En el kiosco de la estación de autobuses, le quedaban pocos.

Jo... el tio Visente es un flipe