El presidente de Coalición Valenciana, Juan García Sentandreu, aseguró ayer que su formación se presentará a las elecciones generales como el «único referente del regionalismo político» el próximo mes de marzo. El dirigente de la formación derechista aseguró que los populares están negociando con Unió Valenciana una posible disolución de este partido para integrar sus escasos cuadros en las filas populares, con algunos puestos de tercer nivel en diversos ayuntamientos. Según Sentandreu dirigentes unionistas como Ximo Ballester han encontrado acomodo gracias al Partido Popular.
Lo cierto es que Ballester, tras quedar excluida UV del Ayuntamiento de Paterna por la arrasadora victoria de Lorenzo Agustí, rechazó una oferta para ejercer de asesor del grupo popular. Actualmente trabaja como adjunto a la gerencia de Asivalco, la asociación de empresarios de Fuente del Jarro. En ámbitos políticos se insinúa que el PP habría dado luz verde a ese nombramiento. Un pobre resultado Tanto Coalición Valenciana como Unió Valenciana cosecharon un pobre resultado tanto en el ámbito municipal como autonómico. Pese a las afirmaciones de Sentandreu, el presidente de UV, José Manuel Miralles, ha anunciado la intención de su formación de concurrir a los comicios generales.
Sin embargo, Unió Valenciana está pasando por momentos muy duros. Hace algunos días Miralles convocó a cuarenta cuadros, entre presidentes comarcales y concejales, para definir la estrategia a seguir. Sólo acudieron a la reunión dos personas.