Caducan los delitos y los danones, pero la corrupción no caduca, en todo caso se transforma y 'mejora' su mecánica y su perfidia para eludir los procesos de control o perfeccionar los recodos de impunidad. La corrupción como comportamiento público u orgánica no caduca pues nada puede degenerar más allá de lo putrefacto.

Sí degenera la democracia cuando la corrupción es norma. Y sí se corrompe la confianza en el sistema cuando quienes se dicen dispuestos a 'enderezar tuertos', lo que parecen es determinados a 'facer ciegos'.

El hecho de que en 1983, en el seno de una Generalitat primeriza y titubeante, en plena cresta de la ola del optimismo democrático, gerifaltes socialistas articularan toda una sistemática para derivar parte de los intereses del dinero público de las diputaciones a las arcas del PSPV-PSOE, tal como ha desvelado EL MUNDO, clama al cielo; por no decir que aboca directamente al infierno de la desconfianza absoluta, a la boca de lobo de un nihilismo voraz.

El asunto es, desgraciadamente, de plena actualidad porque llueve sobre mojado, con la diferencia de que mientras el Barcenasgate parece más un atraco individual a partir de un presunto escalo colectivo --ya se investiga una supuesta financiación irregular del PP, entre otras cosas, gracias al trabajo de este diario--, la mordida organizada en las diputaciones socialistas sugiere una sistemática primigenia de la corrupción. El pecado original.

No cabe dudar de la honorabilidad y honradez de nadie. Pero Joan Lerma y Ximo Puig deben dar explicaciones pues están directamente concernidos con este viejo-nuevo escándalo. Porque el primero era presidente de la Generalitat y secretario general del PSPV y el segundo era diputado provincial y luego fue su jefe de gabinete. Porque Ximo Puig es ahora líder del partido y pretende presidir la Generalitat. Porque ahora son los que fueron. Y porque son muchas las preguntas que surgen y los mitos que caen tras la exclusiva de EL MUNDO.

¿Qué significan esos papeles? ¿La mordida de los intereses se limitó al dinero público de las diputaciones o se extendió a otras instituciones? ¿Se trataba de una corruptela 100% valenciana o partía de órdenes de arriba? ¿Cuanto tiempo duró todo esto? ¿Pueden los ciudadanos confiar en la 'cuestación contra la corrupción' que ahora plantea el PSPV de Puig, o hay que temer que parte de su dinero, quizá los intereses, sea destinado a otros menesteres, como pagar una sede construida 'por encima de sus posibilidades´, o amortizar una deuda también inasumible?

Respuestas, por favor.
http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/...n-el-pspv.html

Las reacciones a la información publicada este domingo en EL MUNDO sobre la financiación irregular del PSPV en los años 80, cuando derivaba pagos a su partido procedentes del interés que generaban las diputaciones, no se han hecho esperar. Los populares valencianos han sido los primeros en pedir una "explicación clara y contundente" a los máximos responsables del PSPV. De lo contrario, "que devuelvan el dinero".

Así se expresó el secretario general del PPCV, Serafín Castellano, en la reunión mantenida este domingo en Valencia con diputados y senadores populares, en la que también participó el vicesecretario de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons. "El PP será intolerante con la corrupción", continuó Castellano, quien acusó a los socialistas de "pretender sacar partido del sufrimiento de la gente".

Considera el secretario general del PP en la Comunidad Valenciana que "el PSOE no puede dar lecciones" en cuestiones de corrupción, y volviendo al asunto candente de los intereses de las corporaciones provinciales desviados al partido lo calificó de "impresionante".

Castellano admite que se trata de un tema "de hace muchos años", si bien "los dirigentes que estaban entonces al frente del PSPV lo siguen dirigiendo ahora", con lo que "tienen una buena oportunidad para dar ejemplo y hacer lo mismo que han hecho Rajoy y Fabra al mostrar públicamente sus declaraciones de la renta".
http://www.elmundo.es/elmundo/2013/0...361104735.html