“En Cataluña hay dos generaciones educadas en el odio a España. [...] No existe pueblo inocente. Nosotros somos corresponsables de lo que sucede en el poder. [...] De Rosa Díez me sedujo y me seduce que es la única dirigente capaz de preocuparse por el conjunto de la nación, alguien que piensa que España tiene que tener una coherencia y tiene que ser una nación unida. Esto ya lo encuentro en otros partidos [...] El bloqueo que hay en Cataluña por parte de los medios hacia un partido como Ciudadanos es total. [...] El tripartito fueron los hijos naturales de Jordi Pujol. [...] Los toros son algo muy didáctico y moral, sería casi necesario llevar a los niños a las corridas. [...] El público, últimamente, lo acepta todo con cierta flema… yo protestaría. No puede ser tan complaciente [...] Tengo que lamentar que Esperanza Aguirre no sea presidenta del Gobierno. [...] El cine español ha sido muy mediocre en los últimos años, no ha hecho películas valientes, ha mirado a la subvención. [...] Soy de los que creen que los sindicatos no deberían existir, porque existen las leyes y los tribunales para que cualquier persona se defienda. [...] El arte de Antoni Tàpies no llega a la altura de los bisontes de Altamira, creo que Tàpies emocionaba a muy poca gente”. Y así durante 55 minutos, entrevistado por ‘doce mujeres sin piedad’.

Boadella, imprescindible, como siempre | La Voz de Barcelona