8 TESIS HISTÓRICAS SOBRE ESPAÑA, CATALUÑA Y EL REINO DE VALENCIA QUE DESMONTAN LAS MENTIRAS DEL NACIONALISMO CATALÁN



José Manuel Bou/ A nadie se le oculta que el nacionalismo catalán se nutre de la mentira, en la que básicamente habita, mentira sobre la historia y mentira sobre la realidad actual. Concretamente la falsificación de la historia, que llega a límites de autentico ridículo en ciertos pseudohistoriadores separatistas que tratan de convencernos de que la Mona Lisa, Cristobal Colón o Santa Teresa de Jesús eran catalanes, ha penetrado sin embargo, en sus tesis más moderadas, aunque no por ello menos inciertas, en la mentalidad colectiva hasta el punto de envenenar a toda una generación de catalanes y españoles. Esas falsedades justifican tanto el victimismo extremo de Cataluña respecto a España como el imperialismo lingüístico sobre el Reino de Valencia y las Islas Baleares. Para rebatirlos ambos, basta recordar estas 8 tesis históricas, obviedades innegables que no se pueden desconocer con los documentos en las manos, expresadas de manera pedagógica y escueta.

1.- España existe como unidad política desde la Hispania romana y como unidad política independiente desde el Reino Visigodo. Los Reyes Católicos son los primeros en superar la sociedad feudal basada en las relaciones de vasallaje y crear un estado moderno. España es, pues LA NACIÓN MÁS ANTIGUA DE EUROPA y EL PRIMER ESTADO MODERNO DEL MUNDO.

2.- Tras la invasión musulmana de la península el rey franco Carlomagno, aprovechando desavenencias entre el Califa de Zaragoza, Solimán el Arabí, y el Emir Abderramán I, cruza los pirineos y establece unos condados en el territorio de la actual Cataluña para mantener una zona de seguridad entre Al-Andalus y los pirineos, estos condados reciben el nombre de Marca Hispánica, es decir, frontera española. El propio nombre de “catalán” probablemente proceda del término “castellano” en el francés de la época. Estos condados son vasallos del rey de Francia hasta que pasan a serlo del rey de Aragón con el Tratado de Corbeil. NUNCA EXISTE UNA CORONA O CONFEDERACIÓN CATALANO-ARAGONESA, sino, simplemente, la Corona de Aragón.

3.- En el momento de la reconquista de Valencia por Jaume I, Cataluña, como tal, no existe. Los condados de la Marca Hispánica son vasallos del Rey franco hasta el Tratado de Corbeil, 20 años después de la reconquista de Valencia. En aquellos momentos y durante los siglos siguientes en esos condados se hablaba una variedad del provenzal, su primera legislación se escribió en latín y sus primeros escritores utilizaban el provenzal literario. Entre tanto los cristianos valencianos bajo dominio musulmán, los mozárabes, ya hablaban valenciano antes de la reconquista. EL VALENCIANO, PUES, NO DERIVA DEL CATALÁN ni fue traído por los repobladores catalanes con posterioridad a la reconquista.

4.- La existencia de instituciones tradicionales en Cataluña, como en otros territorios de España, desde épocas medievales, no presupone la existencia de una identidad nacional ni, mucho menos, de un “estado catalán”, ni nada por el estilo. Las Cortes de Cataluña eran reuniones estamentales presididas por el Rey de Aragón y, desde Carlos I, por el Rey de España. La “Generalitat” no era, como ahora, un órgano colegiado de gobierno, sino la junta permanente de esas Cortes, principalmente con funciones recaudatorias, y las “constituciones”, las normas aprobadas en esas cortes a propuesta del rey. Cataluña, por tanto, NUNCA HA SIDO UN ESTADO INDEPENDIENTE, sino UN TERRITORIO DE ESPAÑA y de la Corona de Aragón.

5.- El valenciano tuvo el primer siglo de oro de las lenguas romances, antes del español y del italiano. El catalán no tuvo muestras literarias relevantes hasta el siglo XIX, 400 años después de que las tuviera el valenciano. Joanot Martorell, Ausias March y los demás escritores del siglo de oro valenciano LLAMABAN VALENCIANO Y NO CATALÁN A LA LENGUA EN LA QUE ESCRIBÍAN.

6.- La guerra de sucesión no es un conflicto entre Castilla y Cataluña sino entre partidarios del rey Felipe V y del pretendiente austracista al trono de España. En su bando a los barceloneses, Casanova, el héroe de la “diada”, llama a luchar “POR LA LIBERTAD DE TODA ESPAÑA”.

7.- Al igual que Cataluña nunca ha sido un estado, los países catalanes, que incluirían al Reino de Valencia y las Islas Baleares, nunca han existido salvo en la ficción nacionalista, como Narnia o la Tierra Media en la literaria. EL REINO DE VALENCIA Y LAS ISLAS BALEARES NUNCA HAN TENIDO MAYOR RELACIÓN CON CATALUÑA QUE SU COMÚN PERTENENCIA A LA CORONA DE ARAGÓN Y A ESPAÑA. La pretendida unión lingüística o cultural solo es otra falacia histórica, hija del imperialismo nacionalista catalán.

8.- En la guerra civil el nacionalismo catalán moderado apoyo al bando nacional y los crímenes de guerra más terribles los cometió el bando republicano, incluyendo sus purgas internas con la persecución de anarquistas y trotskistas por estalinistas en Barcelona en el 37. Durante el franquismo la lengua comúnmente utilizada en la educación y en la administración fue el castellano, pero el catalán NUNCA ESTUVO PROHIBIDO, incluso se permitió su uso oficial en determinados actos folclóricos o regionales.

Como decía Orwell, quien controla el presente controla el pasado y quien controla el pasado controla el futuro. No permitamos que una pandilla de analfabetos enfermos de odio a España y que nos consideran a los valencianos poco menos que sus criados, una colonia de su fantasmagórico imperio, controlen nuestro futuro.
.