Todo el PP dando caña diciendo que en Andalucía deben repetirse las elecciones porque Griñán ¡sólo un año después de ganar! ha dimitido y ha colocado a dedo a su sucesora.

Bien ¿y en Valencia? Aquí Camps se fue al mes de ganar, y tampoco convocó elecciones.

Gríñán al menos ha tenido cataplines de dejar a quien le ha dado la gana. Camps quiso dejar a Paula Sanchez de León, pero un fax enviado de Génova órdenó que el presidente de los valencianos debía ser Fabra.

Lo que vale para allí, también valdrá para aquí ¿no?

La petición del PP de que Andalucía adelante las elecciones, obliga a Fabra a -cumpliendo la doctrina pepera- disolver las cortes y convocar elecciones.