En su comparecencia en el Parlamento de Cataluña, el presidente de Endesa ha fulminado cualquier duda de que su compañía fuera la responsable de los apagones que afectaron a cerca de 400.000 abonados en Cataluña. Ha desmentido que el corte de suministro fuera ocasionado por la caída del cable de Collblanc porque tan sólo hubiera ocasionado "30.000 abonados diez minutos sin luz, pero no lo que sucedió". También ha advertido que antes de que cayera el cable ya se oían explosiones en la estación de Maragall (de REE) de lo que dieron parte a REE. Además ha defendido que Endesa es la empresa España que más invierte en Cataluña.

El presidente de Endesa, Manuel Pizarro, ha defendido la inocencia de Endesa en el gran apagón que mantuvo a 330.000 clientes sin suministro eléctrico durante dos días. Además, ha defendido la gestión de endesa en Cataluña y su política de inversiones. Pizarro ha recordado que su compañía es el "primer inversor" en territorio catalán.

En su comparecencia en la Diputación Permanente del Parlament convocada para abordar el mal funcionamiento de las infraestructuras en Cataluña, Pizarro ha señalado que "es falso" que el cable de alta tensión de Endesa que cayó sobre la subestación de Collblanc desencadenara el apagón, al asegurar que "la caída del cable en Collblanc no provocó el apagón ni el incendio en la subestación de Maragall, que no es de Endesa, sino de REE".

Pizarro presentó informes técnicos para mantener que el apagón que afectó a más de 300.000 abonados durante dos días fue responsabilidad de REE en su mayoría y defendió tanto la catalanidad de la compañía como su política inversora, "ya que ha habido algunos que han dicho que yo no estaba interesado en invertir en Cataluña".

En el apartado técnico, la comparecencia de Pizarro fue demoledora para REE, ya que el presidente de Endesa aseguró que "la caída del cable no explica que se quedasen 330.000 clientes dos días sin luz, podría explicar 30.000 abonados diez minutos sin luz, pero no lo que sucedió".


"Las protecciones de la subestación de Collblanc fueron capaces de despejar la caída del cable, por lo que el cortocircuito se queda confinado en Collblanc, una incidencia que hubiera supuesto 40.000 abonados afectados, que hubiesen recuperado la luz en diez minutos", detalló Pizarro.

Pizarro declaró que nunca hubo una sobrecarga del cable que cayó y que "un 90 por ciento de los clientes afectados lo fueron por causas ajenas a la caída de esta línea", y garantizó que "el incendio de la subestación de Maragall no tiene nada que ver".

El presidente de Endesa se ha remitido a diferentes informes técnicos para afirmar que "el incendio del cable Urgell-Maragall no debería haberse producido de haber estado en buen estado", mientras que el fallo de la red de 220 kilovatios "no debería haberse producido si esta red hubiera estado en perfecto estado de conservación".

"Siete horas antes de que cayese el cable Can Jardí-Collblanc, se escucharon ruidos como de explosiones y salía humo de al lado de la estación de Maragall, y así lo notificamos a REE, de lo que hay conversación grabada", aseguró el presidente de la eléctrica.

Pizarro no se detuvo aquí y afirmó que "Fecsa-Endesa, a día de hoy, no tiene ninguna instalación dañada que impide el suministro a los abonados", mientras que mantuvo que "la red de transporte no nos suministra la energía suficiente para dar los servicios que se demandan".

Pizarro también ha defendido la gestión de su compañía en la comunidad, dado que "el nivel de inversiones que estamos haciendo en Cataluña supone un esfuerzo mucho mayor que el que hace cualquier empresa en España, ya que entre 2002 y 2006 se han destinado 5.229 millones de euros", mientras recordó que "mi primera visita como presidente, el día de San Isidro, fue con el 'conseller en cap'".

El presidente de Endesa garantizó la catalanidad de la compañía, tanto por el volumen de inversión como por decisiones, como la de trasladar la sede de Endesa Red a Barcelona, "una de las primeras que tomé como presidente".

"Las inversiones de este período -2002/2006, desde que Pizarro llegó a la presidencia- han sido muy superiores a las de años anteriores, proporcionales a la importancia del mercado catalán, donde tenemos el 36 por ciento de los clientes, obtenemos el 22 por ciento del beneficio e invertimos el 40 por ciento de nuestra inversión en distribución", explicó.

Pizarro detalló que Endesa invierte en Cataluña 538 euros por cliente, frente a 487 euros por cliente para el resto de España", y se permitió el lujo de recordar que "Endesa se hizo cargo de Fecsa para dar salida a una de las primeras eléctricas de Cataluña, se acudió al salvamento de Endesa y se asumió una deuda de 600.000 millones de pesetas, casi 9.000 millones de euros".

"No estamos en Cataluña, somos parte de Cataluña. Nuestra obligación es invertir lo necesario. Pero necesitamos de la colaboración de las instituciones", declaró Pizarro.