El Parlamento autonómico premia a Òmnium con la Medalla de Honor

La entidad es una de las más subvencionadas por la Generalidad de Cataluña y el Ayuntamiento de Barcelona. Desde su presidencia se ha pedido a las instituciones que no cumplan las leyes, se ha defendido “una cierta violencia sobre el orden existente para dar pasos adelante” en la obtención de la secesión y ha organizado los referendos independentistas no vinculantes. Hace unas semanas, el Ayuntamiento también le entregó la máxima distinción del municipio


La mesa del Parlamento autonómico ha acordado, este martes, otorgar a la entidad independentista Òmnium Cultural la Medalla de Honor de la Cámara autonómica. La entrega de la máxima distinción se hará el próximo 10 de septiembre, víspera de la festividad autonómica del 11 de septiembre. Ese día, también, se tapará el escudo de España que figura en la fachada del edificio parlamentario.

Según ha comunicado el Parlamento autonómico, la mesa ha decidido premiar a Òmnium Cultural ‘por su defensa perseverante de la cultura y de la lengua catalanas a lo largo de su medio siglo de existencia y por la difusión constante y comprometida que tiene de los valores ligados a la catalanidad, que ha sabido vincular a la reivindicación y al ejercicio del autogobierno y a la democracia‘.

Una de las entidades más subvencionadas de Cataluña

Òmnium Cultural es una de las asociaciones nacionalistas más subvencionadas de toda Cataluña, tanto por parte de la Generalidad como por el Ayuntamiento de Barcelona. Con el lema ‘Lengua, cultura y país’ por bandera, la entidad ha destacado por su promoción del independentismo -incluso entre los sectores más radicales- y por sus campañas contra el bilingüismo escolar, lo que le ha valido su declaración como entidad de ‘utilidad pública’.

En julio de 2011, amenazó con promover la insumisión fiscal si el Gobierno no le concedía a la Generalidad el concierto económico. Unos días antes, su presidenta, Muriel Casals, acusó a los padres que piden una educación bilingüe para sus hijos -tal y como han establecido los tribunales en distintas sentencias, que la Administración autonómica no cumple- de maltratarles, de usarles y de abusar de ellos, y defendió la necesidad de aplicar a veces ”una cierta violencia sobre el orden existente para dar pasos adelante”.

Impulsora del desacato a los tribunales

Òmnium ha animado a la Generalidad a no acatar las sentencias del Tribunal Supremo y del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que obligan a reintroducir el castellano como lengua vehicular escolar junto al catalán. “En estos momentos, o se desobedece la ley, o se desobedece la legitimidad democrática aprobada por el Parlamento [autonómico] de Cataluña. [La inmersión] es intocable, y esperamos que la Generalidad también la considere de esta forma”, advirtió Casals en septiembre de 2011.

También instó al Gobierno autonómico a desacatar la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto y amenazó con plantear “actos de desobediencia civil”. De hecho, fue la entidad organizadora de la manifestación independentista del 10 de julio de 2010, de la que el entonces presidente autonómico José Montilla fue evacuado para evitar ser agredido.

Promotora de los referendos independentistas

La asociación fue uno de los principales promotores de los referendos independentistas no vinculantes celebrados en los últimos años. El propio presidente autonómico, Artur Mas (CiU), acudió a votar a la sede central de la entidad. Una de las campañas más inauditas de Òmnium Cultural ha sido la reclamación para anexionar la región francesa del Rosellón a Cataluña.

Òmnium Cultural, que fue fundada, entre otros, por un abuelo de David Madí -director de las últimas campañas electorales de CiU-, ha contado entre sus directivos con personajes de lo más variopinto del nacionalismo catalán, tales como Miquel Sellarès, Alfons López Tena (ex de CiU y ahora en Solidaritat), Jordi Porta, Vicent Sanchis, y la actual directora general de Política Lingüística de la Generalidad, Yvonne Griley.

El pasado mes de mayo, como ahora el Parlamento autonómico, el Ayuntamiento de Barcelona (que tiene nueve de los 41 concejales como socios de la entidad) premió a Ómnium con la Medalla de Oro al Mérito Cultural de la ciudad. Un acto que se convirtió en un mitin secesionista en el mismo Salón de Ciento del Consistorio.

En el acto de entrega de este galardón, Casals, además de animar a las instituciones a que incumplan las leyes, les pidió más subvenciones para la asociación, pese a que es una de las más subsidiadas por la Generalidad: “A pesar de que los presupuestos están más ajustados que nunca, hay que tener bien presente que esto no ha de implicar un sacrificio en un ámbito tan visible como es el de la lengua”.

En esta edición de 2012, además de Òmnium Cultural, también será premiada la delegación barcelonesa de Cáritas. Esta entidad ha recibido el voto de todos los miembros de la mesa del Parlamento autonómico, mientras que el PP catalán se ha abstenido en la votación de Òmnium.

Núria de Gispert (CiU), presidenta del Parlamento autonómico, ha señalado tras hacer público el nombre de las dos entidades premiadas que “con la concesión de las dos medallas y entidades fuertemente arraigadas en Cataluña se combina la defensa de la catalanidad, de la lengua y la cultura [catalanas] con el alma social de nuestro país [por Cataluña]“.

Después de Guardiola

Las entidades sucederán a Josep Guardiola, ex entrenador del F.C. Barcelona, que recibió el galardón autonómico en 2011. Guardiola también es socio de Òmnium Cultural. La Medalla de Honor del Parlamento autonómico de Cataluña se creó en el año 2000, y se otorga a personalidades que merecen ‘un reconocimiento excepcional’.

En ediciones anteriores, han sido distinguidos con este premio el reverendo y Premio Nobel de la Paz Desmond Tutu y los ex presidentes de la Cámara autonómica Heribert Barrera, Miquel Coll i Alentorn -a título póstumo-, Joaquim Xicoy y Joan Reventós (2000); el padre jesuita Miquel Batllori y el economista y político Ernest Lluch, a título póstumo (2001); el representante de la ONU en Afganistán, Francesc Vendrell (2002); el músico Jordi Savall (2003); la presidenta de la Fundación Catalana del Síndrome de Down, Montserrat Trueta (2004); el premio Nobel de la Paz y escultor Adolfo Pérez Esquivel (2005); el colectivo Els Setze Jutges (2007); y la ilustradora Roser Capdevila (2010). En los años 2006, 2008 y 2009, no se entregó el galardón.

El Parlamento autonómico premia a Òmnium con la Medalla de Honor | La Voz de Barcelona