La Generalidad paga la hipoteca de Acció Cultural del País Valencià


El departamento autonómico de la Presidencia repartió otros 3,2 millones de euros en 2012 entre entidades nacionalistas o pancatalanistas. Algunas de ellas están implicadas en el escándalo de corrupción del Palacio de la Música; han promovido denuncias contra el Gobierno por un supuesto ‘genocidio cultural’; o defienden el ‘derecho a decidir’ porque ‘se ahorrarían muchas muertes’. El Ejecutivo autonómico reduce un 28% las subvenciones de los convenios plurianuales, excepto a Òmnium Cultural, cuyo recorte solo es del 3,27%.


Los polémicos criterios utilizados por el tripartito a la hora de otorgar subvenciones fueron muy criticados en su momento por el evidente e indisimulado sesgo ideológico aplicado. Lejos de corregirse, esta situación se ha agravado con la llegada de CiU a la Generalidad.

En las últimas semanas se han conocido algunas de las subvenciones entregadas por el departamento autonómico de la Presidencia en 2012, entre las que destacan cuatro millones de euros para los medios que ‘fomenten y consoliden el espacio catalán de comunicación’; 1,2 millones para promocionar el catalán por todo el mundo; 4,5 millones para la prensa privada por utilizar el catalán; y 16 millones para las federaciones deportivas, especialmente para aquellas que se han independizado de las españolas.

Este viernes, el Diario Oficial de la Generalidad de Cataluña (DOGC) ha publicado una nueva tanda de subsidios concedidos durante el segundo semestre del año pasado por Presidencia (Resolución PRE/291/2013). En total, otros 3,2 millones de euros adicionales adjudicados ‘fuera de concurrencia pública’ (esto es, a dedo) a entidades o actividades que, mayoritariamente, tienen un claro perfil nacionalista o, directamente, secesionista.

1,1 millones de euros para Eliseu Climent

Destacan de forma especial las subvenciones destinadas a fomentar el pancatalanismo en las CCAA limítrofes con Cataluña. Como es habitual, una de las entidades más beneficiadas ha sido Acció Cultural del País Valencià (ACPV), presidida por Eliseu Climent. Climent es íntimo del ex presidente de la Generalidad Jordi Pujol y ACPV ha recibido decenas de millones de euros en subsidios a fondo perdido procedentes de la Generalidad a lo largo de las últimas décadas.

En esta ocasión, el departamento dirigido por Artur Mas le ha premiado por partida doble. Por una parte, le ha otorgado 382.923,57 euros para ‘actividades culturales diversas’, lo que incluye la construcción de lo que los nacionalistas denominan Países Catalanes (Cataluña, Baleares, Comunidad Valenciana, Andorra y parte de Murcia, Aragón, Francia e Italia).

Pero, por otra parte, y de forma inaudita, el presidente autonómico le ha concedido a la entidad privada 715.411,43 euros ‘a dedo’ para la ‘financiación de la cuota anual del préstamo hipotecario derivado de la compra del edificio El Siglo [sede central de la entidad], correspondiente al año 2012′. Algo así como si el Gobierno del Principado de Asturias le pagase la hipoteca de su sede al Centro Asturiano de Barcelona.

Comunidad Valenciana, Francia y Baleares

En esta misma línea, Presidencia autonómica ha otorgado 102.900 euros a la Fundació Escola Valenciana para ‘promoción del valenciano en la enseñanza y el uso social’, y otros 32.4000 euros a la Fundació Sambori para un ‘concurso de literatura en valenciano’.

También ha entregado 428.047,20 euros para el ‘personal docente de las escuelas’ de la Associació d’Amics de la Bressola, una entidad que gestiona siete colegios en lengua catalana en la región francesa del Rosellón. Y 15.000 euros a ACV Tirant lo Blanc para ‘actividades incluidas en el programa de actividades valencianistas’.

De igual forma, Obra Cultural Balear ha recibido 85.500 euros para ‘actividades de promoción de la lengua catalana en las Islas Baleares’.

CatDem y la fundación de Pujol, únicas entidades de partidos subvencionadas

Otras de las subvenciones más difíciles de explicar son las que han recibido dos entidades directamente relacionadas con Convergència Democràtica de Catalunya (CDC).

