Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y poder obtener estadísticas de uso. Al continuar con tu navegación significa que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar
Resultados 1 al 3 de 3

Tema: Catalán y Occitano

  1. #1
    Centenar de la Ploma Avatar de 100iment
    Fecha de ingreso
    12 may, 08
    Mensajes
    748

    Catalán y Occitano

    Catalán y Occitano, ¿la misma o lenguas hermanas?
    Por Alejandro Mena y Linares

    Interesante tema este por la gran cantidad de connotaciones que tiene.

    Es sabido que el Institut d´ Estudis Catalans defiende la unidad de la lengua hablada en Cataluña, Valencia y Baleares, también en Andorra y la zona aragonesa de la Franja de Poniente, al igual que la hablada en lo que ellos denominan la Cataluña Norte y ciertas zonas de Cerdeña como Alguer.

    Todas estas formas de hablar son englobadas en la denominación de Lengua Catalana, ya que el Institut d´Estudis Catalans reconoce su ámbito de actuación en las tierras de lengua y cultura catalanas.

    Según él mismo reconoce: l’àmbit d’actuació oficialment reconegut a l’Institut s’estén a les terres de llengua i cultura catalanes (article 1 del Reial decret 311.

    Para entender el origen de las formas lingüísticas de Cataluña, Valencia y Baleares debemos ir más allá de los pirineos y estudiar la influencia del occitano por estos lares.

    En una parte del territorio francés denominada Occitania, se denomina Occitano a la antigua lengua de Oc (langue d´Oc). Esta lengua se encuentra fragmentada en una serie de dialectos: Lemosín, Auvernés, Provenzal, Provenzal Alpino, Languedociano y Gascón. Siendo el Gascón el que más se diferencia del resto de los dialectos.

    Ahora bien, cabe hacernos las siguientes preguntas. ¿Nos encontramos ante lenguas distintas?, o por el contrario, ¿podemos considerar al catalán como un dialecto del occitano?

    Desde el siglo XVI y hasta mediados del XIX se mantuvo entre las clases cultas de Cataluña la idea de la antigua unidad lingüística entre el catalán y el occitano. Tal es así que, al catalán se le denominaba lemosín, uno de los dialectos del occitano.

    La respuesta a estas cuestiones se encuentra en la revisión histórica y social de las tierras en las que desarrollan dichas lenguas.

    Los francos crearon la Marca Hispánica, una zona defensiva para su imperio, la cual se organizaba en varios condados independientes: Barcelona, Gerona, Ampurias, Rosellón, Vic y Urgel-Cerdeña, controlados por autoridades nombradas y depuestas por la monarquía franca a su antojo. Condes y obispos eran las autoridades principales en la zona de los condados de la Marca. Las ciudades capital de condado eran a la vez, sedes episcopales, de forma que allí residía un obispo, responsable del servicio de culto y figura con importantes funciones políticas en la ciudad.

    Los francos con la creación de la Marca Hispánica pretendían controlar la vía de penetración costera de las razias musulmanas hacia el Languedoc y el valle del Ródano.

    A mediados del siglo IX esta zona se repobló con occitanos y con los hispani que regresaron del sur de Francia, donde se habían refugiado cuando se produjo la dominación sarracena. Estos ocuparon pequeñas tierras de cultivo que existían en abundancia. Y como bien sabemos por lo ocurrido con el resto de repoblación ibérica, los repobladores traían también su lengua.

    Las razias de Al-Mansur demostraron que la única autoridad capaz de organizar la defensa eran los condes de Barcelona. A pesar de ello los condes catalanes continuaban dependiendo de los reyes francos, de los que dentro del sistema feudal eran vasallos. Tampoco lograron independizar la organización eclesiástica de sus Estados. Los obispos catalanes estaban supeditados a la autoridad principal del arzobispo de Narbona, siempre franco y con la confianza de la corte.

    Durante la segunda mitad del siglo X, el conde Borrell II (954-992) dejó de prestar el juramento de fidelidad a los reyes francos, lo que ha sido interpretado tradicionalmente como el inicio de la independencia, aunque teóricamente fueron vasallos de los francos hasta el siglo XII.

    Durante los siglos XI y XII muchos caballeros y guerreros procedentes de Occitania, sirvieron a los Condes de Urgell y de Barcelona. Después de las grandes victorias que llevaron a la reconquista de Lleida y Tortosa, llegaba la hora de la repoblación cristiana. En esta repoblación participaron miles de occitanos y gascones.

    También en el siglo XIII llegaron cátaros occitanos para repoblar al igual que, en las campañas militares catalano-aragonesas de ese siglo participaron gran cantidad de gentes de esa misma procedencia.

    Con todo lo anteriormente comentado podemos decir que desde la formación de los condados catalanes hasta el siglo XIII, las tierras catalanas estuvieron dentro del ámbito franco social y políticamente, y por ende lingüísticamente el catalán surgió como uno más de los dialectos del occitano.

