Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 38

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 39

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 41

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 42

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 43

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 38

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 39

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 41

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 42

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 43

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../includes/class_bbcode.php on line 2958

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 38

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 39

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 41

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 42

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 43

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 38

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 39

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 41

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 42

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 43

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 38

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 39

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 41

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 42

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_hook.php on line 43

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120

Warning: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in ..../vbseo/includes/functions_vbseo_seo.php on line 120
González Lizondo no dejó heredero. Análisis del valencianismo político estos 20 años.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y poder obtener estadísticas de uso. Al continuar con tu navegación significa que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar
Resultados 1 al 5 de 5
Like Tree1Me gusta.
  • 1 Post By Lancastrian

Tema: González Lizondo no dejó heredero. Análisis del valencianismo político estos 20 años.

  1. #1
    Moderador Global Avatar de El_capo71
    Fecha de ingreso
    02 ene, 06
    Mensajes
    9,381

    González Lizondo no dejó heredero. Análisis del valencianismo político estos 20 años.

    FERRIOL MOYA

    González Lizondo no dejó heredero

    El PP de Zaplana fue el primero en lanzarse a por una bolsa de votantes por la que ahora también trata de pugnar Ciudadanos
    Dos décadas después de la muerte del fundador de UV, el valencianismo político languidece sin líder y sin visibilidad

    El valencianismo político moderno, el que logró en los años 80 su máxima expresión de vitalidad en la resaca de la batalla de Valencia -el violento enfrentamiento entre el regionalismo valencianista y la izquierda catalanista- y en la defensa de las señas y la cultura valenciana, languidece. Quedan apenas unas cenizas de aquel partido, Unión Valenciana, que a principios de los 90 se quedó tan cerca de alcanzar la alcaldía de Valencia, que acabaría en manos de Rita Barberá. Ni sombra de aquella formación que negoció con tan escaso éxito con el PP su incorporación al Gobierno de la Generalitat en 1995 a través de ese pacto del pollo por el que se rentabilizaron tan mal los cinco escaños obtenidos en aquellas elecciones y que eran, precisamente, los que necesitaba Eduardo Zaplana para gobernar.

    Se cumplen ahora veinte años del fallecimiento del histórico líder del valencianismo político de aquellos años. El 23 de diciembre de 1996, y tras sufrir un infarto en el hemiciclo de Les Corts sólo unos días antes, falleció Vicente González Lizondo, figura de referencia de un movimiento político nacido a partir de la fortaleza del Grup d'Acció Valencianista (GAV), que rozó la gloria con la punta de los dedos cuando se quedó a unos pocos votos de convertirse en alcalde de Valencia y que terminó devorado por su propio partido, apartado del mismo por una dirección que no supo valorar el impacto histórico del personaje.


    González Lizondo no dejó herederos políticos. Su trayectoria, primer teniente de alcalde de Valencia, presidente de Les Corts y diputado nacional, no ha podido ser recogida ni remotamente emulada por los sucesivos líderes de la formación que él inscribió en el registro de partidos en Madrid -la había fundado Miguel Ramón Izquierdo- . Tampoco por quienes han tratado de mantener viva la llama del valencianismo político, con partidos como Som, Renovació Política, Avant o Units x Valencia.


    La biografía de Lizondo habla de un empresario hecho a sí mismo. Greco, el nombre de la firma de pinceles y rodillos que puso en pie en los años sesenta, se encuentra ahora en proceso de liquidación, como si de una metáfora se tratara del valencianismo político. Junto a otros nombres históricos como Lola García Broch, Joan Ignaci Culla, Vicent Ramos o el propio Ramón Izquierdo, Lizondo inspiró un valencianismo que se nutrió de la incapacidad del Gobierno de la preautonomía y de los primeros Ejecutivos de Joan Lerma para marcar distancias con el catalanismo y para calibrar la pujanza que podría tener un movimiento inspirado en la defensa de la cultura valenciana.

