El sector nacionalista del PSC, derrotado en el último congreso, que encumbró a Pere Navarro como primer secretario del partido, no se rinde y anuncia que presentará batalla. Así, destacados obiolistas y maragallistas -algunos de los cuales forman parte de la Ejecutiva del partido- han enseñado los dientes en un acto celebrado este jueves en la sede histórica de UGT en Barcelona -muy concurrida en los últimos tiempos- y organizado por la corriente crítica Nou Cicle, ante la atenta mirada del alcalde de Cornellá y secretario de Acción Política del PSC, Antonio Balmón.

Cerca de 200 simpatizantes han escuchado atentamente las propuestas del diputado autonómico Daniel Font; la ex consejera de Salud Marina Geli; el ex secretario general de Economía y Finanzas de la Generalidad Martí Carnicer; la eurodiputada Maria Badia; la portavoz del PSC en el Ayuntamiento de Gerona, Pia Bosch; la ex consejera de Interior y de Justicia de la Generalidad Montserrat Tura; y el alcalde de Lérida, Àngel Ros, que han dado por finiquitada la vía federalista y han llegado a la conclusión de que el hundimiento electoral del partido se debe a que, en los últimos tiempos, el PSC ha evitado debatir sobre la independencia de Cataluña. Sin embargo, los datos demuestran que es justo al revés, el PSC más nacionalista de la historia deja sobre la mesa los peores resultados electorales jamás cosechados.

“Reconstruir el proyecto de catalanismo social”

“El federalismo es una idea válida en el mundo de hoy, una herramienta válida, un instrumento válido, se trata de federar y de regular regímenes de interdependencia en el mundo. Pero en la relación Cataluña-[resto de] España es una idea con una relativa obsolescencia porque no resuelve la situación, por tanto, hay que pensar en algo más”, ha señalado Font, uno de los dirigentes del PSC que con más ahínco defiende la prohibición del español como lengua vehicular escolar junto al catalán.

Geli ha subrayado que “Cataluña es una nación progresista” y ha animado a “reconstruir el proyecto del catalanismo social” a través de Europa. Mientras que Carnicer se ha mostrado favorable al concierto económico propuesto por CiU y de llegar a un acuerdo con la federación nacionalista en esta cuestión. “Lo que nos hemos de plantear es qué haremos al día siguiente de que el Gobierno central nos diga que no a las propuestas”, ha señalado.

“Romper el tabú” del debate sobre la independencia

Badia ha señalado que “es evidente que la conexión entre las partes para caminar hacia un proyecto federalizante no ha funcionado”. “El federalismo, tal y como hoy está planteado, yo diría que está en una vía muerta“, ha añadido, aunque ha reconocido que “la vía de la independencia no presenta escenarios claros en relación a su encaje en Europa” y se ha preguntado cuál es la posición del PSC ante estos planteamientos. Para la europarlamentaria del PSOE, “la propuesta federalista necesita un nuevo enfoque”, y es necesario un debate “en profundidad” sobre “la independencia” de Cataluña.

Por su parte, Bosch ha reclamado “romper el tabú” del debate sobre la independencia. “Este tabú nos está atenazando y permite los reproches de los presuntos patriotas. Hemos de hablar con valentía de la relación Cataluña-[resto de] España”, ha insistido.

“España tendrá que reconocer la realidad plurinacional del Estado”

Tura ha criticado el déficit fiscal de Cataluña y ha animado al PSC a ser “audaces” y a no tener “una actitud insumisa”:

“España tendrá que reconocer la realidad plurinacional del Estado, si no lo hace por convicción, lo tendrá que hacer por necesidad, porque el inmovilismo con el que ha respondido ha hecho crecer el sentimiento de agravio. Cataluña es una nación que reclama reconocimiento y protección, si el Estado no se la da, el problema ya no será de Cataluña, será de España“.

“La Constitución no soporta las aspiraciones de Cataluña”

Ros ha advertido de que “un pacto fiscal sin los socialistas no es un acuerdo de país [por Cataluña]“, y ha pedido a CiU “altura de miras y flexibilidad”, y al PSC “visión de país [por Cataluña]“, para “pactar un documento negociable y asumible en Cataluña y negociable con el Gobierno”. El alcalde de Lérida ha reclamado un modelo de financiación para la Generalidad similar al concierto económico, y ha subrayado:

“La Constitución ha de ser un elemento reformable y no limitador. Si se ha modificado la Constitución por razón de los mercados europeos, ¿cómo podemos negar modificaciones para cambiar un modelo de relación con el Estado que fue válido en la Transición pero que en este momento no soporta las aspiraciones de Cataluña, ni soportará el proceso de construcción europea en el que las ciudades, las regiones y las naciones hemos de tener un protagonismo?”.

“Un Estatuto Europeo” para Cataluña al margen de España

El histórico ex primer secretario del PSC Raimon Obiols, que también ha hecho una breve intervención, ha protagonizado la disertación más sorprendente de todas, al proponer para Cataluña “un Estatuto Europeo” al margen de España -similar al planteado para la independencia de la región alemana del Sarre en los años 50- como solución para superar “la frustración” que genera “la discusión entre federalistas e independentistas”, y que, en su opinión, deberían sellar una alianza.

Entre los asistentes se ha podido ver al ex consejero de Economía y Finanzas de la Generalidad Antoni Castells; al presidente del partido Isidre Molas; al líder el PSC en el Ayuntamiento de Barcelona, Jordi Martí; y al filósofo Xavier Rubert de Ventós. Sin embargo, han destacado las ausencias del primer secretario del PSC, Pere Navarro; la de Joan Ignasi Elena, secretario de Innovación Política e Impulso del PSC y líder la corriente interna nacionalista Avancem!, presentada recientemente; y la del ex consejero de Educación Ernest Maragall, que también ha anunciado la creación de otra plataforma, Plaça 21.

El sector nacionalista del PSC da por “muerta” la opción federalista | La Voz de Barcelona