Por una parte, la Fundació Catalanista i Demòcrata (CatDem), conocida por su implicación en el escándalo del desfalco del Palacio de la Música (según el sumario de la instrucción judicial, esta entidad, anteriormente denominada Fundació Ramon Trias Fargas, presuntamente se encargó de intermediar en el cobro de comisiones ilegales por parte de la formación nacionalista a cambio de adjudicaciones de obras públicas) fue agraciada con 7.400 euros.

Por otro lado, la Fundació Privada Centre d’Estudis Jordi Pujol, presidida por el propio ex presidente autonómico, recibió 45.000 euros para el ‘fomento del conocimiento de la realidad catalana y europea’. Son las únicas dos fundaciones vinculadas a partidos políticos que han sido subvencionadas por Presidencia en esta ronda de ayudas.

Ayudas a una organización que denuncia un “genocidio cultural” del Gobierno

No menos sorprendentes son los 30.000 euros concedidos al Centre Català del Pen Club. Esta entidad solicitó en marzo pasado al PEN Internacional, matriz de la delegación catalana y miembro consultivo de la ONU, que presentase una denuncia ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU por el “genocidio cultural” que, desde su punto de vista, está sufriendo la lengua catalana por parte del Gobierno nacional y de los gobiernos autonómicos.

La entidad justificó esta medida como respuesta a “la campaña calculada y feroz de abolición del catalán llevada a cabo por los sucesivos gobiernos españoles” y, especialmente, por las sentencias del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo que obligan a restablecer el bilingüismo escolar. El Pen Català también forma parte de la plataforma Som Escola que, liderada por Òmnium Cultural, presiona a la Generalidad para que desacate las sentencias y mantenga la prohibición del castellano como lengua vehicular escolar.

Entre los promotores de la iniciativa del Pen Català está Josep Maria Terricabras. Terricabras es catedrático de Filosofía en la Universidad de Gerona, miembro del Instituto de Estudios Catalanes, del consejo consultivo de Plataforma per la Llengua, de la Asamblea Nacional Catalana y presidente del Comité de Traducción y Derechos Lingüísticos del PEN Internacional. Es un habitual receptor de subvenciones de la Generalidad.

Subsidios para defender que el ‘derecho a decidir’ ahorra muertes

Otra partida incluye una subvención de 53.550 euros a Amics de la Unesco de Barcelona para financiar ‘los gastos relativos a las actuaciones previstas para el año 2012′.

Esta asociación ha sido objeto de crítica por parte de una veintena de entidades de Aragón, Baleares, la Comunidad Valenciana y Cataluña, encabezadas por el 12O Movimiento Cívico, por promover ‘actitudes fascistas, anexionistas e imperialistas’.

En concreto, las entidades han denunciado ante la Unesco y ante el Gobierno que Amics de la Unesco de Barcelona defiendan un supuesto ‘derecho a decidir’ de lo que denominan Países Catalanes. En la web de la asociación dedican un extenso ensayo en el que concluyen que si el Gobierno respetase el ‘derecho de autodeterminación’ de las CCAA ‘se ahorrarían muchas muertes’.

Todos se aprietan el cinturón, menos Òmnium Cultural

Entre el resto de subvenciones publicadas este viernes por el DOGC sobresalen los 72.000 euros entregados a Enciclopèdia Catalana para la ‘edición de la obra colectiva Catalunya, nació d’Europa (1714-2014)‘; los 4.000 euros a D’Artagnan Consultoría para la aplicación para smartphones JoSócAquí, ‘que localiza catalanes en el mundo y permite el contacto entre ellos’; y los 12.500 euros que se han repartido dos entidades para participar en el ‘encuentro internacional de la sardana’ celebrado en Budapest (Hungría) en agosto pasado.

El DOGC también recoge las ‘modificaciones de convenios de gasto plurianual, de acuerdo con el objetivo del Gobierno de la Generalidad de consolidar el esfuerzo de austeridad iniciado el 2011′ establecido en los presupuestos de 2012.

En este sentido, cinco entidades han visto reducidas las aportaciones del Gobierno autonómico en una media de un 28%, sin embargo, ese ajuste no se ha distribuido de forma proporcional entre todas ellas. Curiosamente, a Òmnium Cultural el ‘esfuerzo de austeridad’ que está aplicando la Generalidad solo le ha supuesto una reducción del 3,27% en sus subvenciones, de tal forma que su convenio para el período 2011-2013 ha pasado de 1.434.763 euros a 1.387.884,40.

Alejandro Tercero
Lunes, 25 de febrero de 2013 | 16:54
Fuente: lavozdebarcelona.com