    La limitación del discurso político de UV al hecho cultural fue su gran arma y al mismo tiempo contribuyó a su derrumbe. En Valencia capital, el indiscutible granero de apoyo social a la formación valencianista, Lizondo supo estimular el sentimiento anticatalanista ayudado por una burguesía local recelosa de los movimientos expansionistas que llegaban desde la región vecina. Aquellos primeros gobiernos de Jordi Pujol maniobraron con falta de inteligencia y con exceso de intervencionismo. Y la respuesta más contundente se produjo en el cap i casal.

    Desde 1983 UV concurre a citas electorales, aunque el verdadero salto lo experimenta en 1987. En esa cita logra 183.000 votos en las autonómicas y 77.000 en las municipales solo en la ciudad de Valencia, su plaza fuerte por excelencia -3.000 votos más que AP-.

    El éxito de 1991

    El momento clave para la formación son los comicios de 1991. El discurso valencianista goza de magnífica salud y las encuestas de que dispone el partido ya liderado por González Lizondo (y con Jesús Sánchez Carrascosa de jefe de gabinete) le sitúan por delante del PP y le abren la puerta a la alcaldía de Valencia. UV logra 80.500 votos, pero en contra de lo esperado el PP de Rita Barberá llega a 95.238. La suma de fuerzas (8 y 9 concejales respectivamente) les permite arrebatar a la socialista Clementina Ródenas la alcaldía, pero es Barberá la que se hace con la vara de mando municipal.

    El líder valencianista, una personalidad desbocada y arrolladora de discurso visceral, había protagonizado dos años antes, el 5 de diciembre de 1989, el gesto político por el que sigue siendo recordado casi tres décadas después: depositar una naranja -no la bolsa de El Corte Inglés con la que la había llevado al Congreso- en el escaño del entonces presidente del Gobierno, Felipe González, tras un debate sobre la agricultura de la Comunitat. El valencianismo se dio a conocer en la capital. Y los Juegos Olímpicos de Barcelona, la Expo de Sevilla y la capitalidad cultural de Madrid, citas celebradas todas en 1992, dieron más visibilidad si cabe a ese arrinconamiento de Valencia.

    El declive de UV llega de la mano de la primera factura de relevancia en la formación, en 1992, con la marcha de García Broch y la de otros de los más renombrados referentes históricos del valencianismo cultural. En 1995, UV logra cinco escaños en las elecciones autonómicas -aunque con 165.000 votos (208.000, cuatro años antes)-. El PP, con 42, se queda a las puertas de la mayoría absoluta (45) y el acuerdo entre ambas formaciones se demuestra un fracaso para UV.

    La negociación con el PP -el famoso 'pacto del pollo'- apenas sí satisface a una parte de los valencianistas. Se logra la presidencia de Les Corts, que ocupa Lizondo. y dirigir una conselleria, la de Agricultura (que acabarán siendo dos al escindirse la parte de Medio Ambiente). Pero no Educación ni Cultura. Y eso, para un partido que se reivindica como nacionalista no deja de ser una contradicción evidente.

    Lo que viene después es la historia del progresivo desangramiento del partido. De la batalla interna que acaba con un Lizondo apartado de la presidencia, que pasa a ocupar Héctor Villalba. De su fallecimiento apenas unas semanas después. Y de la estrategia del PP para hacerse con el discurso de un partido que había quedado huérfano de su principal dirigente.

    Con Rafael Blasco en la sala de máquinas del Palau de la Generalitat, con dos consellers de UV en el primer Ejecutivo de Eduardo Zaplana, la gran consigna política de los populares de la Comunitat pasa por ir absorbiendo a su socio de gobierno. Primero, por la vía de la inevitable invisibilización de un partido al que se deja sin margen de discurso. Después, por la progresiva incorporación de sus más destacados dirigentes hasta dejarlo exhausto. Algunos de los rostros más conocidos de la etapa reciente del PP valenciano desembarcan en este partido desde UV. María Ángeles Ramón-Llin, Alfonso Novo, Vicente Ferrer, José María Chiquillo, Mayrén Beneyto, Juan Vicente Jurado, Vicente Aleixandre, Vicente Martínez Marco, Rafael Ferraro o Fernando Giner son algunos de los más destacados.

    Casi en paralelo, en UV toma protagonismo una corriente de exdirigentes del CDS, con Fermín Artagoitia a la cabeza, que protagonizan un progresivo desplazamiento del regionalismo cultural en el que se inspiró la creación de este partido. El varapalo se constata en 1999, cuando pierde la representación parlamentaria en Les Corts y en el Ayuntamiento de Valencia, Eduardo Zaplana logra la mayoría absoluta y Rita Barberá los 20 concejales.

    UV, el histórico partido valencianista, ya no volvería a recuperarse. Sus resultados en la ciudad, donde llegó a alcanzar los 80.000 votos, no superan los 16.000 en 2003 y los 4.000 cuatro años después. Los seguidores de Lizondo fundan primero Iniciativa de Progreso de la Comunitat Valenciana. Rafael Navarro, alcalde de Carcaixent por UV, también abandona el partido para crear Alternativa Comunidad Valenciana. Otros exmiembros de UV forman Identidad del Reino de Valencia. En 2004 Juan García Sentandreu, expresidente del GAV y la única figura del valencianismo post-Lizondo que logra cierta visibilidad, impulsa Coalición Valenciana. En las autonómicas de 2007, UV se impone entre los partidos valencianistas, pero con apenas 22.700 votos. El partido de Sentandreu suma 17.300 (con García Broch como cabeza de lista) y Units x Valencia, la formación nacida de la fusión de Opció Nacionalista Valenciana y Esquerra Nacionalista valenciana, de Carles Chovi se queda en 2.500. Ninguno de ellos supera el 1% de votos y la barrera para acceder a la Cámara se encuentra en el 5%.

    En 2011 UV ya no se presenta a las autonómicas. Unas semanas antes de los comicios, su entonces presidente José Manuel Miralles acude a un acto con Francisco Camps y visibiliza su incorporación al proyecto popular. En esos comicios Coalición Valenciana es la décima formación política con apenas 9.000 votos. Units x Valencia se queda en 3.600. En las generales del 26J, Som supera los 6.700 votos. Otras formaciones como Renovació Política, de Benjamín Lafarga apenas obtienen algo más de 500 votos en esa misma cita electoral.

    El declive de las formaciones políticas valencianistas, y los problemas judiciales del PP en la capital, han animado a Ciudadanos a lanzarse también a por esta significativa bolsa de votantes para consolidar sus resultados en la región.

    González Lizondo no dejó heredero . Las Provincias
    Equip de traduccio de valenciafreedom.com

  2. #2
    Cavaller Centenar
    Fecha de ingreso
    26 jun, 12
    Mensajes
    1,731
    ELS HERETERS DEL VALENCIANISME POLITIC

    En post nº 2

    ¿Acas se pot heretar el planter politic que’s va crear per Gonzalez Lizondo com a consecuencia de la reunio creà en el carrer Esparter, per part de les entitas culturals que naixqueren com a replica, o en defensa de l’identitat valenciana, front al atac del nazionalisme pancatalaniste , potenciat a partir de la creacio del Estat de les Autonomies, pensat preferentment en apoyar als vascs y catalans, que es lo que mos ha dut a la situacio actual que estem patint politicament?

  3. #3
    Senyor de lo Regne Avatar de Lancastrian
    Fecha de ingreso
    11 abr, 06
    Ubicación
    Wigan en Inglaterra
    Mensajes
    4,463
    La experiencia ha mostrado que cualquier partido a nivel nacional o regional pequeño que entra en una coalicion de gobierno con el
    P.P. acaba siendo fagocitado por este y desapareciendo.

  4. #4
    Aspirant a Centenar
    Fecha de ingreso
    20 sep, 14
    Ubicación
    gandia
    Mensajes
    360

  5. #5
    Moderador Global Avatar de El_capo71
    Fecha de ingreso
    02 ene, 06
    Mensajes
    9,381
    «Era como el gran oso que te envolvía; con él siempre te sentías seguro»

    Fotos de la familia González Lizondo

    Olivia, Vicente y Amparo recuerdan en torno a la mesa a unhombre para quien primaba la familia. / IRENE MARSILLA
    La promesa de boda que hizo a su hija meses antes del paro cardiaco que acabó con su vida; la razón por la que se llama Olivia y su sobrina, María del Reino; el curioso relato en torno a un crucero y unos panquemaos... La familia de Vicente González Lizondo hace memoria en una fecha histórica
    MARÍA JOSÉ CARCHANO | VALENCIA
    9 enero 2017
    21:05


    Hay en el barrio de Patraix una pequeña manzana de casas que datan de los años veinte del siglo pasado, construidas para los entonces trabajadores de la Hidroeléctrica Española. En una de estas viviendas, ubicada en una calle paradójicamente dedicada a un linaje nobiliario catalán, los Folch de Cardona, nació en 1942 Vicente González Lizondo. Las mismas paredes que vio por primera vez una de las figuras políticas valencianas más importantes y a la vez más polémicas están ahora salpicadas de fotografías de la familia, imágenes que mira de reojo con nostalgia una mujer que ya ha vivido ocho décadas, Amparo Almarche Lizondo. Prima mayor de Vicente, ha sido una de las personas esenciales en su vida, y así lo recuerda ella. Se muestra reticente al principio a aparecer en esta entrevista pero sus palabras permitirán perfilar mejor al Vicente González Lizondo que ya despuntaba de pequeño como un líder. Se cumplen veinte años desde aquel 18 de diciembre de 1996 en que, estando en el pleno de Les Corts, tras doce horas de debate, sufrió un fulminante ataque al corazón que le provocaría el fallecimiento cinco días después, en vísperas de Nochebuena. Dos de sus hijos, Vicente y Olivia, acceden a rememorar cómo era el Vicente familiar, no muy diferente de aquel personaje vehemente, controvertido y único que protagonizó una época y un concepto, el valencianismo regionalista, fundador de Unió Valenciana, y que políticamente murió con él. Su viuda acaba de ser operada y prefiere no salir. Los otros dos hijos, Fernando y Diana, siempre mantuvieron un perfil más anónimo y así quieren mantenerse.

    -Si les pido que me evoquen al Vicente González Lizondo padre, ¿qué les viene a la cabeza?

    Olivia: -Para mí es como si hubiera muerto ayer. Cada uno tendrá quizás un recuerdo diferente pero en mi caso ha sido mi referente, mi mejor amigo, una gran persona, un gran hombre, al que tenía a mi lado en las condiciones que fuera.


    Vicente: -Yo, que soy el pequeño de los cuatro hermanos, tenía veinte años cuando faltó. La verdad es que recuerdo mucho más el tiempo en cuanto a la calidad que a la cantidad, porque si no estaba en la empresa formaba parte de todas las asociaciones culturales que tuvieran que ver con Valencia, además de Unió Valenciana, que le quitaba todo el tiempo. Llegaba muy tarde y se iba muy pronto. Pero las horas que pasé con él, sobre todo en vacaciones, fueron increíbles.

    O: -Era una persona que aunaba a la familia, el pilar, que te hacía sonreír, escuchaba tus problemas... Él quería que su familia estuviera bien y feliz. Recuerdo la seguridad que nos aportaba. Podías estar en China o en un barrio hecho polvo de Egipto y con él te sentías seguro.

    -¿Por qué?

    O: -Era como el gran oso que te envolvía y decía: «Tranquilos, que aquí estoy yo y pase lo que pase no os va a suceder nada».

    -Muchas veces es complicado crecer con un padre de personalidad tan arrolladora. A veces se convierte en un obstáculo para que quienes están a su lado puedan desarrollarse.

    O: -Bajo mi punto de vista cada persona nace con sus defectos, con sus virtudes, y somos únicos. Nadie va a poder reemplazarlo. Yo habré heredado el carácter de mi padre, pero ninguno de los cuatro vamos a compararnos a él porque a pesar de tener conceptos parecidos en cuanto a política muchas de nuestras ideas probablemente ahora no las compartiría.

    V: -Yo sí que he querido ser siempre como él. Era la persona a seguir y a emular en todos los aspectos, como padre, como empresario. Lógicamente cada uno somos como somos, y no me considero un mitómano, nunca he seguido a ningún artista, ni cantante, ni siquiera político, pero la única persona en la que me he visto reflejado es mi padre.

    -Usted, Amparo, le conoció de niño, vivió con él durante años e incluso iban juntos al colegio. ¿Ya de pequeño se atisbaba el personaje en que se iba a convertir?

    Amparo: -Sí, siempre lo ha sido. Toda la vida fue un líder allá donde iba, mandaba con los mayores y de hecho algunos le querían apartar, pero él no se dejaba. Te voy a contar una anécdota. Un día su madre, que era mi tía y mi madrina, estuvo buscándole durante horas y llegamos a estar todos muy asustados. Una señora mayor le dijo: «¿Me dejas que pase yo y mire la casa?» La gente lo conocía ya y lo encontraron metido dentro de una jarra vacía donde se guardaban tomates, pimientos o aceitunas, en la despensa que hay bajo la escalera. Allí dentro estaba escuchando todo lo que pasaba. Al colegio iba el inspector y el maestro le advertía de que tenía que callarse, pero Vicente no podía, siempre se lo sabía, contestaba cualquier pregunta.

    V: -Yo tengo las notas de mi padre de aquella época y todo eran sobresalientes. No se puede saber si era superdotado porque entonces no había exámenes psicológicos, pero desde luego era muy inteligente.

    A: -En las obras de teatro ya no se le daba un papel adrede porque se comía a todos los demás, pero él se hacía el tonto, se metía por detrás y se inventaba un personaje.

    -Fue además un empresario muy exitoso. La fábrica de pinceles Greco lideraba su sector. ¿También se veía de pequeño ese alma emprendedora?

    V: -Con siete u ocho años mi padre se iba al cementerio sin que su madre lo supiera con una escalera y un pozal y les decía a las señoras que él se encargaba de limpiar la lápida por unas monedas.

    O: -Un día llegó con todo el dinero y se lo dio a mi yaya, que no tenía ni idea de dónde había sacado todo aquello.

    -No me digan que también vivió de pequeño el valencianismo en su casa.

    A: -La realidad es que en la familia había unas ideas bien distintas. Mi padre era militante socialista y el suyo fue uno de los fundadores de la CNT en Valencia. Nuestro abuelo llegó a teniente alcalde del distrito de Patriarca en plena dictadura, junto al marqués de Dos Aguas, con quienes se iba a cazar. Así que había de todo.

    -¿Y no tenían muchas discusiones?

    O: -No, porque en esta familia se ha hablado de todo tranquilamente, sin ningún problema. Los cuatro hermanos sí que hemos estado mucho con él, con sus ideas, sobre todo yo, que trabajé a su lado, que descargué camiones de pancartas, que he estado en mítines…

    V: -Lo que está claro es que para él lo importante eran las ganas de servir a los demás, porque mi padre se dio a todo el mundo. Y se metió en política por la vocación de servicio tan grande que tenía.

    -Además de ser muy inquieto.

    V: -Como quería viajar, cuando era jovencito se alistó en el servicio militar. Su idea era navegar por todo el mundo con el buque Juan Sebastián Elcano. Entonces era la única manera. La mala suerte es que el barco estaba en El Ferrol y nunca salió de puerto. Para él, que era una persona superactiva, fue demasiado quedarse limpiando el buque durante tres años.

    A: -Tenía que llegar a los sitios y ser el primero, hacer cosas, pero es que la gente le daba la opción porque era muy trabajador. No había horas para él.

