, también ha anunciado la aplicación inmediata de la Ley Valenciana de Uniones de Hecho tras detectar que muchas parejas de inmigrantes no comunitarios acudían a la ciudad a empadronarse sin tener los requisitos legales de un año de convivencia.

Esta circunstancia, según fuentes municipales, generaba un efecto llamada para conseguir la tarjeta de residente familiar de comunitario. El equipo de Gobierno local ha optado por modificar la solicitud de empadronamiento para exigir que acrediten al menos 12 meses de conviviencia.

La ordenanza vigente, que data de 1998, no exige este requisito, aunque pese a ello no será modificada. El Ayuntamiento aplicará la Ley Valenciana de Uniones de Hecho, de rango superior, que sí obliga a demostrar la convivencia durante un mínimo de un año.

El Ayuntamiento de Ganda no empadronar a los inmigrantes irregulares | Valencia | elmundo.es