Tras la denuncia de la Fundación Círculo Balear, el consejero de Educación, Rafael Bosch, investigará los hechos.

También enviará un nuevo formulario de elección por correo directamente a las familias para evitar las coacciones de los centros, tal como solicitaba Jorge Campos, quien advierte que las medidas llegan tarde.

El consejero de Educación, Rafael Bosch, anunció ayer que investigará las coacciones que han sufrido los padres a la hora de elegir la lengua de educación de sus hijos. Pondrá el tema en manos de inspección educativa para comprobar si ha habido directores, profesores, o personal de secretaría que hayan intentado presionar a los padres para que no marquen la casilla de español.

Bosch responde a una denuncia presentada por la Fundación Círculo Balear sobre la "manipulación" y "coacción" que se ha producido en el proceso. La organización liderada por Jorge Campos ha presentado pruebas en la consejería que se basan en documentos escritos y testimonios de los propios padres. Algunos de los centros denunciados son: CP Practiques, CP Son Pisá, CP Cas Capiscol, CIDE, Sagrado Corazón, La Salle de Palma, Es Liceu de Marratxí, CP Badies de Lluchmajor.

Numerosos padres se han sentido coartados a la hora de elegir porque en los centros les decían que si marcaban castellano su hijo quedaría aislado en una clase de cuatro o cinco alumnos. Aparte de los lazos en favor del catalán, los carteles y las cartas que han recibido en favor de la imposición del catalán en las escuelas, les han intentado convencer oralmente en el momento de ir al centro. Ha habido casos de padres en el CIDE, el Sagrado Corazón y La Salle de Palma que habían marcado castellano y después cambiaron al catalán por miedo a lo que pudiera pasarle a su hijo. También les decían que no adquiriría un nivel suficiente de catalán para afrontar futuros cursos.

Los sindicatos CCOO, UGT y STEI critican la posibilidad de elegir e intentan por todos los medios que la catalanización de las escuelas de Baleares siga manteniéndose por encima de la libertad de los padres para hacer uso de un derecho que les reconocen todas las sentencias de los altos tribunales.
También algunas asociaciones en manos del catalanismo como la asociación de directores de Primaria que dirige Jordi Escudero critican la libre elección de lengua e intentan influir en los padres para que apoyen los proyectos lingüísticos de centro que imponen la inmersión obligatoria en catalán.

BOSCH INVESTIGARA LAS COACCIONES A LOS PADRES A LA HORA DE ELEGIR LENGUA