Valencia se vuelca en la conmemoración del 50 aniversario de la riada de 1957.

El próximo 14 de octubre se cumplen 50 años de la trágica riada que se cobró la vida de 81 personas, 52 de ellas en la ciudad de Valencia. Una fecha que marcó el devenir de la urbe y que la hizo «resurgir de los lodos para convertirse en una ciudad referente en el mundo» sólo cincuenta años después, aseguró ayer la alcaldesa Rita Barberá. Por ello, el Ayuntamiento de Valencia se ha volcado en una celebración que quiere rendir homenaje «al coraje de aquellos valencianos que supieron luchar y levantar la voz» para conseguir las ayudas para la ciudad, comentó ayer Barberá.
El Almuidín acogerá una exposición comisariada por Francisco Pérez Puche, y organizada por el Ayuntamiento, una muestra de 170 piezas (fotografías, periódicos, documentos, maquetas, etc.) en la que se ha buscado esa relación de eterno «amor-odio entre la ciudad y el río», explicó ayer su comisario. Bajo el título «Hasta aquí llegó la riada», la exposición, permanecerá abierta del 8 de octubre al 25 de noviembre. Entre las piezas más sobresalientes destaca el auténtico bolo del río, una carta de 1517 de los ediles de la época a Carlos V en la que dan cuenta del penoso estado en el que se encuentra la ciudad, los documentos gráficos de la primera riada fotografiada en 1897, las anotaciones del servicio metereológico en la riada del 57, distintos álbumes familiares, muestras de barro, el anillo que monseñor Olaechea subastó para recaudar fondos para los damnificados, o las maquetas de la Solución Sur y la más reciente del Puente de las Flores.
«Punto de partida»
Barberá subrayó que la riada de 1957 supuso «el punto de partida para la transformación de la ciudad» que se llevó a cabo «gracias al esfuerzo y al trabajo de los valencianos» y a su capacidad de «convertir las desgracias en oportunidades». Todos los asistentes al acto de presentación coincidieron en señalar la «importancia» de la riada y del posterior Plan Sur, que desvió el trazado del río del núcleo urbano y que permitió la creación «del pulmón verde más bello que puede tener una ciudad». Por eso, las distintas exposiciones se centrarán no sólo en la riada, sino también el posterior desarrollo arquitectónico que supuso la catástrofe. En este sentido, Barberá aseguró que «el horizonte que se anhelaba entonces es la Valencia de ahora».
También el Ateneo de Valencia se suma a la conmemoración con las conferencias que ya viene celebrando, con la edición de un DVD con documentos inéditos grabados en formato cine desde el aire o el homenaje que se rendirá a la Fallera Mayor de aquel año, «que se desprendió de su banda de honor para subastarla».

abc.es:

http://www.abc.es/20071003/valencia-...710030248.html