Las Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas (OPFH) de la Comunitat Valenciana, donaron durante el año pasado un total de 1.179 toneladas de frutas y verduras a 30 bancos de alimentos de toda España. Así lo explicaron ayer fuentes de la Conselleria de Agricultura, que señalaron que la región es expedidora de producto, es decir, entrega más alimentos a entidades y organizaciones de fuera del territorio de los que recibe en sus centros benéficos.

Los agricultores reciben una subvención europea por estas entregas y, lo verdaderamente llamativo, es que a través de estos fondos pueden llegar a conseguir más rentabilidad que vendiendo sus producciones.

Por ejemplo, por donar 100 kilos de naranjas, la Unión Europea entrega un máximo de 21 euros. En el mercado, las naranjas se están pagando durante esta campaña a unos precios que oscilan entre los 0,17 y 0,22 céntimos el kilo, que multiplicado por cien serían entre 170 y 220 euros.


En el caso de las mandarinas, cuyo precio de cotización en el mercado es más o menos como el de las naranjas, la subvención por donar la producción a la beneficiencia es de 19,5 euros por 100 kilogramos. Además, las organizaciones de productores reciben también una aportación de entre 18,2 euros/tonelada y 108,3 euros/tonelada según la distancia kilométrica del punto de retirada al punto de entrega. En el caso de que el transporte se tenga que hacer mediante vehículos con frigorífico se le añade un suplemento de 8,5 euros por tonelada.

Del mismo modo, obtienen un apoyo económico por los gastos de selección y envasado, que oscila entre 159,6 y 296 euros por tonelada según el producto.

Las retiradas de frutas y hortalizas con destino a la distribución gratuita son actuaciones contempladas dentro de los programas operativos, una acción con un marcado componente social que en estos tiempos cuenta con un especial significado.

Para poder realizar estas entregas a centro benéficos, las OPFH interesadas deben firmar acuerdos de entrega con estas entidades, unos pactos que son comunicados a la Conselleria de Agricultura y aprobados por esta. Las organizaciones agrarias son las que deben hacerse cargo del transporte y entrega de los productos en condiciones.

Los agricultores donaron 1.200 toneladas a la caridad en 2012 - La Razón digital