Oltra propone negociar la reforma con el PP y los socialistas.

La reforma del Estatut debe contemplar un sistema de inversiones que incluya la deuda histórica y el criterio de población. Con estas dos condiciones, Compromís está dispuesto a abrir negociaciones con el PP y el PSPV sobre el futuro Estatut. Un melón que abrió el líder socialista, Ignasi Pla, en la sesión parlamentaria de la semana pasada, y que el presidente Camps decidió compartir; aunque al final el toma y daca entre ambos adquiriera un aire de sainete con reproches mutuos.

La portavoz de Compromís en las Cortes Valencianas, Mònica Oltra, se refirió al rifirrafe entre los dirigentes de los partidos mayoritarios como "un brindis al sol con las copas vacías" y, a partir de ahí, cargó con todo. Primero, señaló que el efímero acuerdo entre PP y PSPV sobre la necesidad de reformar el actual Estatut para garantizar unas adecuadas inversiones del Estado en la Comunidad Valenciana, evidencia la insuficiencia del actual texto y representa el "fracaso" del acuerdo alcanzado por las formaciones mayoritarias "en esta pinza bipartidista".

Y continuó: "[al PP y al PSPV] nunca les ha preocupado el pueblo valenciano, [ambos] instrumentalizan los intereses legítimos de los valencianos para sus guerras partidistas y su carrera hacia la presidencia del Gobierno".

Ante esta situación, Compromís se ofreció para "negociar [una reforma del Estatut] con rigor y seriedad" frente a la voluntad de llevarlo adelante a toda prisa de los populares con una propuesta -trasladar literalmente la transitoria andaluza- que Oltra calificó de "contrasentido", "burla", "cínica" y "frívola", máxime cuando la misma había sido recurrida por la Generalitat ante el Tribunal Constitucional.

La propuesta de Compromís para comenzar a negociar la reforma estatutaria con el PP y el PSPV consiste en que se tenga en cuenta la deuda histórica y el criterio de población para establecer las inversiones del Estado y la financiación. La iniciativa de la coalición incluye la puesta en marcha de una comisión de estudio sobre las necesidades reales de la Comunidad Valenciana. Oltra añadió que si esta negociación no es posible, Compromís presentará su propia propuesta sin descartar ampliar la reforma estatutaria a otros aspectos del texto legal que consideran deficitarios.

El secretario general del Bloc, Enric Morera, también se mostró partidario de "buscar el consenso" sobre la propuesta de los dos partidos mayoritarios.

La diputada de Izquierda Unida por Valencia, Isaura Navarro, presente en el acto, recordó como su grupo, durante el trámite en el Congreso de los Diputados solicitó una mejora de la financiación en línea con la solicitada por Oltra, y acusó al PP de haberse opuesto al reconocimiento de la deuda histórica, aspecto que recogen todas las reformas estatutarias posteriores a la valenciana y que fueron votadas favorablemente por los populares, con la excepción del Estatuto de Cataluña. Navarro anunció que Izquierda Unida presentará en el Congreso una iniciativa para instar al Ministerio de Economía a "hacer públicos los balances fiscales de todas las autonomías de régimen común" para demostrar "el déficit fiscal del País Valenciano y la necesidad de mejorar el sistema autonómico".

Por otra parte, Isaura Navarro se mostró convencida de que la mayoría de los órganos de dirección de IU apoyan al actual coordinador general, Gaspar Llamazares. Navarro, por esas paradojas de la coalición, no podrá participar en la Asamblea de Izquierda Unida porque Esquerra Unida la considera "morosa". La diputada ingresa la mitad de su nómina en IU, no en EUPV.

elpais.com