El nuevo conseller de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Carlos Moragues, se ha comprometido a trabajar «fuerte y duro» con el objetivo de seguir reduciendo el déficit público,hasta lograr el objetivo marcado por el Gobierno, y las «tensiones financieras». Lejos de aceptar el papel de «hombre de negro» que le atribuye el PSPV, el titular de Hacienda ha debutado con un mensaje de optimismo: «Vamos a hacer remitir la situación y en breve volveremos a la senda de crecimiento y generación de riqueza».

Moragues ha recibido el traspaso de sus competencias de manos del vicepresidente del Consell, José Císcar, en un acto al que también han acudido el presidente de Les Corts Valencianes, Juan Cotino, y los consellers de Sanidad, Manuel Llombart, Infraestructuras, Isabel Bonig, y Economía, Máximo Buch.

Tras agradecer al presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, su confianza para ocupar este puesto «tan exigente y difícil», ha asegurado que para él «no hay nada más bonito y gratificante que trabajar para mejorar la calidad de vida y el bienestar de la ciudadanía».

Por su parte, Císcar, quien ostentaba las competencias de Hacienda desde hacía una semana por la dimisión de José Manuel Vela, imputado por supuestamente filtrar un informe relacionado con el «caso Cooperación», le ha ofrecido a Moragues el apoyo de todo el Consell para «este reto muy ilusionante».

El vicepresidente, que al igual que ha hecho el president de la Generalitat, Alberto Fabra en el acto de toma de posesión ha ironizado con que a Moragues le tocaba «bailar con la más fea», también ha destacado que aunque vienen «tiempos difíciles para todos», igualmente «son tiempos para seguir haciendo cosas» en favor de la ciudadanía.

Ha defendido que los últimos datos del déficit conocidos con fecha de 30 de septiembre evidencian que el Gobierno valenciano ha ahorrado 1.800 millones de euros con respecto al año pasado, y se ha mostrado convencido de que esta cantidad superará los 2.300 millones de euros a final de año. El esfuerzo que ha hecho la Administración y el que se ha exigido a la ciudadanía «va a dar sus frutos», ha afirmado Císcar, quien ha defendido que estos sacrificios eran «necesarios».

El conseller de Hacienda no acepta el el rol de «hombre de negro» que le atribuye el PSPV - ABC.es