Las Provincias.



La Confederación del Júcar quiere revisar las concesiones de agua potable de Valencia

(...)

Valencia renueva su concesión con el Turia cada 99 años de manera automática desde que en la época moderna se fijó el reparto de los caudales. En la actualidad, los derechos sobre este cauce son de un metro cúbico por segundo.

En el caso del Júcar, el primer convenio se remonta a 1974, firmado por el entonces alcalde Miguel Ramón Izquierdo. Tiene un plazo igual que el anterior, por lo que caducará en 2073. La voluntad de Sanchis es que no se toque “ni un ápice los derechos sobre este aporte, por lo menos mientras gobierne en Valencia el Partido Popular”.

Los habitantes de la ciudad y su área metropolitana pueden tomar de este río hasta tres metros cúbicos por segundo. Además, también hay unos derechos a extraer agua de pozo que suma 0,50 metros cúbicos por segundo y una reserva de tres metros cúbicos por segundo.

Esto último es así porque, a pesar de que las plantas potabilizadoras de Picassent y Manises son propiedad municipal de Valencia, además de las principales tuberías de reparto, existe un acuerdo de distribución de agua con la población del área metropolitana, que suma con la ciudad 1,5 millones de habitantes.

Sanchis dijo que el consumo actual está en unos cuatro metros cúbicos por segundo, por lo que existe un amplio margen hasta la capacidad que dan las concesiones y que ascienden a 7,5 metros cúbicos por segundo. No obstante, recientes episodios como la aprobación del parque Central, donde la Confederación no aprobó el aporte de agua potable para las 6.500 viviendas, llevan al gobierno municipal a recelar de cualquier merma en los derechos conseguidos por la capital.

Esto no impide que se desarrollen fuertes políticas de ahorro de agua, como la bonificación de un 25% en la factura bimensual en Valencia, en aquellos casos donde se facture menos de 12 metros cúbicos.

La apertura de pozos para el riego de jardines y el baldeo de calles ha eliminado por completo cualquier posibilidad de empleo de agua potable para estas cuestiones. Es más, en las grandes zonas verdes que se promueven en nuevos barrios, como el jardín de Orriols o el de Polifilo en Cortes Valencianas, los promotores están obligados a excavar pozos.

Las últimas críticas del gobierno municipal a la Confederación se dieron sobre el Turia, debido a los vertidos que afectaban a la potabilización de la planta de Manises.