El presidente de la Real Academia Galega, Xosé Luis Méndez Ferrín, volvió a asegurar este jueves que los 520.000 euros que aportará la Administración autonómica en 2013 para la RAG es una cantidad «insuficiente» y considera que la institución gallega es la «peor tratada» del Estado, en comparación con otras academias.

Lo cierto es que el presupuesto de la gallega es el menor de todas las academias e institutos de España, pero la aportación del correspondiente gobierno regional es, porcentualmente, una de las mayores sobre los fondos totales disponibles.

Y es que los 520.000 euros que la Xunta otorga a la RAG suponen en este momento más del 64 por ciento de la totalidad de ingresos de la Academia. Solo la Valenciana de la Llengua, cuya financiación es totalmente autonómica -ya que es un organismo público- supera dicho porcentaje. En cualquier caso, desde aquella institución se ha asumido con otro talante la obligatoria reducción de fondos públicos y hasta de 10 académicos. Al respecto, su presidente, Ramón Ferrer, destacó en su día la voluntad de la institución por ajustarse a las necesidades del momento. En 2013 recibirá 3,26 millones.

El caso del Institut d’Estudis Catalans es particular. Primero porque no es exactamente el equivalente a la RAG, ya que abarca múltiples disciplinas. La que se ocupa de la lengua es la Sección filològica. La catalana (ingresos y gastos disponibles al detalle en su página web) genera unos fondos propios de 1.711.545,20 euros, el doble de las aspiraciones de Ferrín para mantener la gallega. Su presupuesto total es de 8.670.606,12 euros, de los cuales la Generalitat aporta el 61 por ciento.

La vasca, denominada Real Academia de la Lengua Vasca-Euskaltzaindia, repite el esquema de la gallega en cuanto a su gran dependencia de fondos públicos. Si bien asienta su mayor financiación en las tres diputaciones vascas, organismos privados y fundaciones. Desde el gobierno regional, la financiación ha ido variando sensiblemente de un ejercicio a otro, pero nunca (salvo en los años 80 cuando la importantísima deuda de la institución obligó al gobierno regional a inyectar mayores cantidades) han superado el 57 por ciento del total de su necesidades financieras. En el anterior ejercicio se efectuó un recorte presupuestario de más del 15 por ciento.
Otra vez sin respuesta

Mientras tanto, el presidente de la RAG o la propia institución siguen sin explicar o discrepar de las informaciones publicadas por ABC sobre el despilfarro en su transporte personal o la contratación de familiares del propio Ferrín en la institución, por las que fue interrogado nuevamente ayer. Si el miércoles el máximo responsable de la RAG se limitaba a calificar de «mafia» a la redacción de este periódico, este jueves fueron varias las voces que apuntaron a la presunta «falta de cariño al gallego» o voluntad de «enturbiar» de ABC, sin que ninguno cuestionase la moralidad de una u otra actuación en la RAG.

Solo la Academia valenciana precisa de tantos fondos regionales como la RAG - ABC.es