Queridos foreros:
Estaba en todos los guiones. El PP está mas roto por dentro de lo que parece. Camps pretende que el congreso afiance a Rajoy y sirva para apartar definitivamente de la política a Zaplana, por eso quiere un congreso "a la bulgara" o sea por aclamación y sin oposición. Así, Camps, en un alarde antidemocrático, se atrevió a decir que todos los compromisarios que se elijan por Valencia votarán a Rajoy. ¿Y como lo sabe él? La batalla está servida. Las designaciones a dedo, las presiones, las amenazas minan hoy la unidad del PP. El PP está mas dividido de lo que parece.
Al final, Rajoy que se siente amenazado por Zaplana, la Cope y el Mundo, buscará refugio en Gallardón, su niña Soralla y Camps. Pero Camps no controla todo el partido de la Comunidad Valenciana. Los zaplanaistas controlan Alicante por lo que la delegación valenciana puede ser bipolar y determinante para que Esperanza alcance un resultado meritorio.

Si Esperanza se presenta, gane o no, el PP estará roto y enfermo, muy enfermo como para ser alternativa en el 2012 a nivel nacional y para revalidar su mayoría absoluta en el 2011 en la Comunidad Valenciana. Y esto es bueno para los valencinaos que llevaremos 16 años de falso gobierno valencianista popular. Serà, pues, la hora de empezar a reclamar al Pp los votos que no son suyos y de fortalecer una fuerza valencianista que ante un PP en crisis y un PSOE en recuperación, sea la llave de nuestro futuro.
Estoy hablando, claro, de Coalición Valenciana, el partido que se prepara desde hace 3 años para ese momento.
Saludos.

la noticia en valencia hui:
Los zaplanistas se suman a la búsqueda de alternativa a Rajoy
14.04.08 | 02:00. Archivado en Politica

Cristina Guijeño (Vh).- Pese a la confianza que tratan de transmitir los ‘barones’ del Partido Popular, entre los que se encuentra el líder del PPCV, Francisco Camps, parece que las aguas en las que nada el actual presidente de los populares, Mariano Rajoy, están cada día más revueltas.

De hecho, en los más de dos meses que distan del congreso nacional, que tendrá lugar en la capital valenciana, al por ahora único candidato podría salirle algún rival, tal como ya empiezan a apuntar incluso desde el propio PP. La primera en lanzar la piedra fue la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, a la que cada día se unen más voces contrarias a que se produzca un congreso “a la búlgara”, donde únicamente se presente Rajoy.

Si el ex secretario general del partido, Francisco Álvarez-Casco, se atrevió hace unos días a marcar distancias con los barones, ahora el diputado y ex presidente del PP en Asturias, Isidro Fernández Rozada, ha decidido unirse a sus reticencias.

De esta forma, el popular asturiano aseguró ayer que está viendo cómo el modelo del partido “se va de las manos”, por lo que alertó “sobre el peligro que supone la deriva que está tomando en estos momentos”. Así, Fernández Rozada apuntó que seguirá “trabajando para avalar los argumentos de Cascos”, puesto que “de no ser así, y para que se desarrolle un congreso