Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y poder obtener estadísticas de uso. Al continuar con tu navegación significa que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar
Página 2 de 2 PrimerPrimer 12
Resultados 16 al 29 de 29

Tema: 500 años de la Reforma

  1. #16
    Senyor de lo Regne Avatar de Lancastrian
    Fecha de ingreso
    11 abr, 06
    Ubicación
    Wigan en Inglaterra
    Mensajes
    4,047
    Mostoles sera "ciudad luz" europea del 500 aniversario de la Reforma.



    Móstoles será

  2. #17
    Senyor de lo Regne Avatar de Lancastrian
    Fecha de ingreso
    11 abr, 06
    Ubicación
    Wigan en Inglaterra
    Mensajes
    4,047
    Este es otro himno protestante de fama universal "Amazing Grace".



    Estos son compositores protestantes mundialmente conocidos.

    Última edición por Lancastrian; 29/07/2017 a las 18:09

  3. #18
    Senyor de lo Regne Avatar de Lancastrian
    Fecha de ingreso
    11 abr, 06
    Ubicación
    Wigan en Inglaterra
    Mensajes
    4,047
    Esta fue la primera reforma Española.




    Cristo no fundo la Iglesia romana o latina o catolica romana.


  4. #19
    Senyor de lo Regne Avatar de Lancastrian
    Fecha de ingreso
    11 abr, 06
    Ubicación
    Wigan en Inglaterra
    Mensajes
    4,047
    Ecos del curso de verano de la Fundacion Yuste sobre la reforma Protestante.El tema del curso fue "el mundo de Carlos V:500
    años del protestantismo.El impacto de la Reforma en la Europa Imperial y actual".





    http://protestantedigital.com/upload...ticipantes.jpg

  5. #20
    Senyor de lo Regne Avatar de Lancastrian
    Fecha de ingreso
    11 abr, 06
    Ubicación
    Wigan en Inglaterra
    Mensajes
    4,047
    La Reforma a debate en la hora cultural de la cadena 24 horas

    http://protestantedigital.com/multim...tural%E2%80%99


    Última edición por Lancastrian; 23/09/2017 a las 16:45

  6. #21
    Senyor de lo Regne Avatar de Lancastrian
    Fecha de ingreso
    11 abr, 06
    Ubicación
    Wigan en Inglaterra
    Mensajes
    4,047
    La Reforma Española fue anterior a la luterana de Alemania.Se hubiese extendido por toda España
    si no hubiesen existido los Autos de Fe de Valladolid y Sevilla.



    Tenemos que afirmar con rotundidad que la Reforma española fue anterior a la luterana de Alemania al menos en cinco años y que se hubiese extendido por toda España en pocos meses, si no hubiesen existido los Autos de Fe de Valladolid y Sevilla. Esto no es ninguna exageración.




    Así lo afirmaba el inquisidor General asturiano Fernando de Valdés y el historiador católico Gonzalo Illescas que ya ven en las “herejías del maestro Juan de Oria y los alumbrados de Guadalajara y Toledo la “simiente” de estas herejías luteranas”.




    La Reforma española supuso el mayor avivamiento de todos los tiempos en la vida espiritual de España. Esto no es una exageración de un historiador protestante. Lo demostraremos con unas citas, pero dejaremos siempre flotando en el aire de esta Conferencia, algo que no tenían otras naciones: la sociedad de los conversos de judíos conocedores de las Escrituras Sagradas, de alumbrados, erasmistas y la revolución social y política de los Comuneros, que fueron la espada de Damocles reformadora.




    Es necesario aclarar que, si la Reforma alemana y suiza fue larga y lenta, la Reforma en España eclosionó en muy pocos años hacia proposiciones claramente “heréticas” radicales o luteranas o calvinistas al margen de que los inquisidores, sus intérpretes y perseguidores, difuminasen la herejía y la fraccionasen convenientemente durante los cuarenta años primeros del siglo. En estos años primeros del siglo XVI se presentía y se reconocía la “herejía” pero no se quería hacer visible, disfrazándola de expresiones tales como “palabras malsonantes”, “escandalosas” “sabor a herejía” y en los casos más evidentes se declaraba como “herejía luterana” a partir del Edicto de 1525. Consideremos estas afirmaciones.









    EL “EVANGELISMO” COMO ESPIRITUALIDAD DEL PROTESTANTISMO, FRENTE A LA MÍSTICA Y LA ASCÉTICA




    En las primeras décadas del XVI también en España aparecen un grupo de personas sensibles a la espiritualidad del momento que se encaminan por la vía del “evangelismo”, tales como Juan de Valdés, Juan de Ávila, Bartolomé de Carranza o Constantino Ponce de la Fuente, por citar los más representativos. Sin embargo, en el caso de Valdés dice José C. Nieto (i) “el valdesianismo no es un movimiento “católico” o “católico Romano” de reforma en el seno de la Iglesia, sino un intento de fundar y edificar una “iglesia cristiana” independiente del Papa y de la tradición católico Romana apoyada en normas y escatologías, con la doctrina de la justificación por la fe como único fundamento (ex fide sola). Solamente este principio asienta a la “iglesia cristiana” sobre su auténtica base, es decir sobre el propio Cristo”. Afirmar que el valdesianismo era un “evangelismo católico Romano”, como algunos historiadores se han atrevido a decir, es absolutamente incorrecto”.




    Cuando los estudiosos definen una larga serie de espiritualidades y especialmente recurren y ensalzan la mística española ubicada en este siglo, creemos que cometen un típico y reiterado desacierto ya que, la mística como tal, adquiere su auge a partir del siglo XVII. ¿Es que acaso fue místico fray Luis de León, cuando casi toda su obra es bíblica, filológica y exegética? De los nombres de Christo, Exposición del Libro de Job. In Psalmum vigesimumsextum explanatio. Cantar de los cantares... El siglo XVI es por tanto el siglo de la espiritualidad evangélica, la vuelta a los textos del Antiguo y Nuevo Testamento y a una adoración en espíritu, interior y no externa.




    El católico Melquíades Andrés Martín en La Espiritualidad Española en tiempo de Carlos V dice: “La espiritualidad española ha sido presentada con mucha frecuencia desde los alumbrados, Erasmo, los protestantes y la Inquisición, es decir, desde fuera y no desde dentro de ella misma. Esas corrientes forman parte de su realidad, pero no son el todo ni lo más importante. Frente a la espiritualidad de Erasmo, basada en poca oración, mucho estudio y abundante critica, la española acentúa la oración y el amor, y proclama que tanto tienes de amor cuanto de oración. El Enquiridion es una metodología, la mística española, una experiencia. Un verbo podría ilustramos en este terreno: ut te transformeris; en Erasmo tiene sentido activo: que tú te transformes; en nuestros místicos, pasivo: que seas transformado. Dentro de la espiritualidad erasmiana no hubiera encontrado sitio la mística española”- termina diciendo Andrés Martín-.




    Tampoco hubiera encontrado asiento el evangelismo en la espiritualidad erasmiana basada en normas de urbanidad cristiana. La experiencia mística también tenía un método: el purgativo, el iluminativo y el unitivo, por lo que tampoco el ser transformado podía ser sola gracia y sola fides evangélica.




    Así pues los dos conceptos con los que Melquiades Andrés introduce la experiencia del ser trasformado o divinizado son ajenos al evangelismo que buscaba la salvación (la salud eterna del hombre por la gracia de Dios) y no la divinización (hacer al hombre Dios o cierta unión inefable del alma con Dios por el amor).




