La institución rechaza la propuesta municipal con acento abierto sobre la 'e' ya que el topónimo en valenciano se pronuncia con la vocal cerrada

El pleno municipal del pasado marzo aprobó por unanimidad iniciar los trámites para cambiar la denominación oficial de la ciudad de forma que sea 'València' en valenciano, sin su correlativo en castellano. Una toponimia cuestionada por algunas entidades como la Real Acadèmia de Cultura Valenciana (RACV), que defienden que la designación debe escribirse con acento cerrado en la 'e' al estar más vinculado con la lengua valenciana.

Así lo defienden también en el informe técnico que ha elaborado la sección de Lengua y Literatura valencianas de la RACV y que formará parte de las alegaciones que la entidad tiene previsto presentar en unos días contra la propuesta del Ayuntamiento.

Actualmente, el cambio de denominación se encuentra en exposición pública hasta el día 25, según se publicó en el Boletín Oficial de la Provincia. Una vez pasado este trámite, la propuesta se remitirá a la Generalitat, en concreto a la Dirección General de Administración Local, para su aprobación o rechazo, momento en que se solicitará un informe de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL).

De ahí que la institución que preside Federico Martínez Roda vaya a presentar alegaciones y, en ellas, apelen al decreto 58/1992 del Consell en el que se señala que «La nueva denominación del municipio se adecuará a su tradición histórica y lingüística». Es en este punto donde entra en escena el informe al que ha tenido acceso este periódico, que justifica la denominación 'Valéncia' en cuestiones históricas.

Así, explica que aunque el sufijo '-ència' lleva acento abierto, se mantuvo el topónimo 'Valéncia' «al ser importante y conocido» por la población. De ahí que los ciudadanos siempre la pronuncien de forma cerrada «aunque la oficialidad de los últimos años haya descuidado el asunto y, en algunos casos, haya asumido la fonética catalana», donde prevalece la pronunciación abierta.

Los académicos justifican su reflexión con ejemplos de municipios que sí se han adaptado a la fonética valenciana, como Dénia, Bétera o Petrés. También recuerdan que autoridades lingüísticas «de diferentes tendencias» reconocen que la 'e' del topónimo del cap i casal es cerrada, como hace la AVL en su 'Gramàtica normativa valenciana' de la AVL, publicada en 2006. No obstante, queda citada como excepción y la Acadèmia optó por la fórmula 'València' «desaprovechando una oportunidad de corregir la anomalía ortográfica introducida en 1932. Otro ejemplo es la obra de 1950 de Sanchis Guarner, que deja clara la 'e' cerrada pero introduce la excepción para este topónimo.

A juicio de la Real Acadèmia, las instituciones valencianas deben tomar autónomamente sus decisiones «sin la necesidad de plegarse a instituciones o entidades no valencianas».

Fuente: La Real Acadèmia de Cultura alegará para que el nombre de la ciudad sea Valéncia . Las Provincias