    La muerte de Pedro II en la batalla de Muret frente a los ejércitos de Simón de Montfort, en la que murió el propio monarca, significaba el declive de la influencia catalano-aragonesa en el sur de Francia y el alejamiento catalán del ámbito franco y de la zona de influencia occitana.

    A partir de este momento Cataluña heredera del mundo occitano mira hacia el sur, y el catalán evoluciona influenciado por las lenguas ibéricas.

    Todo esto nos traslada a que la realidad lingüística catalana responde a la antigua expansión idiomática desde el norte al sur del occitano, adquiriendo sus formas al sur características propias y las denominaciones de catalán, valenciano y balear.

    Los avatares políticos en Cataluña han fortalecido enormemente la posición catalana y uno de sus logros ha sido la estandarización de la lengua. La modalidad lingüística conocida como barceloní es la base sobre la que se ha construido el catalán normativo actual.

    En comparación, el ámbito territorial de los dialectos occitanos no representa ninguna unidad política propia, y no ha producido ninguna normalización de la lengua.

    Por ello el catalán de dialecto occitano pasa a ser lengua con identidad propia y punto de referencia mientras, el occitano en todos sus dialectos sigue el camino de la desaparición.

    Como punto final cabe una reflexión a tenor de lo visto hasta el momento.

    Cómo actuaría el Institut d´Estudis Catalans si desde occitania alguna academia o instituto reivindicara la estandarización o normalización de todos los dialectos occitanos e incluyera al catalán dentro de estos.

    Pues reaccionaría mal, muy mal. Por ello es necesaria la preservación de las características propias de las distintas formas lingüísticas dentro del ámbito de las lenguas de origen occitano, con esto nos estamos refiriendo también a las formas valenciana y balear.

    http://es.geocities.com/alejandromenaes/catoc

  2. #2
    Aspirant a Centenar
    Fecha de ingreso
    18 jun, 07
    Mensajes
    247
    Mireu est articul de García Moya.

    Las Provincias 23 de Junio de 1997
    EL OCCITANO: PESADILLA DEL IEC
    Por Ricardo García Moya

    Como disco rayado, el Institut d'Estudis Catalans repite que si valencianos y catalanes se entienden es por la unicidad de la lengua, teoría que no aplican al norteño Languedoc. EI texto que sigue es occitano y, según el citado IEC, no es catalán ni dialecto del mismo:
    "Xavier Deltour es un jove qu'a pas encara complits los vint ans. Nos presenta un mestre libre, I'istoria de l'Aquitania dins tot son ample istoric e geografic" (Lo Gai Saber. Revista de I'Escóla Occitana, Toulouse 1996, p. 206).
    Salvo discrepancias ortográficas que, según el IEC, no tiene importancia ¿Verdad que se entiende bastante? Pues el IEC no quiere saber nada sobre la unificación con el occitano, ya que si aplicaran la teoría de la expansión idiomática de norte a sur tendría que aceptar su dependencia del Languedoc. EI terror que inspira en el IEC una reacción cultural de Occitania, y la consecuente reivindicación del catalán como dialecto occitano o lemosín, explica la invención de algunas normas y vocablos para diferenciarse del incómodo pariente.

    En occitano, por ejemplo, utilizan la CH y escriben "lo servici" (p. 209), pero apenas usan apósfrofos y pronombres enclíticos unidos al verbo. Casualmente, el IEC suprime la Ch y el artículo lo, dando preferencia a servei sobre servici; además, incrementa los apóstrofos, los enclíticos y camufla vocablos con aparatosos dígrafos consonantes: tj, tl, tm, tx, tll, etc. A nosotros no nos importa que el catalán quiera ser idioma y no dialecto lemostn; pero, cuando el inmersor esgrima la consigna de la científica inteligibilidad de valenciano y catalán, podemos preguntarle a qué idioma pertenecen estas frases occitanas: "Aqueste cop, me pensi, deu ésser seriós. Per formar un adjetiu a partir d'un substantiu. Mentre que d'unas mans expértas, adòba dins un vas lo ramelet de flors que li a portat" (Revista d'Escola Occitana, número 461, 1996). Incluso puede dejarle perplejo con este refrán de Pepín d'Oc, en occitano, claro: "Amic de I'or, òme sens còr" (p. 196).

