El Gobierno central y el Ayuntamiento ya se han puesto manos a la obra para que la nueva normativa europea no prive a los niños valencianos de la posibilidad de tirar petardos durante las fiestas falleras.

De hecho, el Ejecutivo está analizando ya la nueva directiva comunitaria que regula el uso de material pirotécnico, especialmente de petardos, y se ha comprometido a hacer todo lo posible para intentar aunar el respeto de las tradiciones y las fiestas españolas con la obligación que hay de cumplir con lo aprobado por la Unión Europea.

Al respecto, la alcaldesa Rita Barberá anunció que el Consistorio y el Gobierno trabajarán “juntos” para que haya una “excepcionalidad” para fiestas tradicionales e históricas. Sin embargo, aclaró que quedan todavía dos años para “buscar la excepcionalidad de los valencianos y los falleros en el uso muy responsable que hacen de los petardos”.

La versión final de la directiva, aprobada por el Parlamento Europeo el pasado 29 de noviembre, fija reglas comunes de seguridad para los artículos pirotécnicos con fin de prevenir accidentes y propiciar el comercio de estos productos en la UE.

La norma clasifica los artículos en cuatro categorías según su peligrosidad y ruido, y fija para cada una de ellas condiciones de uso, disponibilidad (para el público o para profesionales), y edad mínima del usuario, que es de, al menos, 12 años para los más inocuos. Además, prevé una clasificación especial a los artículos pirotécnicos destinados al uso en teatros.