Redacción(vh).- Las instalaciones del Puerto de Valencia que han albergado la trigésima segunda edición de la Copa del América continúan con su proceso de desmantelación y almacenamiento, a la espera de las nuevas actividades previstas para la disputa de la próxima edición en el año 2009.

Tan sólo la base del Desafío Español continúa abierta, mientras que las del resto de los sindicatos que participaron en la última Copa del América, que finalizó el pasado tres de julio con la reválida del Alinghi suizo, están cerradas y la escasa actividad se limita al almacenamiento y protección de material y de pequeñas embarcaciones.

La mayoría del mobiliario que se empleó en la zona acotada del puerto, como señales, carteles informativos y medios de transporte internos, está siendo acumulada y guardada en el interior de algunos de los cercanos tinglados del puerto.

También se han retirado ya los tornos y los arcos de detección de metales que daban acceso al interior de la zona destinada a la Copa del América, además de reducirse sensiblemente la presencia policial en la zona, que contó con un amplio dispositivo durante la celebración de la prueba el pasado mes de julio.

La afluencia de público también se ha reducido considerablemente, ya que en pleno mes de agosto apenas se puede observar a curiosos paseando por los alrededores de la que ha sido sede de la competición más prestigiosa de la vela mundial.

Del edificio más emblemático de esta zona, el ‘Veles e Vents’, también a lo largo del día de ayer varios camiones fueron cargando numerosas cajas con material empleado en los últimos meses.