La campaña considera nefasto que las fiestas josefinas sean elegidas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

La empresa cultural que ha colaborado con el Ayuntamiento de Valencia en la elaboración de la programación del Teatro El Musical (TEM), «Pro21cultural», parece en cambio no apoyar otras iniciativas culturales que desde el Consistorio se vienen desarrollando. Mientras el primer teniente de alcalde y edil de Turismo del Ayuntamiento de Valencia, Joan Calabuig, defendía y buscaba apoyos en Fitur para la candidatura de las Fallas a Patrimonio Inmaterial de la Unesco, Pro21 difundía a través de sus cuentas en Twitter y Facebook una colecta para sufragar la iniciativa «Fallas populares y combativas», en contra de la Unesco (renombrada como «Unasco») y la candidatura a patrimonio de la humanidad, a la que denomina «Patrimoney» -jugando con la palabra inglesa money (dinero) y la fonética valenciana-.

Entre otras «perlas», la campaña asegura que todo lo que patrimonializa la Unesco «tiene un reverso negativo: se vacía de vida y se llena de turistas, deja de ser una realidad cotidiana y se convierte en un símbolo». Es probable que los defensores de esta campaña desconozcan que, en 2015, el turismo volvió a ser uno de los principales motores de la economía de la ciudad de Valencia, con casi dos millones de turistas y 4.100.000 pernoctaciones totales registradas. Además, la campaña propone hacer patrimonio de la humanidad, entre otras lindezas, «la milenaria tradición de hurgarse la nariz».

El Ayuntamiento de Valencia, y en concreto el área de Acció Cultural coordinada por València en Comú, recurrió a «Pro21cultural» para que colaborara -de forma desinteresada, según la firma- en la programación de la reapertura del teatro municipal, pese a que la empresa había optado a la gestión del TEM bajo el paraguas de una Unión Temporal de Empresas (UTE) junto con Teatro Inestable, Caps y Obremo. El concurso, convocado por el anterior gobierno municipal, quedó suspendido al llegar Ribó a la Alcaldía.

«Pro21cultural» es una empresa creada en Valencia en el año 2001, dedicada a la producción musical y de artes escénicas, y ha venido desarrollando su trabajo en el ámbito del teatro y la música fundamentalmente en valenciano. En lo referente a la gestión de espacios, en 2011 gestionaron el Teatre Micalet y desde 2012 administran el teatro Calderón de Alcoi.

La empresa colaboradora de El Musical difunde una campaña contra las Fallas y la Unesco