Leí en prensa un escrito expresando un contexto opresivo sobre la lengua valenciana. Tengo que estar de acuerdo en todo lo que se dijo sobre la inmersión lingüística catalana en la Comunidad Valenciana, ya que el Consell valenciano admite en toda su extensión esa variante lingüística —con textos y argumentos literarios catalanes— en todos los centros de enseñanza y organismos públicos. Se puede perfectamente comprobar que se enseña de forma descarada y como oficial la lengua catalana aunque se le llame eufemísticamente lengua valenciana, ya que la genuina no se enseña. Es impresionante observar cómo los padres de familia tienen que repasar con sus hijos la asignatura que llaman Lengua Valenciana, aunque estén disintiendo de los textos y vocabularios, teniendo que hacer que sus hijos la aprendan. No es la misma lengua que se imparte en las centenarias instituciones valencianas, como Lo Rat Penat y la Real Academia de Cultura Valenciana, que impartieron títulos aceptados por la sociedad valenciana, hasta que fueron anulados por políticos como el antiguo presidente Lerma.

Decir también que extrañamente la cátedra de Filología Valenciana fue creada por filólogos valencianos con la aquiescencia del ministro Esteruelas, y que fue posteriormente reconvertida en otra llamada de Filología Catalana por aquellas en su día llamadas autoridades académicas universitarias.— Francisco Javier Sotés Gil.

Fuente: La situación de la lengua valenciana | Opinión | EL PAÍS