    Es obvio que no supondría enriquecimiento cultural que los occitanos de 1997 normalizaran Cataluña con su lengua, de igual modo que ésta tendría que respetar la singuláridad idiomática valenciana. Pero no es así,
    pues la inmersión introduce caprichos del IEC (pilotaire, plànol. penyal, tipus, globus, etc.) y deforma vocablos autóctonos con sus normas. Así, el loado Diccionario crítico etimológico del Doctor Corominas utiliza como fuente la obra del valenciano Martí Gadea -"por ser tesoro riquísimo de la lengua", según Corominas- pero su léxico es saqueado e incorporado al catalán tras sufrir violencias morfológicas. Prueba de ello es yue al introducìr originales de Martí Gadea en el ordenador, activando el Corrector de catalá Word Ver observamos que las diferencias respecto al catalán son similares a las que daría el occitano o el aranés.

    Martí Gadea nació en 1837 cerca de Cocentayna, de donde Ilegan noticias de las trastadas filológicas del Ayuntamiento local, pues escriben us esperem amb serveis, globus. meva, tipus (Boletín de la Casa de la Juventud). EI contraste entre el auténtico valenciano de Cocentayna y el catalán es notable; por ejemplo, Martí Gadea escribía Penyó d'Ifach, no penyal; y habría ironi- zado en su Burrimaquia sobre el vocablo plànol;
    palabreja del IEC que encandila a los normalitzats, como vemos en la exposicìón cartográfica de la Beneficencia. En lengua valenciana y para Martí Gadea, Fullana, Escrig y Llombart la representación gráfica o delineacìón de terreno, casa o ciudad es el pla, no el plànol.

    De igual modo, el pilotaire habitual en los inmersionistas de Canal 9 es un barbarismo equivalente a xuflaire (en valenciano, chufer), drapaire (draper, en valenciano) o trabucaire (en valenciano, trabuquer). Es construcción más cercana a la gallega que a la valenciana y, con idéntico criterio, el eufórico IEC podría inventar voces como futbolaire para no compartir el castellano futbolista (en valenciano, futboliste). Si hiciéramos como en Cataluña, donde se toma como paradigma el barcelonés, escribiríamos "chugadors de pilota"; pero el complejo de inferioridad nos convierte en juguete de la ìnmersión. Cuando el Reino no estaba pisoteado por los medios catala- nes, Miguel Serres escribía en lengua valenciana (y así lo declaraba) con esta ortografia: "Si fossen homens, chugadors" (Torre, Fiestas, Valencia 1667, p. 261).

    Apostilla final: los miles de universitarios que se manifestaron el Viernes 13, han dinamitado la inmersión. EI nosaltrismo que les torturó desde la EGB no ha podido con ellos. ¡Qué placer daba oír en sus voces los pronombres mosatros y vosatros!
    Han mantenido la herencia idiomática, pues Carlos León ya escribía nosatros en 1789, de ìgual modo que Martí Gadea o el académico Fullana (lástima que algunos se avergüencen de voces tan valencianás como sigles, mosatros, etc.).

    Ahora, tras el Viernes 13, el Institut d'Estudis Catalans tiene dos pesadillas: una, al norte, con el inquietante occitano del Languedoc; otra, al sur, con la inesperada irrupción de la juventud del Reino de Valencia, que ha dicho basta a la extrema derecha catalanera y expansionista. Ellos quizá no valoren su importancia, pero son la nueva generación que sustituirá a las veteranas valencianas que lucharon en primera línea sin retroceder ante la burla, el desdén, la incomprensión y el desprecio de los colaboracionistas.

  3. #3
    Palleter de lo Regne Avatar de Rudyweiss
    Fecha de ingreso
    19 abr, 06
    Ubicación
    La Cabaña de Grizzly Adams (Aragón - Gondwana)
    Mensajes
    10,335
    Como colofón a lo escrito anteriormente, yo añadiría que además de que la lengua gascona llegó a entrar en el Valle de Arán, donde actualmente se conserva mediante una oficialidad condicionada (a saber catalán por supuesto), también dejó su influencia a lo largo de los siglos tanto en el aragonés moderno o septentrional, así como en el Nororiental (desde el Patués al Fragatino, pasando por el Lliterá), e incluso en los restos lingüísticos aragoneses que aún se usan en zonas actualmente castellanohablantes.

    (como el tema se presta, aprovecharé a traducir mi mensaje al ... ARANÉS) ...

    Coma colofon a lo escrit anteriorment, jo anhadiria que ad enlà de qu'era lengua gascona arribec ad entrar en era Val d'Arán, a on actualment se conserva mejançant ua oficialitat condicionada (a saber catalan per supost), tanben deishec era sua influéncia ath long des sègles autant en eth aragonès modern o septentrionau, atau com en er Nord-orientau (des deth Patués ar Fragatin, en tot passar peth Lhiteran), e inclus en es restes lingüistiques aragoneses qu'encara s'usen en parçans actualment castelhano-parlants.

    AHORA YA SABEIS POR QUÉ ÚLTIMAMENTE ESCRIBÍA POCO POR ESTE FORO.
    (ARA JA SABETZ PER QUÉ ULTIMAMENT ESCRIUIA PÒG PER AGUEST FORUM).

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •