Con un panorama como el de la noticia de hoy de La Voz de Galicia, ¿donde vamos defendiendo nacionalismos ultramontanos..., con idiomas forzados y demas parafernalias a golpe de decreto?. Y eso que hablamos de una tierra "fertil" de siempre de emigración (tal vez tambien por eso) ¿y que no va a ocurrir en las otras zonas mas potentes económicamente y mas atractivas para el desembarco o aterrizaje de población procedente de los cuatro puntos cardinales... ?
En fin ridiculo por su propio peso,... y por esa misma "gravedad", espero verlo... caer como pera madura, y aunque no lo vea ¡CAERA, mal que les pese, y pese a quien pese,... por encima de carodes, pujoles, arzalluses, quintaneros y todo el restro de la tropa!...

INMIGRACIÓN

(Firma: Guillermo Pardo | Lugar: redacción)

El mestizaje avanzó en Galicia un 240% en los últimos diez años
Los niños con padre o madre extranjeros aumentaron un promedio del 24% anual desde 1996


Más de la mitad de los nuevos gallegos tienen progenitores de procedencia latinoamericana.

En los centros docentes estudian ya 10.500 hijos de inmigrantes
Un proceso lento, pero histórica y culturalmente ventajoso.

El paisaje humano gallego está cambiando por influencia de la inmigración, en un proceso lento, pero imparable, que en Galicia, con apenas un 3% de población extranjera, tardará en alcanzar las cotas de las comunidades españolas económicamente más pujantes.

Los nacimientos de niños gallegos con padre o madre extranjeros han experimentado, en el último decenio, un incremento del 240,7%, o, lo que es lo mismo, un promedio anual del 24% desde 1996.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística reflejan que en el 2005 vinieron al mundo en Galicia 21.097 niños, de los cuales 2.153 tienen padre o madre extranjeros, lo que en términos relativos supone el 10,2% del total. Este porcentaje era en 1996, sin embargo, tan solo del 3,4%, pues entonces únicamente se registraron 632 nacimientos de hijos con progenitores extranjeros de un total de 18.597 natalicios.

Tipología femenina

Las madres foráneas son mayoría (1.229) con respecto a los padres (924), lo que guarda relación con la tipología de la inmigración en Galicia, fundamentalmente femenina. Esos datos eran sustancialmente inferiores en 1996, cuando se produjeron 371 nacimientos de madre extranjera y sólo 261 en los que el progenitor era varón.

Por continentes, más de la mitad de los padres (54,6% del total) proceden de Latinoamérica, que doblan porcentualmente a los europeos (28,6%) y casi quintuplican a los africanos (12,6%), mientras que los asiáticos sólo alcanzan un testimonial 4%.

El incremento del mestizaje en un 240,7% en el último decenio se explica mejor desde la perspectiva del escaso número de nacimientos habidos entonces, que por los muchos que se registran en la actualidad (sólo el 10% del total), puesto que Galicia es, junto con Extremadura y Asturias, la comunidad española con menos inmigrantes (2,7% del total poblacional), frente al 15% largo de regiones más dinámicas como Baleares, Cataluña o Madrid.

¿Qué factores pueden incidir en la aceleración del mestizaje en Galicia? En opinión del profesor Antonio Izquierdo Escribano -ex decano de la Facultad de Socioloxía de A Coruña y actual director de la Escuela Galega de Administración Pública (EGAP)-, la posibilidad de que los próximos inmigrantes sean más jóvenes que los que llegan ahora, cuya edad media es superior al promedio de los que se establecen en otras comunidades, así como que los flujos de entrada se equilibren desde punto de vista sexual, de tal manera que Galicia sea capaz de captar más varones jóvenes extranjeros.

Miguel Fernández, portavoz del Foro de Inmigración de Galicia, piensa que el mestizaje se acelerará porque la población extranjera es más joven y procede de culturas en las que se valora más tener hijos. Este experto considera, además, que el fenómeno es positivo porque fomenta la convivencia y, con ello, la superación de los estereotipos y los rechazos de matiz xenófobo.

Otro especialista en migración, Guillermo Fernández-Obanza, de Ecodesarrollo Gaia, añade dos elemento más: la reagrupación familiar, que permite traer a los hijos más jóvenes, y las segundas oportunidades nupciales, en las que son frecuentes los matrimonios entre gallegos y extranjeros.

¿Y en qué medida pueden contribuir los extranjeros al repunte de la fecundidad? Antonio Izquierdo señala dos posibilidades: una, inmediata, se refleja ya en los nacimientos y otra, más lejana, que los niños de hoy encuentren mañana garantías para formar familias.