    El mismo Cipriano de Valera reconocerá la obra de Cisneros en la Biblia Complutense, impresa en 1515, y el cambio de mentalidad que produjo en el estudio y la espiritualidad, pero dejará clara su posición teológica y el efecto de ese evangelismo en España:






    “Esta Biblia fue el único instrumento y medio que Dios tomó para renovar el estudio de las lenguas y de las buenas letras que en aquel tiempo estaban al rincón, comidas de polilla y cubiertas de moho; y allí los doctos comenzaron a dejar la teología escolástica, que consiste en vanas e intrincadas especulaciones sacadas de la filosofía inventada por los hombres, sin ninguna Palabra de Dios; y se dieron a la verdadera teología, que es la lección de la Sagrada Escritura. (Más adelante dice En nuestra España, muy muchos doctos, muy muchos nobles y gente de lustre e ilustres han salido por esta causa en los Autos. No hay ciudad, y a manera de decir, no hay villa ni lugar, no hay casa noble en España, que no haya tenido y aun tenga algunos que Dios, por su infinita misericordia, haya alumbrado con la luz del Evangelio. (Stockwell, 1951, pág. 149)






    Bataillon, sobre el “evangelismo” de Valladolid y Sevilla, dice que era seguido por personas de la aristocracia y las órdenes religiosas y que proclamaban una salvación por la “fe sola”; sin embargo, dice que no se puede hablar de “comunidades protestantes” a este movimiento, lo cual falsearía su imagen. No sabemos el sentido exacto que quiere dar Bataillon a “comunidades protestantes”, porque si se pretende decir que no había una organización establecida y funcional, estamos de acuerdo, pero eso no presupone que no hubiese una especie de “conventículos”, congregaciones o pequeñas iglesias en las casas y en los conventos, cuyo estudio de la Escritura y de otras lecturas de reformadores, que se habían esparcido con sorprendente rapidez, se efectuase con regularidad. En Sevilla se hablaba de la “iglesia chiquita que vivía de la grande,” porque muchos clérigos conversos a la fe evangélica seguían siendo beneficiados de los diezmos y prebendas de la iglesia romana. Tengo referenciados unos 200 lugares de culto donde hubo españoles reunidos. Creo que Bataillon fue el que mejor ha descrito la espiritualidad de este siglo, pero más tarde tendrá que reconocer al profesor José Nieto que este siglo es el siglo del Evangelio. Nunca del erasmismo y de la mística.




    No podemos menos que citar a Tomás M’Crie quien aclara mejor el concepto de “comunidades evangélicas” cuando dice:






    “Por los hechos que hemos presentado, el lector habrá podido apreciar la extensión que alcanzó la propagación de la doctrina reformada en España y la respetabilidad, tanto como el número de sus discípulos. Tal vez no hubo nunca en ningún otro país, una proporción tan grande de personas ilustres, tanto por su rango, como por sus conocimientos, entre los convertidos a una religión nueva y proscrita. Esta circunstancia ayuda a entender el hecho notable de que un cuerpo de disidentes que no debió de bajar de las 2000 personas, diseminadas sobre un extenso territorio y vagamente relacionadas entre sí, hayan podido comunicar sus sentimientos y realizar reuniones privadas, durante una cantidad de años sin ser sorprendidos por un Tribunal tan celoso y vigilante como el de la Inquisición”.






    OTRO TEXTO SOBRE LA IMPORTANCIA Y EXTENSIÓN DE LA REFORMA EN ESPAÑA

    V. Vázquez de Prada (ii) dice de Marcos Pérez, un marrano español en Amberes:






    “Informaciones recibidas en Amberes y trasmitidas a la Inquisición española, revelaban que, hacia 1566, (Después de los grandes Autos de Fe de Valladolid y Sevilla, fijémonos en este detalle) un tal Marcos Pérez, personaje de antecedentes judíos, muy conocido en los medios comerciales y religiosos de Amberes en relación con los secretarios del Conde de Brederode, expedía libros calvinistas a varios corresponsales en España. Se decía que había enviado por mar o por tierra unos 30.000 ejemplares de la Institutio Religionis Christiane de Calvino. Un flamenco, establecido en Sevilla de nombre Thilman (¿o Wilman?) y otro cuyo nombre se ignoraba, eran de los más implicados; el primero los vendía en Sevilla y en Medina del Campo y el otro personaje los pasaba por la frontera pirenaica, hacia Aragón y Navarra”.






    Estos textos nos llevan a suponer que no solo los humanistas de la universidad de Alcalá, los franciscanos de Castilla o los Jerónimos de Sevilla, fuesen evangelizados con las enseñanzas de Erasmo, Lutero y Calvino mediante esta literatura tan profusamente enviada, sino que en estos u otros lugares tenían abundante cosecha en movimientos como los “alumbrados” y “conversos de judíos y de moros”.




    Sin embargo, antes que los alumbrados, Pedro de Osma, profesor de Salamanca en su libro “De confesione”, ya estructura una doctrina teológica netamente evangélica. Osma tocó los temas de las indulgencias, purgatorio, la confesión, sobre la Iglesia Romana y el Papa. Que no era cosa baladí lo que decía Pedro de Osma, se refleja en el hecho de que maestros, doctores y teólogos, el 22 de mayo de 1497 fueron citados en número de 58 personalidades. En los palacios arzobispales de Alcalá de Henares, se reunieron para combatir al “hombre loable por su sciencia y honestidad de vida” según Hernando del Pulgar. El libro fue quemado y su doctrina considerada herética. Menéndez Pelayo termina diciendo:






    “Pedro de Osma no fundó secta ni tuvo discípulos, ni es más que un hecho aislado, como voz perdida de los wiclefitas y husitas en España. Pero al rechazar la infalibilidad de la Iglesia, no ya de su cabeza, la potestad de las llaves, las indulgencias, y reducir la confesión sacramental a los pecados ocultos y no de pensamiento, destruyéndola casi con tales límites, cortapisas y laxitudes, precedía y anunciaba a los reformistas. Es en este sentido el primer protestante español.”






    Añadiremos que el afán de Osma era el mostrar la autoridad de las Escrituras y el concepto evangélico del arrepentimiento, por encima de la institución humana y el poder las llaves.









    LA PRONTA PROPAGACIÓN DEL LUTERANISMO Y CALVINISMO




    No dejaremos tampoco de citar al católico Gonzalo de Illescas que en su “Historia Pontifical” escribía:






    “En años anteriores, alguna vez se prendieron en España herejes luteranos en número mayor o menor, y fueron quemados, pero estos eran extranjeros, alemanes, holandeses o ingleses. A continuación, se enviaron al patíbulo gentes pobres y de cuna humilde, y les ponían los sambenitos en prisión; pero en los últimos años hemos visto llenas las prisiones, los patíbulos y aún los quemaderos de hombres notables y, lo que es más lamentable, de personas que según el sentido del mundo sobresalían mucho de otros en instrucción y virtud...Y eran tan numerosos que, si todavía se hubieran esperado dos o tres meses más en combatir esta plaga, esta peste se hubiera extendido por toda España y nos hubiera traído la desgracia más dura que jamás le habría herido.”






    Esta abundancia de citas tiene la intención de ser un contrapeso a la unicidad religiosa que el libro Los Heterodoxos de Menéndez Pelayo proclamaba y de Bataillon “Erasmo y España” sobre los disidentes religiosos españoles considerándolos solamente erasmistas. Los demás herejes solamente habrían estado en la imaginación de los inquisidores, quienes habrían exagerado con la rápida expansión de la Reforma, cuando aquellos herejes eran al fin y al cabo católicos erasmistas. Este libro de Bataillon, sin embargo, fue el que me hizo comprender la Reforma española, pues pude ir viendo que los que él llamaba erasmistas morían en las hogueras por luteranos convencidos.




    Hemos citado al principio el movimiento comunero, que solo duró un año mientras esta Reforma del s. XVI duró al menos un siglo. Solo unas palabras. José Nieto en su obra “El Renacimiento y la otra España” citada varias veces, considera que este tema del movimiento comunero no está cerrado historiográficamente. Pero aún menos estudiados son los elementos religiosos y sus ideas de libertad no solo política sino religiosa. Muchos autores se han preguntado por lo que hubiese sido España con aquellas ideas políticas, económicas y sociales, pero es lamentable que casi nadie se haya preocupado no solo por un movimiento en busca de la libertad religiosa sino también del éxito de la Reforma en España si esta revolución hubiese triunfado. Sin lugar a dudas Nieto tiene las mismas preocupaciones que nosotros en este capítulo y se atreve a decir que la historia de los comuneros pertenece también a la historia de la Reforma en España.








    Obama y Merkel, en la celebración de #500Reforma en Berlín
    Un coloquio preparado por la Iglesia protestante alemana y la fundación del expresidente de EEUU, coincidiendo con los actos de los 500 años de la reforma protestante.

    FUENTES Associated Press BERLÍN 09 DE MAYO DE 2017 22:00 h
    Obama y Merkel en la Puerta de Brandemburgo en 2013 / Evan Vucci, AP Photo

    El expresidente estadounidense Barack Obama participará este mes en Berlín en una mesa redonda con la canciller alemana Angela Merkel, en el marco de una conferencia de la iglesia luterana organizada por los 500 años de la Reforma protestante en Alemania.




