Entregan una medalla a las 72 personas que más donaciones han realizado en el municipio y una placa al Ayuntamiento por su apoyo

El Centro de Transfusiones de la Comunidad Valenciana (CTCV) ha nombrado a Quart de Poblet “Pueblo del Mes” por la gran labor desarrollada por el municipio en materia de donación de sangre. Al acto de homenaje, celebrado ayer en el Salón de Actos del Ayuntamiento, asistieron la alcaldesa, Carmen Martínez, la concejala de Sanidad, Consuelo Sahuquillo, el presidente de la Federación de Donantes de Sangre de la Comunidad Valenciana, Manuel Martínez, y la responsable del Servicio de Hemodonación del CTCV, Iluminada Ample.
El centro quiso reconocer la solidaridad y el altruismo de los vecinos y vecinas de Quart de Poblet con la entrega de una medalla a las 72 personas que más donaciones han realizado en el municipio y también a varias representantes de la asociación de Amas de Casa Tyrius, entidad volcada desde hace años en la difusión de las campañas de donación y en la captación de nuevos donantes. Asimismo, entregó al Ayuntamiento una placa en agradecimiento al apoyo prestado y un diploma a la Asociación de Comerciantes de Quart de Poblet y a los equipos médico y de enfermería del Centro de Salud.
En su intervención, la doctora Ample recordó que Quart de Poblet empezó a colaborar con la donación de sangre en 1984, antes de que se creara el Centro de Transfusiones, cuando era el Hospital La Fe el que se encargaba de las extracciones. Desde entonces, el número de donantes se ha ido incrementando y, en estos momentos, entre particulares, empresas, institutos y puntos de recogida, el municipio aporta unas 1.200 unidades de sangre al año; sangre que permite salvar muchas vidas.

Iluminada Ample insistió en “la necesidad de que se haga más grande la familia de donantes de Quart de Poblet” e hizo un llamamiento especial a la juventud. Por último, explicó para quienes tienen miedos infundados que “la donación es segura tanto para el que da la sangre como para el que la recibe”, ya que se aplica la tecnología más avanzada para detectar enfermedades transmisibles y evitar contagios.

Manuel Martínez, presidente de la Federación de Donantes, narró cómo ya en los años 70 acudían a los entonces Astilleros Elcano a realizar extracciones y cómo se ha incrementado el número de donantes desde entonces, pero instó a seguir trabajando porque menos del 3 por ciento de la población dona. En este sentido, advirtió que “si no se dona sangre, llegará un momento en el que el sistema se colapsará”. “La necesidad de sangre es una necesidad social. Todos tenemos derecho a recibirla pero también la obligación de donarla”, añadió.

Por su parte, la alcaldesa, Carmen Martínez, afirmó que “es un orgullo contar con personas que de manera altruista y desinteresada hacen este servicio a la sociedad” y destacó de las donaciones “la satisfacción que dan de responder en primera línea a las demandas de las personas que nos necesitan”.

Los tres felicitaron a todos y todas los donantes de Quart de Poblet “en nombre de todos los enfermos” de la Comunidad Valenciana y del resto de España porque, como destacó Manuel Martínez, todo el mundo tiene derecho a recibir sangre sin distinción. Por ello, 200 bolsas de sangre donadas por los valencianos y las valencianas llegaron a Madrid sólo tres horas después de los brutales atentados del 11-M para atender a las víctimas.