La Ciudad de las Artes y las Ciencias (CAC) recibió menos visitantes en 2006 aunque, por otro lado, aumentó sus ingresos. Esta es una de las principales conclusiones que destacó ayer el vicepresidente económico y presidente del Consejo de Administración de la CAC, Gerardo Camps, al hacer público el impacto económico del complejo durante el período comprendido entre enero y diciembre de 2006.


Según los datos ofrecidos por el estudio realizado por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), durante el año se recibieron un total de 4.030.848 visitantes, 456.152 menos que durante 2005, año en el que llegaron hasta las instalaciones del CAC un total de 4.487.000 personas. Según explicó Camps, el estudio indica que la ciudad científica recibió unas 11.043 personas diarias de media.

A pesar de que el número de turistas ha descendido ligeramente, Camps destacó que la CAC mantiene su media y que lo importante es el aumento de los ingresos, una cifra algo más notable. Y es que, mientras en 2005 los ingresos fueron 29,121 millones de euros, 2006 sufrió una variación positiva de 3.465 millones, situándose el total de ingresos en 32,586 millones de euros. Según Camps, estos resultados “ponen en evidencia que manteniéndose estable el número de visitantes, los resultados económicos son mejores gracias a una mejora de la gestión” del complejo.

Gasto generado en 2006
En cuanto al gasto generado por la CAC durante el pasado año, Camps destacó dos cifras. Por un lado, el gasto correspondiente a personal y sueldos, que ascendió a 8.477 millones de euros. Por otro lado, el vicepresidente económico destacó los 585 millones de euros en concepto de gastos externos. Un total de 9.062 millones.

Al respecto, Camps destacó que “este tipo de proyectos no tienen por qué tener rentabilidad económica directa, así como por ejemplo nadie piensa que se vaya a ganar dinero con el Museo del Prado”. Siguiendo la misma línea, el vicepresidente económico insistió en que, ya desde el inicio del proyecto, “la CAC no nació con el objetivo de conseguir rentabilidad económica directa”, sino que sus beneficios se noten en el ámbito social de manera secundaria.

Y es aquí cuando entra uno de los datos más esperados del informe, los ingresos procedentes del gasto de los turistas o, lo que es lo mismo, el impacto económico procedente del gasto turístico. Según el informe del IVIE, los turistas llegaron a gastarse en 2006 un total de 143.811.504 millones de euros. A esta cifra deben sumarse los 17 millones de euros de gasto turístico por parte de los asistentes a actos y eventos celebrados en el complejo durante el año pasado.

Además, se desprenden también datos como los 5.708 puestos de trabajo que se mantienen cada año, la revalorización del área urbanística (444,1 millones) o el impacto económico derivado del turismo atraído por la CAC, que asciende a 104,8 millones de euros


Mas informacion en www.valenciapersempre.es