    El principal obispo luterano de Alemania, Heinrich Bedford-Strohm, ha dclarado que la participación de Obama "subraya cómo estamos celebrando de forma internacional los 500 años de la Reforma".




    La iglesia protestante alemana celebra de forma bianual su encuentro nacional. La edición de este año se celebrará del 24 al 28 de mayo en Berlín y en la ciudad de Wittenberg, en la que el entonces monje agustino Martín Lutero presentó sus 95 tesis contra el uso de indulgencias en la iglesia católica hace ahora casi 500 años.




    El coloquio ha sido preparado de forma conjunta por la Iglesia protestante alemana y la fundación del ex presidente Obama.




    Obama ha sido miembro de la comunidad protestante en Chicago y, según él mismo ha manifestado, leía y consultaba regularmente la Biblia durante su gestión como presidente. Merkel, hija de un pastor protestante, ha hecho siempre pública su defensa de la fe cristiana, y asiste a los encuentros nacionales de la Iglesia Evangélica alemana.









    DEMOCRACIA Y RESPONSABILIDAD CIUDADANA




    El ex mandatario norteamericano y Merkel abordarán el tema de la democracia y la responsabilidad ciudadana local y globalmente en un evento que tendrá lugar junto a la emblemática Puerta de Brandemburgo el 25 de mayo.




    En ese mismo entorno Obama dio un discurso como presidente en 2013, han explicado la Iglesia luterana alemana y los organizadores de la conferencia Kirchentag de los protestantes de Alemania.




    Obama visitó Alemania seis veces como presidente. En su primer viaje, en 2008, pronunció un discurso de campaña electoral al que acudieron unas 200.000 personas en Berlín.




    El portavoz de Obama, Eric Schultz, ha informado que en las próximas semanas se publicarán "detalles adicionales" sobre la visita de Obama a Europa.









    ESTAS EN: Protestante Digital - INTERNACIONAL - Obama y Merkel, en la celebración de #500Reforma en Berlín


    Última edición por Lancastrian; 22/09/2017 a las 19:44

  7. #22
    Senyor de lo Regne Avatar de Lancastrian
    Fecha de ingreso
    11 abr, 06
    Ubicación
    Wigan en Inglaterra
    Mensajes
    4,047
    Soli Deo Gloria en 120 voces unidas
    El Coro de la Reforma de Galicia se presenta en el teatro Colón de A Coruña este domingo: “No solo queremos cantar, sino contar lo que Dios ha hecho en nuestra vida”.



    Las actividades del quinto centenario de la Reforma organizadas por las iglesias evangélicas de Galicia se desarrollan esta semana en A Coruña. Junto a la exposición itinerante de Biblias y un ciclo de conferencias, se presentará el domingo el concierto del Coro de la Reforma.




    El coro está compuesto por 118 voces y seis músicos de diversas iglesias evangélicas de todas las provincias de Galicia, en un esfuerzo destacable con un objetivo claro. “Este es un año muy marcado en el calendario que podemos aprovechar para transmitir el mensaje de Jesús y la salvación que se encuentra en él”, explica Jonatán Recamán, uno de los coordinadores del Concierto y pastor evangélico de la iglesia de Asamblea de Hermanos de Pontevedra.




    El Coro ha sido formado especialmente para esta gira de conciertos durante el año 2017. Ya se ha presentado Marín, Ourense, Pontevedra y Vilagarcía, y este domingo, en A Coruña, estará en A Coruña, estará en el Teatro Colón, con previsión de llenar su aforo.

    CANCIONES CON MENSAJE




    El repertorio de canciones que presenta el Coro de la Reforma se nutre de música contemporánea, en distintos estilos, con un hilo conductor: las “cinco solas” de la Reforma. “Hay canciones que resaltan el dar la gloria a Dios por su salvación, otras que exaltan la gracia de Dios, otras que enfatizan a Jesús como único mediador entre Dios y los hombres, y otras que destacan la salvación solo por la fe. Todo partiendo de la Palabra de Dios”, explica Jonatán Recamán.




    El director del coro es Emilio Lagos, quien cuenta con una amplia
    experiencia dirigiendo corales, aunque no siempre se da la oportunidad de dirigir a casi 120 voces. Es destacable que hay hasta tres generaciones en el coro. “Está siendo una experiencia excelente, muy bonita”, dice el director, que considera que esta experiencia intergeneracional también conecta con un público muy amplio.




    Algunas de las canciones se cantan en las iglesias evangélicas, que siempre han dado importancia al canto congregacional y a la experiencia dirigiendo corales, aunque no siempre se da la oportunidad de dirigir a casi 120 voces. Es destacable que hay hasta tres generaciones en el coro. “Está siendo una experiencia excelente, muy bonita”, dice el director, que considera que esta experiencia intergeneracional también conecta con un público muy amplio.




    Algunas de las canciones se cantan en las iglesias evangélicas, que siempre han dado importancia al canto congregacional y a la expresión de sus doctrinas con la música. “Como iglesia nos ayuda a alabar a Dios. Las canciones tienen la virtud de que muchas personas podemos decir lo mismo a la vez”, dice Jonatán Recamán. Por ello, cree que estas canciones destacan no solo por us belleza musical sino por tener un mensaje “de esperanza, precioso, porque a pesar de nuestro pecado, Dios muestra su gracia al enviar a su Hijo a morir en nuestro lugar. Esto es algo que la gente necesita escuchar”, afirma.




    NUEVE CIUDADES




    Otro de los puntos positivos es la colaboración entre los participantes. “A nivel de comunión, es bonito ver a hermanos de distintas iglesias que se han unido a este proyecto, que implica mucho más que los nueve días de concierto”. Horas de ensayo, viajes, y el reto de despejar agendas que suelen estar muy cargadas... “pero con una muy buena actitud, y teniendo claro que el propósito es predicar a Cristo”, comenta Jonatán Recamán.




    “El objetivo no solo es cantar, sino contar lo que Dios ha hecho en nuestra vida”, concluye Emilio Lagos.




    El de A Coruña será el quinto concierto de esta gira, quedando todavía varias oportunidades para escuchar al coro en directo. Ferrol, Santiago, Vigo y Lugo son las ciudades donde se presentará próximamente el Coro, junto con las demás actividades programadas para conmemorar la Reforma en Galicia.






  8. #23
    Senyor de lo Regne Avatar de Lancastrian
    Fecha de ingreso
    11 abr, 06
    Ubicación
    Wigan en Inglaterra
    Mensajes
    4,047
    500 años de la Reforma en España (1)
    Hemos recibido una herencia histórica tan deformada que en pleno siglo XXI tenemos que defender nuestra Reforma como si esta no hubiese existido.

    Permitidme titular esta Conferencia: Defensa de la Reforma protestante española. Es el único tema que me resulta menos simpático o empático, pero debo hacerlo, si queremos salvar nuestra Reforma del olvido. Antes de que la distancia empañe la mirada que se vuelve hacia aquel siglo, atenuando el estruendo de las voces de los alguaciles de la Inquisición, de las armas, de los ejércitos, encubriendo la risa de los poderosos y los gritos de los condenados, dejarme vindicar la Reforma del siglo XVI.

    Me hubiese gustado tratar sobre “La doctrina valdesiana del Beneficio de Cristo” La Teología de Servet. La novela picaresca en los protestantes españoles. La lírica en Pedro de Orellana. Los grandes traductores protestantes españoles. La Reforma radical, en nuestros teólogos protestantes, etc, pero debemos comenzar por el principio: Vindicar la Reforma en España. Y permitid dedicarla a vosotros, jóvenes.



    En su admirable libro “El saco del ogro”, aquel genial escritor católico que fue Giovanni Papini dice: “Toda generación tiene un mensaje divino que llevar a la ciudad de los hombres, y todo joven es, en este sentido, un ángel, aunque sea rebelde o caído. Pero este mensaje se queda casi siempre en enigma y música, sin poder fecundar la costra de la tierra. Y, sin embargo, el único secreto para que el alma no se muera –y no corrompa el cuerpo con su putrefacción- consiste en permanecer fieles a la propia juventud. Esta fidelidad se llama genio. Pero pocos hombres fueron verdaderamente jóvenes, y ésos, por brevísimo tiempo. El genio consiste en salvar una lengua (chispa) de de aquel fuego y hacer con ella una antorcha que nunca se apague”.