    -¿Cuánto han hablado de él en estos veinte años?

    V: -Estoy convencido de que toda la familia nos acordamos de él cada día. (Olivia asiente). Nos mantenía unidos.

    O: -Yo por ejemplo, que ahora vivo con mi tía, intento arañarle recuerdos de cuando era pequeño. Incluso mi hijo, con 19 años, cuando está aquí pregunta mucho. Siempre lo tenemos presente, tanto que es como si lo hubieran conocido realmente, porque a todas horas les hablamos de él.

    V: -Mi hijo de diez años, que lleva su nombre y es más valenciano que los fartons, cada vez que va a casa de su abuela le dice: «Enséñame cosas del abuelo». Algunas se las lleva y se está haciendo una colección. Una persona tan relevante como mi padre no puede quedar en el olvido, ni en la familia ni en Valencia. Le voy a contar más. Mi hija se llama María del Reino no por el reino de los cielos, sino en honor a nuestra tierra, el Reino de Valencia, y a su abuelo. Al año siguiente de fallecer mi padre me hice el apellido compuesto, González-Lizondo, para que no se perdiera.

    Vicente, el cuarto de los hermanos, es además un calco de su padre, mientras que Olivia ha heredado el carácter temperamental que se refleja en su forma directa de hablar.

    -Pero Olivia no es un nombre muy valenciano.

    O: -Yo me llamo así porque mi padre le tenía mucho cariño a Olivia de Havilland, la actriz de ‘Lo que el viento se llevó’. Y mi hermano se llamó como él porque, como era muy pillo, nos cogió a los tres hermanos mayores y por bajo manga nos soltaba: «Decidle a la mamá que queréis que se llame Vicente». Y al final mi madre tuvo que claudicar.

    -He leído que se conocieron en un guateque.

    V: -Mi madre ejercía de enfermera del manicomio de Jesús, donde la superiora era una tía suya, y se vino desde Madrid a trabajar. Y aquí se quedó.

    -¿Cómo cayó en ella la muerte de su marido a una edad tan temprana?

    V: -La persona más dura que he conocido es mi madre. Es una señora, muy fuerte, aunque por dentro estuviera destrozada. Lo sobrellevó como pudo y con templanza siguió adelante.

    -¿Y en el caso de los hijos?

    O: -Creo que nos ha faltado pasar un poco más de tiempo con mi padre, aunque también digo que preferiría morir a los 54 años después de una vida como la suya que noventa sin hacer nada.

    V: -Nuestra familia realizó una ofrenda muy grande, la de donar a nuestro padre al pueblo valenciano. Y siempre estaré orgulloso por ello. Murió por lo que él consideraba que merecía la pena, nadie le presionó. Y si su vocación era esa hay que respetarle.

    Cuando Vicente González Lizondo sufrió el paro cardíaco ya había sido expulsado del partido que él mismo fundó, circunstancia que sus hijos califican como «una traición tan grande que fue el motivo de su muerte».

    -Dicen que para él su proyecto político se convirtió en su vida. ¿Hasta qué punto fue importante Unió Valenciana?

    V: -Le voy a decir algo que deja claro cómo era. Unió Valenciana se costeó por la empresa de mi padre.

    O: -Cuando falleció nos tuvimos que hacer cargo de pólizas personales que había contratado para financiar el partido.

    -Era un proyecto tan propio...

    V: -Pero es que él pagaba todo, lo que le tocaba y lo que no. Siendo presidente de Les Corts, acudió una comitiva de diplomáticos venezolanos para conocer el Parlamento valenciano. Yo ese día me había escapado a mediodía para poder verle y me pidió que comiera con ellos. Al acabar sacó la tarjeta de crédito de la empresa y pagó. Yo se lo dije y él me contestó: «Si está en mi mano voy a ahorrarles a los valencianos todo el dinero que pueda». Nunca entró en casa una sola peseta que ganara en política. Una parte se iba al partido y otra a Unicef.

    -¿Tan desprendido era?

    O: -Recuerdo el primer crucero que salió de Valencia. Por teléfono me encargó comprar veinte ‘panquemaos’, veinte tortas de pasas y nueces y sesenta longanizas. «Nos las llevamos al barco para celebrar las Pascuas y cantar la Tarara», añadió. Si hubieras visto a toda la familia llena de cajas... Son momentos tan especiales los que te hacía vivir que no se pueden olvidar fácilmente.

    V: -Cuando nos íbamos de viaje siempre llevaba la Senyera, y al llegar al hotel les decía: «Falta la bandera de mi patria, que soy de Valencia». Daba igual que estuviera en China, en Hong Kong o en Tailandia. Les hacía poner la Senyera en la fachada junto al resto de banderas. Eso sí, siendo muy español.

    -¿Le habían pedido que se lo dejara?

    O: -A mi padre le dio el primer ataque con 33 años. Los médicos le decían que se dedicara a cultivar geranios, pero esa forma de ser no entraba en sus planes. Sin embargo, unos meses antes de morir me había asegurado que se iba a retirar, fue la promesa que me hizo para mi boda, aunque yo no se lo pedí. Recuerdo sus palabras: «Os prometo a toda la familia que me voy a dejar la política».

    -Había llegado el momento para él de estar más tiempo con la familia.

    V: -Tenía muy claro que quería disfrutar de sus nietos lo que no había podido con sus hijos. Pero no llegó a conocer a ninguno.

    O: -Él estaba empeñado en que yo me quedara embarazada. Siempre decía: «Olivia, el día que me traigas un nieto que sepas que le voy a enseñar a hacer maldades graciosas que no he podido hacer con vosotros. Y le voy a dejar saltar en el sofá, o correr por la casa». Tenía muchísima obsesión con eso, porque siempre quiso tener una familia grande, estar rodeado de gente en su casa, y así pasaba también con sus amigos.

    -Hablan de una persona generosa, detallista, familiar… Pero la realidad es que se creó muchos enemigos.

    O: -Para él todo el mundo era gente de bien, no veía la maldad en las personas, yo incluso lo hablé mucho con él. Y le prevenía porque no percibía a la gente mala. Pero él me inculcó que hay más personas buenas, y que no me dejara llevar por quienes pretendían hacer daño.

    V: -Sí que es cierto que tanto mi madre como mi tía le advertían, porque las mujeres tenéis un sexto sentido, sobre personas que luego le traicionaron y le hicieron daño. Pero no lo quería entender, y pensaba que si él se daba el resto tenía que hacer lo mismo.

    A: -Hubiera deseado que cuando se muriera no supiera que había tenido enemigos, pero por desgracia antes de morirse lo supo.

    Veinte años después, la familia de Vicente González Lizondo se refugia en su recuerdo. «Tendríamos tantas anécdotas, tantos momentos buenos que contarte...» La figura del político dio alas a su hijo para presentarse con su mismo nombre a la alcaldía de Valencia, con unos resultados bien distintos de los que consiguió el progenitor cuando estuvo a punto de sobrepasar en votos a Rita Barberá. A nivel empresarial las circunstancias también cambiaron. El pasado mes de agosto la empresa de pinceles Greco fue liquidada de forma definitiva. Además de las pólizas personales de las que tuvieron que hacerse cargo, todavía están intentando dirimir en instancias judiciales si tienen que asumir o no los impuestos sucesorios de la firma tras la muerte del empresario. Pregunto a Olivia a qué se dedican ahora. «Somos empresarios», asegura. Les cuestiono por algún defecto de su padre. «Era demasiado pasional», dicen. Ni se cuidaba. «Fumaba a escondidas». Un vicio que los dos hijos que tengo delante, Olivia y Vicente, han heredado también.

    «Era como el gran oso que te envolvía; con él siempre te sentías seguro» . Las Provincias


    FOTOGRAFÍAS: Fotos de la familia González Lizondo - lasprovincias.es
    Equip de traduccio de valenciafreedom.com

Etiquetas para este tema

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •