Pero no solo en Valencia. Yo diría que el catalanismo entre otros, ha sido un campo de pruebas perfecto de algo que se está imponiendo en la sociedad en general. Y más desde la caída del muro y la constatación de que con el uso de la fuerza no habían conseguido sus objetivos.

Aquí el ideólogo de cabecera de los catalanistas y de Pablo Iblesias. Teresa podría contar muchas más cosas, en alguno de sus libros habla sobre este señor.

Pedro Fernndez Barbadillo - Antonio Gramsci, triunfar despus de morir - Libertad Digital - Cultura

Guerra de posiciones en la cultura

Gramsci, por un lado, reinterpreta conceptos como la sociedad civil y, por otro, introduce otros nuevos, como la hegemonía cultural, el intelectual orgánico y el bloque hegemónico. Además, altera la relación entre la infraestructura, las relaciones de producción, y la superestructura, el conjunto de elementos y relaciones religiosas, jurídicas, sociales y políticas de las sociedades.

Según la teoría marxista, la infraestructura, cambiante en cada época histórica, determina la superestructura; y en ésta no se producirán cambios mientras aquélla no evolucione.
En su obra de Gramsci, propone que los intelectuales (todos los que desarrollan funciones organizativas en la sociedad, desde oficiales, profesores y sacerdotes a ejecutivos y capataces) orgánicos (al servicio del Partido, moderno Príncipe) se enfrenten a los intelectuales tradicionales en el terreno de la superestructura para conquistar la cultura en el sentido más amplio (no sólo la religión y la política, sino las ideas, las legitimidades y los modos de entender la realidad). Los intelectuales librarán una guerra de posiciones, que es la figura que emplea, por las almas simples.

De triunfar los intelectuales orgánicos, el Estado se debilitará al faltarle el apoyo de la sociedad civil y acabará en poder comunista, no con una ruptura brusca, sino después de un largo proceso de consunción.

A continuación nacerá un bloque histórico, la unidad entre el Partido y el pueblo. No será necesaria la fuerza para mantener esa unidad, ya que el consenso será el único cemento. Como explica Del Noce, no habrá necesidad de campos de concentración porque todos pensarán lo mismo, "irreversiblemente".
En el enlace el resto.