    ¡Vosotros jóvenes!, que no sois almas deformadas ni envilecidas por la mediocridad ciudadana, os toca coger la antorcha de la Reforma y hacer que nunca se apague. La Reforma al sacar a luz el Evangelio, encadenado y escondido del pueblo, hizo que todas las demás facetas de la vida humana floreciesen hasta ser considerado aquel siglo El siglo de Oro.




    Echad tallos y ramas, sobre aquellas raíces de la Reforma, antes de que presenciemos el lento suicidio de un pueblo, al que han querido hacer desaparecer muchas veces, engañado mil veces por atractivos sofistas, mermado y desolado hasta 500 años después de aquel día de la protesta en forma de 95 tesis. Cultivad vuestro espíritu, pero no dejéis de cultivar vuestra mente; ambas facultades son las únicas que ennoblecen y redimen a las razas y a las gentes y serán las que os harán grandes en la Historia y os darán una corona incorruptible en los cielos.




    Dejadme ahora, seguir explicando y defendiendo aquella Reforma española que nos pertenece y que ha sido casi borrada y olvidada por muchos.




    La importancia de la Reforma en España es inversamente proporcional al poder de sus detractores para destruirla, difamarla y ocultarla. Hemos recibido una herencia histórica tan deformada que en pleno siglo XXI tengamos que defender nuestra Reforma como si esta no hubiese existido. La misma Universidad Complutense de Madrid que todos los años tiene una semana de Conferencias sobre la Reforma, eludía los primeros años este hecho diciendo que hubo erasmistas, alumbrados y algunos luteranos, pero que ni la Inquisición sabía distinguir.




    Ya va siendo oportuno rescatar para la “ciencia española” la idea perversa de Menéndez Pelayo, al que han seguido una reata de serviles aduladores, cuando afirmaba que la Inquisición no quemó personas evangélicas de gran relieve. Nosotros creemos que quemó a las de gran relieve y valía en todas las ciencias antiguas y nuevas de la España del Quinientos. Si no quemó a todos es porque algunos de nuestros protestantes fueron librados por el poder de Dios de aquella terrible maquinaria inquisitorial. Decía el santanderino:



    Protestantes: Ni uno sólo de los que algo valieron fue chamuscado por la Inquisición. Juan de Valdés murió tranquilo y sosegado en Nápoles. A Servet le tostó Calvino. El doctor Constantino Ponce de la Fuente murió en las cárceles, y lo que quemaron fue su estatua. Juan Pérez, Casiodoro de Reina, Cipriano de Valera, etc., anduvieron casi toda su vida por el extranjero. Ninguno de ellos era un sabio del otro jueves. Total, de sabios protestantes quemados, cero.”






    Se olvidó Menéndez Pelayo de otros 1500 protestantes españoles que yo he recogido en mis dos tomos sobre “Los protestantes y la espiritualidad evangélica en la España del siglo XVI” (que pueden bajar gratis de Internet) y que hemos tomado algunos en orden alfabético comenzando por la A, y como botón de muestra de estas 1500 biografías. Posiblemente nunca oyeron hablar de algunos de ellos.




    Mateo Adriano que enseñó hebreo a Lutero y discutió con él sobre la justificación por la fe. Entre los principales gramáticos europeos de hebreo en el siglo XVI aparece Mateo Adriano al lado de Cinq-arbres,Sanctes Pagnini, Juan Reuclin o Cantalapiedra. Santes Pagnini, fue el primero en traducir de los originales y dividió el texto
    bíblico en capítulos y párrafos (A,B,C…) y Servet revisaría y anotaría de nuevo en 1542. Dio clases en la Universidad de Wittenberg por 1520 y dice Menéndez Pelayo que fue profesor de hebreo y de medicina, siendo su luteranismo evidente pues nadie entraba en esta Universidad, donde daban sus clases Lutero y Melanchton, sino no era creyente reformado.

    María Arias. Se sabe de varios comentarios a la Biblia, en especial el Comentario a los Evangelios. Muy alabado este Comentario por Felipe Melanchton.




    ARQUER, Segismundo. Colabora en la Cosmographia del luterano Sebastían Münster con una breve monografía, “Sardinae brevis historia et descriptio (Basilea 1550)




    BELA, Jacques de. Elaboró Bela un Diccionario y una Gramática vasca y se conocen unos enormes manuscritos de cuestiones teológicas, morales, médicas y científicas, gran gramático y protestante vasco del que también se conocen varias obras de Derecho.




    CARRASCÓN (El Carrascón) Tomás. (sued.Fernando Texeda). −El Carrascón. Obra que pueden bajar de Internet. Google Libros. EL obispo de Lincoln, Juan Willians, le tuvo de maestro de castellano y bajo su mandato se tradujo al español el “Libro de oración comun”. Además, Tomás Carrascón se incorporó a la Universidad de Oxford
    presentando su grado de bachiller en teología por Salamanca, publicando “Texeda retextus”, el latino “Hispanus conversus” (El español convertido) y un opúsculo Scrutamini Scripturas.

    CASTILLO. Juan del. Se conocen cinco Cartas de aliento en medio de la persecución. Se desconoce su obra que debió de existir al ser preceptivo tener obra escrita para ser catedrático en Alcalá, Roma, Colonia y París. Es importante no olvidar que ya no eran ideales iluministas o alumbrados, sino doctrinas luteranas conscientemente aceptadas tanto por el Almirante de Castilla don Fadrique Enríquez, María de Cazalla, Petronila o Juan del Castillo, los cuales como el Duque “estaban en lo de la salvación general con lo de Luctero e que no desconformaba en sentirlo”.




    En los folios acusadores de Diego Hernández que entregó a la Inquisición con el título “Cohors sive factio lutheranorum” y delata a 70 personas de relieve, comenzaban así: “El maestro Juan del Castillo me dijo que, si se le prendiese, él moriría en la secta luterana, alabando a Dios y, si fuera quemado vivo, no revelaría los nombres de ninguno de los que él sabía eran de su secta, para que ellos pudieran seguir viviendo y extender y glorificar a Dios y que si
    no fuera por la Inquisición él mismo predicaría esto, pues había más penas para los luteranos en España que en Alemania, él mismo como lo hizo Juan López de Celaín se dejaría quemar y moriría en la secta como un noble y no traicionaría a nadie”. Fue quemado en 1535 atado a la estaca, tanto por naturaleza de sus herejías como por haberse escapado de la Inquisición.



    CASTRO SALINAS, Juan. Cabe señalar que la traducción atribuida a Francisco de Enzinas “Las Vidas... de Plutarco, fue publicada bajo el seudónimo de Juan Castro de Salinas, posiblemente el hijo de Enzinas, por lo cual parece que debemos atribuir a éste Los ocho libros de Thucydides Atheniense, que trata de las guerras griegas entre los Athenienses y los pueblos de la Morea, traducido por Juan Castro Salinas.




    CONQUES, Jerónimo. La versión catalana o valenciana del libro de Job, parece que este autor ya la había publicado en 1557 y aparecerá en el índice expurgatorio en 1559.




    CORRO, Antonio del. (Sevilla 1527-Londres 1591) Uno de los más sobresalientes reformadores. Por 1558 y 1559 estudiará en la Academia calvinista de Lausana. Después sería recomendado por el mismo Calvino para la corte de Juana de Albret, dando clases al que sería rey de Francia, Enrique IV, contando con las simpatías de la reina Juana de Albret. En la ciudad de Nerac redactó unas Reglas Gramaticales para aprender la lengua española y Francesa (Oxford: Joseph Barnes, 1586). “En 1581 obtuvo una prebenda de la Iglesia de Inglaterra, donde terminó sus días como anglicano, tras su paso por el calvinismo. Por una carta fechada en 1583 se sabe que en esa fecha continuaba dando clases en Oxford. Al final de sus días, trabajó en nuevas ediciones de sus obras; en 1591 editó una revisión del Diálogo de las cosas ocurridas en Roma de Alfonso de Valdés.




    Juan Díaz. El personaje de Juan Díaz, tiene un atractivo añadido y es que su asesinato a manos de su propio hermano el cura, inducido por las hábiles intrigas de Roma, sobrecogió a toda Europa. Reconocerá finalmente Menéndez Pelayo, la afirmación de su biógrafo Senarcleus, que Juan Díaz excedía a todos los españoles en el conocimiento del hebreo. También Méndez Bejarano afirma que Díaz en París ya gozaba de cierta reputación como teólogo. Díaz era de Cuenca, como los hermanos Valdés y también Constantino Ponce, todos ellos reformadores. El primer contacto con la Reforma, como les ocurrió a muchos estudiantes españoles en París, fue a través de los libros reformados, especialmente los de Melanchton.




    Reconoce finalmente Menéndez Pelayo que Díaz era un teólogo de prestigio y que tenerlo entre las filas protestantes fue un triunfo de la Reforma, de manera que en la Dieta de Ratisbona los magistrados de Estrasburgo habían enviado a Martín Bucero, y este pidió que le acompañase Juan Díaz.




    Francisco Enzinas. Uno de los primeros protestantes que se codeó con la mayoría de los reformadores. Un gran helenista y hebraísta al que le debemos la traducción del Nuevo Testamento, Libro de Proverbios, Los Salmos (i), Libro del Eclesiástico e infinitas traducciones de obras griegas.




    La relevancia de la literatura de los evangélicos españoles, puede considerarse cuando menos a la altura del Renacimiento europeo y estar en el centro de ese Siglo de Oro español. ¿Les parecen personas del otro jueves- que dice Menéndez Pelayo? – solo este botón de muestra?




    Menéndez Pelayo, paradigma de la investigación de los heterodoxos, para quien todos los relegados pasaron al bando de los “equivocados” de la Historia de España y por tanto no han sido estudiados debidamente, se equivocó al usar la religión al servicio de la unidad de España. Por esta causa minimizó la Reforma en España, afirmando que solo es “un episodio curioso y de no grande trascendencia…Desengañémonos: nada más impopular en España que la herejía y de todas las herejías el protestantismo” -decía- “El genio español –añadía- es eminentemente católico, la heterodoxia entre nosotros es accidente y ráfaga pasajera”, como tenemos repetido.






    Le copiaría esta idea Ortega y Gasset con parecida y repetida expresión:

    “La característica de España no es que en ella la Inquisición quemase a los heterodoxos, sino que no hubiera ningún heterodoxo importante que quemar. Cuando ha habido alguno se iba fuera, como Servet y era fuera donde lo quemaban”.






    Frase maliciosa y falsa pues las hogueras de la Inquisición no se encendieron en España para iluminar, sino para hacer desaparecer y apagar el fulgor y las inquietudes de muchos hombres de ingenio de la modernidad que tuvieron que huir. La hoguera de Servet levantada por Calvino no puede ocultar el bosque de hogueras que durante más de tres siglos dejaron a España en la más lamentable ruina moral, espiritual, política y económica.




    El filósofo Mario Méndez Bejarano consideraba al protestantismo de la Reforma “salpicaduras que no respetaron la blanca veste de la ortodoxia hispánica”, introduciendo el falso concepto de “ortodoxia hispánica” cuando España siempre se había mantenido independiente de Roma. Un ejemplo: Diez años después de iniciada la Reforma, 1527, el mismo católico Carlos V, saqueó el Vaticano, llenó la ciudad de Roma de muerte y putrefacción, se apoderó de sus riquezas entregadas a los Tercios españoles como sueldo pendiente, y destituyó al Papa “guerrero y vengativo”. Así lo llamaban.




    Decíamos anteriormente, que la incomprensión del protestantismo del siglo XVI se ha manifestado de diversas maneras historiográficas que en ocasiones han rayado en la injuria. Sin embargo, resulta más doloroso contemplar que, autores actuales, hagan revisiones históricas tan mezquinas como lo hace Henry Kamen (ii). Así reduce y explica el protestantismo del S. XVI este autor:






    “Había, por supuesto, algunos herejes convencidos –entre ellos el noble Centelles, quemado en Valencia en 1564 y fray Cristóbal de Morales, quemado en Granada en 1571, pero menos de una decena de españoles fueron condenados a la hoguera por luteranos al final de la centuria fuera de los casos de Valladolid y Sevilla. Otros – como fray Pedro de Orellana (1496-1561), que estaba algo chiflado y pasó veintiocho años en las cárceles del Santo Oficio- fueron detenidos por infracciones que comprendían la sospecha de “luteranismo”, pero sin que pudiera hallarse en ellos creencia luterana alguna”. Resumimos nosotros: que no hubo ningún luterano.






    ¿Se puede vilipendiar y rebajar al protestantismo español de otra manera más sórdida, como lo hace Kamen, al resumirlo en cuatro líneas y mezclando todas las fechas? ¿Cómo es que ignora que toda la lírica del siglo XVI descansa en las estrofas “a lo divino” de este desdichado luterano, Pedro de Orellana (iii) , al que llama Kamen “chiflado”? ¿Es que veintiocho años de cárcel podían dejar a un ser humano razonable y moderado? Sobre todo, usa Kamen el recurso de la estadística para decir que no fueron quemados muchos. Indudablemente por estas fechas de finales de siglo, no se quemaba a casi nadie (simplemente los metían en la cárcel y los dejaban morir) porque no era necesario dar escarmientos. La Inquisición poco a poco había ido controlando y modelando la sociedad, de tal manera, que las delaciones (denuncias) se hacían constantemente por miedo, formalismo o envidia, sin necesidad de indagaciones in situ de los inquisidores.




    Pero más dolorosa resulta la visión del protestantismo actual, ignorante de la historia de la Reforma española del s. XVI y sin embargo atrevido en repetir las mismas falsedades. Para vergüenza nuestra lo digo. Se nos ha remitido la segunda ponencia, del VIII Congreso Evangélico donde se nos dice; Juzguen ustedes como resume la Reforma española del siglo XVI:






    En la Universidad de Alcalá se formaría una clase intelectual y humanista sensible a algunas de las inquietudes de la Reforma, como ilustra el itinerario de los hermanos humanistas Alfonso y Juan de Valdés. Estas inquietudes autóctonas conectaron con los principios del incipiente protestantismo europeo, pero no pudieron prosperar. Es difícil etiquetar como protestantes a los hombres y mujeres que en aquellos años fueron perseguidos por la Inquisición, puesto que, en la mayoría de los casos, jamás tuvieron ocasión de presentarse a sí mismos como tales.






    Si este autor o autores protestantes hubiesen leído El “Corst sive fatio luteranorum” y lo que acabamos de leer de Juan del Castillo, quien prefería morir en la estaca como luterano, se daría cuenta que, de los 70 acusados por Diego Hernández de esta Universidad, todos prefieren morir en la fe de Lutero. ¿Son difíciles de etiquetar estos luteranos? ¿Acaso se pueden etiquetar a los luteranos europeos hasta la Dieta de Amsburgo en 1530, donde Lutero empieza a perseguir la Reforma radical? Espero sepan rectificar en este Congreso.




    La espiritualidad de los protestantes españoles llamaba la atención a los inquisidores. En los márgenes de las obras expurgadas o de la simple correspondencia que se les encontraba, se anotaban frases como: “este hablar muy a lo espiritual es luterano” y muy a renglón seguido se hallaba otro punto fundamental de esta piedad evangélica que era “el hablar de las cosas de Dios al margen de la iglesia”. Como expresará Juan López de Celaín, (luterano quemado en 1530) en carta al Almirante de Castilla, estaba todo dispuesto para la “reformación de la verdadera cristiandad” en España.




    En 1997 José Nieto publica El Renacimiento y la otra España (iv) y considera que la historiografía de la Reforma ha estado polarizada entre quienes prueban que hubo protestantes y los que manifiestan que en España no hubo protestantismo o luteranismo. Dice Nieto que el ensayo de Unamuno “En torno al casticismo (1895)” es importante por su forma de concebir la historia, sus ideas y su visión sobre España. Pero Unamuno no estaba interesado en la historia como desarrollo histórico, sino en la historia eterna o intrahistoria”, una historia que no se contamina con su desarrollo histórico. Sin embargo, Nieto considera que Unamuno con esta intrahistoria eterna no tiene nada de original sino de tradicional y que con otras palabras viene a decir lo mismo que Menéndez Pelayo en los Heterodoxos. Dice Nieto : -¿Qué sabía Unamuno de los Alumbrados? Nada. Unamuno sigue el juicio de Menéndez Pelayo como lo hizo Ortega y Gasset. Unamuno atacó la heterodoxia sin conocerla y sin preocuparse por investigarla de primera mano. Alumbrados, pseudo-místicos y protestantes eran casi lo mismo para Unamuno. Dice Nieto que don Miguel hace una breve referencia de refilón sobre “que un protestante, Juan de Valdés, inició la lingüística castellana” o que Juan de Lizarraga tradujese al vascuence el Nuevo Testamento, pero no mencionará las traducciones de Francisco de Enzinas y Juan Pérez de Pineda del Nuevo Testamento, la traducción de la Biblia de Casiodoro de Reina y la revisión de Cipriano de Valera. Termina diciendo Nieto que con eso demuestra la falta de interés por los heterodoxos por parte de un heterodoxo como él. Se pregunta Nieto por qué no fueron para Unamuno, los heterodoxos castellanos, tales como Valdés, Díaz, Enzinas, Pérez de Pineda, Constantino o Servet los primeros “reveladores de lo eterno del alma” ya que Teresa de Ávila o Juan de la Cruz no solo fueron tardíos, sino que se agotaron bien pronto. ¿Por qué rechazó Unamuno las posibilidades de una norma “de lo eterno” heterodoxa?




    Unamuno y Ortega, aunque niegan la importancia de la Reforma en el siglo XVI, como ya hemos visto, se dan cuenta de su necesidad. En 1907 escribe Ortega a Unamuno:






    “En España no habrá cultura mientras no haya lucha religiosa- dice usted-; cuidado: en España no se verá la cultura hasta que el pueblo se divida en dos. No se dividirá en dos mientras no haya protestantismo español y no habrá este mientras no haya teología y exégesis protestante españolas. Eso ya era así en el siglo XVI, ¿cómo no ha de serlo en el XX” (Marburgo 3 de enero de 1907) (v)






    Este texto que nos reconcilia con estos dos grandes pensadores, pero reclama al protestantismo español mejores estudios de teología y exégesis propias, dentro de una mayor preocupación por la cultura.




    ---------------------------




    (i) Los Salmos de David. Metrificados en lengua castellana. Por Juan Le Quesne. 1606

    (ii) La Inquisición Española: una revisión histórica. Henry Kamen. Editorial Crítica, 2005, pág,100

    (iii) La obra literaria de Pedro de Orellana Leer más: La obra literaria de Pedro de Orellana

    (iv) El Renacimiento y la otra España. José C. Nieto Editor Librairie Droz, 1997 887 págs. Pág. 151

    (v) Historia de la Iglesia en España, 1931- 1939: La Segunda República, 1931-1936 por Gonzalo Redondo. pág. 368



    VALORA EL ARTÍCULO (2)






    Tweet



    Imprimir
    Enviar

    TAGS
    Manuel De León
    Orbayu
    Reforma Protestante
    España
    #500Reforma

  9. #24
    Senyor de lo Regne Avatar de Lancastrian
    Fecha de ingreso
    11 abr, 06
    Ubicación
    Wigan en Inglaterra
    Mensajes
    4,047


    Coro y Orquesta de la Reforma Protestante, en Valencia.

    La Música de la Reforma recorre Valencia
    El Coro y la Orquesta formados para este 500º Aniversario de la Reforma Protestante inicia su gira de conciertos, que incluye varias presentaciones en la Comunidad Valenciana.

    Valencia La Música de la Reforma recorre Valencia
    El Coro y la Orquesta formados para este 500º Aniversario de la Reforma Protestante inicia su gira de conciertos, que incluye varias presentaciones en la Comunidad Valenciana.

    AUTOR Redacción P+D VALENCIA 04 DE OCTUBRE DE 2017 19:32 h
    Coro y Orquesta de la Reforma Protestante, en Valencia.

    La música está ligada a la Reforma Protestante y eso se está dejando notar en distintos lugares de España, donde han surgido iniciativas de coros y orquestas que sobre todo en este año de conmemoración del 500º Aniversario están presentando su repertorio.




    En Valencia se ha puesto en marcha la Orquesta y Coro de la Reforma Protestante, una iniciativa que desde Almussafes (Valencia) aglutina a miembros de las diferentes iglesia evangélicas de la capital valenciana, su área metropolitana y de las comarcas centrales.




    Formado por 22 instrumentistas y 35 voces, se definen como “enamorados del legado musical protestante”, personas que, asimismo, están involucradas en sus diferentes comunidades cristianas al servicio del culto y la adoración mediante la música.



    Coro y Orquesta de la Reforma Protestante, en Valencia.

    La Música de la Reforma recorre Valencia
    El Coro y la Orquesta formados para este 500º Aniversario de la Reforma Protestante inicia su gira de conciertos, que incluye varias presentaciones en la Comunidad Valenciana.

    Valencia La Música de la Reforma recorre Valencia
    El Coro y la Orquesta formados para este 500º Aniversario de la Reforma Protestante inicia su gira de conciertos, que incluye varias presentaciones en la Comunidad Valenciana.

    AUTOR Redacción P+D VALENCIA 04 DE OCTUBRE DE 2017 19:32 h
    Coro y Orquesta de la Reforma Protestante, en Valencia.

    La música está ligada a la Reforma Protestante y eso se está dejando notar en distintos lugares de España, donde han surgido iniciativas de coros y orquestas que sobre todo en este año de conmemoración del 500º Aniversario están presentando su repertorio.




    En Valencia se ha puesto en marcha la Orquesta y Coro de la Reforma Protestante, una iniciativa que desde Almussafes (Valencia) aglutina a miembros de las diferentes iglesia evangélicas de la capital valenciana, su área metropolitana y de las comarcas centrales.




    Formado por 22 instrumentistas y 35 voces, se definen como “enamorados del legado musical protestante”, personas que, asimismo, están involucradas en sus diferentes comunidades cristianas al servicio del culto y la adoración mediante la música.




    Bajo la dirección musical de Gerson Padilla y la coordinación general de Pau Grau, este coro y orquesta repasa las páginas más conocidas y representativas de la música del protestantismo (destacando los reconocidos autores Johann Sebastian Bach y Felix Mendelssohn).




    En este mes de octubre se realizarán varias presentaciones en Valencia, entre otras fechas confirmadas está el 14 de octubre en el Centro Cultural La Beneficència, y el 27 de octubre en la Catedral de Santa María, ambas en la ciudad.






    Bajo la dirección musical de Gerson Padilla y la coordinación general de Pau Grau, este coro y orquesta repasa las páginas más conocidas y representativas de la música del protestantismo (destacando los reconocidos autores Johann Sebastian Bach y Felix Mendelssohn).




    En este mes de octubre se realizarán varias presentaciones en Valencia, entre otras fechas confirmadas está el 14 de octubre en el Centro Cultural La Beneficència, y el 27 de octubre en la Catedral de Santa María, ambas en la ciudad.

  10. #25
    Senyor de lo Regne Avatar de Lancastrian
    Fecha de ingreso
    11 abr, 06
    Ubicación
    Wigan en Inglaterra
    Mensajes
    4,047

  11. #26
    Senyor de lo Regne Avatar de Lancastrian
    Fecha de ingreso
    11 abr, 06
    Ubicación
    Wigan en Inglaterra
    Mensajes
    4,047


    El Auditori de Barcelona será por un día ‘Castillo fuerte’ de Lutero
    El próximo 18 de octubre el Auditori acogerá el Concierto de Música de la Reforma, con obras de Bach y Mendelssohn junto al “Castillo fuerte” de Martín Lutero.

    El próximo miércoles 18 de octubre se celebrará un concierto muy especial en Barcelona, un acto central en la conmemoración del V Centenario de la Reforma protestante. Se llevará a cabo en el Auditori, uno de los mejores espacios musicales de la ciudad, con una elevada capacidad y excelente sonoridad. Sus organizadores son el Consell Evangèlic de Catalunya, los GBU, la Alianza Evangélica y la Asociación Cultural María de Bohórquez. Hablamos con la diseñadora técnica del proyecto, Eva Sierra.



    ¿Qué tiene de especial este concierto?




    Desde 2012 estamos preparándolo y, gracias a Dios, hemos conseguido reunir a 48 músicos, un coro de 45 voces y cuatro solistas. No va a ser nada fácil que los protestantes podamos volver a reunir en España a una orquesta sinfónica como esta y de tanta calidad profesional. Pusimos todo nuestro empeño en ello por la conmemoración tan especial que estamos celebrando y el Señor nos ha traído hasta aquí de forma increíble. Podría contar varias historias emocionantes de los esfuerzos que algunos de los intérpretes han hecho para estar presentes.




  12. #27
    Senyor de lo Regne Avatar de Lancastrian
    Fecha de ingreso
    11 abr, 06
    Ubicación
    Wigan en Inglaterra
    Mensajes
    4,047
    El protestantismo en la Universidad de Alcalá (2)
    La Universidad de Alcalá se convertía en el primer centro teológico de Europa y por sus aulas pasarían algunos de los protestantes españoles más ilustres de la primera mitad del S. XVI.





    Ahora permitidme soñar con aquellas vidas fugaces, (pues apenas llegaban a los 40 años la mayoría de las veces) pero riquísimas en ingenio, esfuerzo y devoción, que pasaron por esta Universidad. Pedro de Lerma rector de la Universidad alcalaína, que viene de un mundo escolástico que se derrumba por el impacto de la Biblia, máxima autoridad en las cosas de Dios. Sus sobrinos estudiantes en sus aulas Francisco, Diego, Juan y Jaime de Encinas, que han encontrado más libertad que en Lovaina y tienen profesores que aman la Biblia. Pedro de Lerma sería uno de los profesores de Juan de Valdés. ¿Sería el Diálogo de doctrina christiana,(1529) de Valdés que Lerma de seguro leyó, lo que despertó su conciencia a una visión menos escolástica y más paulina de la doctrina cristiana? Francisco de Enzinas es uno de los grandes humanistas europeos, estudiante alcalaíno, después en Lovaina, en Wittemberg y cuidado por Felipe Melanchton. Cada día se descubre alguna obra suya, como El Lazarillo de Tormes investigación hecha por Roland Labarre. También se le han adjudicado a Enzinas cuatro traducciones del Antiguo Testamento además de la traducción del Nuevo
    Testamento: Los Proverbios. Los Salmos. Job y el Eclesiástico publicados en 1550. Sus hermanos Diego, Juan y Jaime también fueron reformadores. Por seguridad tradujeron en varias ocasiones su apellido, así se hicieron llamar Van Eick, Elao, Eichman, Du Chesne, Qaemens y Dryander.



    ¿Se imaginan a estas jóvenes personas en peligros constantes, trabajando día y noche, pudiendo vivir holgadamente en la casa de sus ricos padres solo por engrandecer la nación y honrar a Dios? De Juan de Valdés, con su Diálogo de la Lengua el castellano adquiere naturaleza de idioma rico, culto, que ahora se analiza en su estructura y evolución. ¿Se imaginan a Francisco de Enzinas rescatando para el recuerdo, pues desde 1539 no vivía en España, las historias del Lazarillo de Tomes? Los traductores de la Biblia al castellano desde los originales hebreo y griego moldearon la lengua, la enriquecieron, enseñaron la dulzura y los deleites de un idioma que se hacía sagrado al leer los salmos, mostraba la fuerza, el temor y temblor del Sinaí y la misericordia de Dios expresada en el Sal. 36“Y tú los abrevarás del torrente de tus delicias.9Porque contigo está el manantial de la vida”.



    La Filología y la novela picaresca de los protestantes españoles es le lengua del siglo XVI, la lengua de Cervantes ya es del XVII. Es en este siglo también que el protestante Juan de Luna, en 1619 publica en París sus Diálogos familiares, en los cuales se contienen los discursos, modos de hablar, proverbios y palabras españolas más comunes, muy útiles y provechosas para los que quieren aprender la lengua castellana. La obra va dirigida a Luis de Borbón, sucesor del líder de los hugonotes, Condé, y consiste en doce diálogos de los cuales solamente cinco son de Luna y los siete restantes están tomados de los Diálogos apacibles de John Minsheu que no es otro que el protestante Antonio del Corro. En 1620 Luna publica en la misma ciudad, junto a su versión del Lazarillo anónimo de 1554, una continuación escrita por él, Segunda parte de la vida de Lazarillo de Tormes. Un Lazarillo que dice Menéndez Pelayo es “príncipe y cabeza de la novela picaresca entre nosotros” y que la segunda parte atribuida a Juan de Luna, “cuenta bien: con chiste, con ligereza y con brío”



    Este Lazarillo, está muy lejos de ser una simple "corrupción" de un clásico. Es un precioso documento histórico y literario que nos presenta los sentimientos de un marginado protestante del Siglo XVII, y nos ofrece muchos aspectos valiosos y dignos de ser estudiados, como puede ser el papel de la mujer en la sociedad de su época, la sexualidad imperante, el sarcasmo, la sátira, la ironía y el humor y la interpretación que hizo Luna del primer Lazarillo.




    “La herejía -dice Nieto-es pues madre de la crítica textual y de la filología en las letras hispánicas castellanas. Entre Osma y Valdés, figuras fundacionales de ambas disciplinas, se entrelaza Nebrija formando el triángulo crítico, gramatical y filológico del humanismo hispánico”.



    En este tema del lenguaje no quisiera olvidar otro alcalaíno, Cristobal de Villalón. Villalón (1510 Villalón de Campos- 1562 Valladolid) es un humanista protestante en el apogeo de la prosa renacentista. No es mucho lo que se conoce de la azarosa vida del autor de “El Crotalón”, “el Scholastico” y de la “Gramática castellana” publicada en Amberes en 1558 y en la que acusa a Nebrija de haber traducido una gramática latina para componer su gramática castellana. Como siempre será Menéndez Pelayo quien reconoce que el ignorado autor del Crotalón era luterano y que su obra “debe colocarse entre las mejores de los protestantes españoles” (Menéndez y Pelayo, 2007, pág. 699)



    De Alfonso de Valdés(1490-1532) casi no se sabe nada, pero es muy probable que pasase por Alcalá como alumno; fue secretario de cartas latinas del Emperador Carlos V y escribió Diálogo de las cosas acaecidas en Roma entre otras obras. Se declara discípulo de Pedro Mártir de Anglería (1459-1526), humanista italiano que publicó sus obras Opus epistolarum y De orbe novo en Alcalá (1530).




    Otra máxima figura del protestantismo español fue Agustín Cazalla, "el doctor Cazalla", discípulo del arzobispo Bartolomé Carranza en San Pablo de Valladolid de donde pasó a la Universidad de Alcalá formándose en el erasmismo y graduándose Bachiller en Artes en 1531 y Licenciado en 1533 siendo el primero del Rótulo seguido por el jesuita Diego Laynez. Hacia 1536 se graduó Maestro en Artes. En 1542 el emperador Carlos le nombró su Capellán y Predicador viajando con él por Flandes y Alemania predicando contra las doctrinas protestantes. Fue consciente de su herejía desde el día de san Lucas de 1556 a la Semana Santa de 1558. Fue condenado a morir en la hoguera, en un auto de fe que se celebró en Valladolid el 21 de mayo de 1559.



    Juan Díaz, también conocido con la forma latinizada de su nombre, Ioannes Diasius (Cuenca, España, 1510 - Neuburg an der Donau, Alemania, 27 de marzo de 1546), fue un humanista y hebraísta protestante manchego, asesinado por su propio hermano gemelo. Como humanista comprometido, defendió el estudio de las fuentes originales, pero su análisis de las Escrituras le llevó a criticar los dogmas de la Iglesia Romana, especialmente en lo referente a la doctrina de la gracia. Así, tras un viaje a Ginebra con Matthieu Budé (un hebraísta, tercer hijo del famoso impresor y humanista Guillaume Budé) y Jean Crespin, con el objetivo de estudiar la reforma con el mismo Jean Cauvin (Calvino), se convirtió a la fe evangélica. Estos tres amigos, Díaz, Bucero y Enzinas, representaron a los protestantes en la Dieta de Ratisbona (1546) como los grandes teólogos de Europa.




    El Doctor Pedro Alejandro, llamado también el “maestro Alexandre” de Andalucía, había sido profesor de teología en Alcalá (juntamente son su discípulo Rodrigo de Cueto) y rector en 1532. Entre sus estudiantes aparecen el futuro luterano de Valladolid Agustín Cazalla y Diego Laínez el conocido jesuita. Reinaldo González Montes en sus “Artes de la Inquisición española”, siendo el primer protestante que publicó la historia de la Inquisición, también nos habla de que el protestante Doctor Egidio fue recomendado por Pedro Alejandro para predicador de la catedral de Sevilla. Francisco de Enzinas (Enzinas, 1992, pág. 86) nos dice que era carmelita del convento de Arras y predicador de la Reina María de Hungría, reina española luterana. Después de su huida sería seguidamente profesor en la Universidad de Heidelberg (1546) canónigo de Canterbury (154 pastor de la iglesia francesa de Estrasburgo (1555) y pastor de la iglesia francesa en Londres (1560). (Enzinas, 1992, pág. 387)



    Juan Gil (Egidio), que fue educado en la Universidad de Alcalá y sirvió como predicador de la Catedral de Sevilla desde 1534 hasta su muerte en 1555, corrobora la afirmación de que el protestantismo indígena está en realidad presente en este momento en España.




    El doctor Vargas que explicaba Escritura en la cátedra del cabildo de Sevilla y que había estudiado en Alcalá junto con Ponce de la Fuente y Egidio, siendo profesor en Alcalá por 1539, mantendría contactos con personas que pudieran propagar el Evangelio. Dice M’Crie: “Él les impartió su conocimiento de la verdad evangélica y ellos contribuyeron a su vez, con sus conversaciones, al mejoramiento de sus dones ministeriales. Los tres amigos concertaron un plan de cooperación para el progreso de la causa común. Vargas daba conferencias a los más ilustrados en las cuales exponía la epístola a los Romanos y luego el libro de los Salmos y Constantino ayudaba ocasionalmente a Egidio en el púlpito”.

    Constantino Ponce


    Otro de los quemados en efigie en este auto de fe de 22 diciembre de 1560, fue el doctor Constantino, escritor, predicador del emperador y magistral de la catedral de Sevilla, que nació en San Clemente de la Mancha (Cuenca) en 1502 y residente en Sevilla desde 1533. Su formación está ligada a la Universidad de Alcalá y su origen resultó ser de ascendencia conversa.




    Uno de los primeros protestantes españoles es el doctor aragonés Mateo Pascual. Erasmista, profesor de la Universidad de Alcalá de Henares, perseguido por la Inquisición de Toledo y exiliado dos veces. Acaso por estas sospechas de heterodoxia no aparece siquiera citado en los catálogos de prelados y canónigos de Zaragoza, ni en las listas de arcedianos de Daroca; tampoco por Latassa. Quizá porque no le constaba que hubiera escrito obra alguna, que pudo ser destruida durante su proceso. Francisco de Enzinas, autoridad única en este punto, que el Dr. Mateo Pascual, catedrático en Alcalá, gran teólogo, sabio en las tres lenguas, manifestó en una disputa pública cierta duda sobre el purgatorio, por lo cual le formó proceso la Inquisición y no logró salir de la cárcel sino con pérdida de sus bienes. Después se fue a Roma, donde acabó en paz sus días. Es un caso parecido al de Pedro de Lerma

    Felipe de la Torre, natural de Tarazona, es de los miembros aragoneses del grupo de París. Había terminado la carrera de Artes y Filosofía en la Universidad de Alcalá en junio de 1544. Él estaba ya con Juan Morillo cuando los refugiados de Sevilla llegaron a Amberes. Felipe de la Torre se iría a Lovaina y se integraría al grupo de españoles que dirigía Pedro Jiménez.




    Juan Páez de Castro.

    Cursó estudios en Alcalá de Henares, Salamanca y Bolonia, y acompañó a D. Hurtado de Mendoza a Roma, donde se ordenó sacerdote (1547). Viajó por Italia y los Países Bajos como consejero de Hurtado, y Carlos V le nombró cronista oficial (1555).




    Páez pertenece al grupo de reformadores que se reunían en torno a Pedro Jiménez, discutiendo sobre las verdades fundamentales de la nueva teología. Estos españoles tenían más confianza en Carlos V que en el Papa para la pacificación del mundo y la reforma de la iglesia. Bernabé del Busto.



    Pertenece Busto al cenáculo de Bruselas. Según (Gonzalo Sánchez- Molero, 1997, págs. 763-764) sabemos que Bernabé del Busto había acudido desde Salamanca a Alcalá de Henares para doctorarse en Teología, y que aquí, o desde antes en Salamanca, había trabado una gran amistad con Francisco de Bobadilla, antiguo estudiante en Alcalá, y ahora maestrescuela de la Universidad de Salamanca, buen amigo de Erasmo.




    Seis días después de los dos autos de fe en Valladolid, se distribuyó un folleto panfletario ya había sido difundido en Alcalá de Henares cuando la visitaba el inquisidor Ramírez, pero ahora en Toledo, en el corazón de la cristiandad, suponía una cruda realidad de que el protestantismo había anidado en España. El autor era un tipógrafo de Alcalá llamado Sebastián Martínez procesado después de 1562 en Andalucía, pues también en Sevilla y en Ávila aparece relacionado con la defensa de la Reforma por medio de folletos.



    Fray Francisco de Ortiz

    Pedro Juan Oliver

    Huarte de San Juan el más sutil entre los hombres doctos de aquel siglo, según Feijoo.

    María de Cazalla entre 1522 y 1525, época en la que debía de ser estudiante de Alcalá.

    Gil López de Béjar: El fraile franciscano Gil López de Béjar, era el predicador favorito de Carlos V, muy relacionado con los humanistas de la Universidad de Alcalá




    EPÍLOGO

    Juan Orts González en el prólogo a las “Consideraciones y pensamientos de Juan de Valdés” afirma que entre todas las tragedias que ha padecido España, ninguna tan funesta y dolorosa como la religiosa. La Reforma protestante no pudo echar raíces en tierra española en el siglo XVI, un siglo lleno de cadalsos y hogueras contra los hombres más ilustres de la nación. Los protestantes exiliados en Europa sobresalieron en muchos campos especialmente en la formación de una lengua culta que extraía la sustancia moral, social y religiosa del contraste entre dos estamentos de la España del XVI: la honra y la hipocresía. La Universidad de Alcalá se convertía en el primer centro teológico de Europa y por sus aulas pasarían algunos de los protestantes españoles más ilustres de la
    primera mitad del S. XVI, sin que dejaran de existir protestantes alcalaínos en otros siglos como el XVII y XVIII. Me sigue doliendo el corazón viendo tan pocos estudios realizados a nuestros protestantes, en el cuarto oscuro del olvido esperando su redención. Animamos a los universitarios a realizar sus tesis sobre la espiritualidad evangélica, o sobre la filosofía de Sebastián Fox Morcillo, sobre las múltiples facetas científicas, filosóficas y teológicas de Miguel Servet y muchos cientos más, que esperan una mirada científica sobre su obra.





  13. #28
    Senyor de lo Regne Avatar de Lancastrian
    Fecha de ingreso
    11 abr, 06
    Ubicación
    Wigan en Inglaterra
    Mensajes
    4,047
    Lutero en el diario El País, 1983 (I)
    La cobertura de los 500 años del nacimiento de Martín Lutero en el diario El País, en 1983, llama la atención por la calidad de las aportaciones y enfoques.

    GINEBRA VIVA AUTOR Leopoldo Cervantes-Ortiz 29 DE SEPTIEMBRE DE 2017 13:29 h



    Para Nietzsche, Lutero es el superhombre y, al tiempo, motor de una rebelión inútil en nombre del Espíritu Santo. Y Engels le considera promotor, sin suerte, de una revolución social. […] Los vientos ecuménicos de los últimos cincuenta años han ayudado a cambiar su imagen negativa entre los católicos. Ya no es el hombre orgulloso, el heresiarca y disoluto. Pero los protestantes siguen pensando que la Iglesia católica no ha dado aún con el verdadero Lutero.1




    Reyes Mate








    En otras épocas, consultar las hemerotecas de los principales diarios del mundo era prácticamente imposible si no se vivía en el lugar de publicación de alguno de ellos. Gracias a internet, ahora puede ser una muy grata tarea. Es el caso de El País, de Madrid, cuya cobertura de los 500 años del nacimiento de Martín Lutero en 1983 llama la atención por la calidad de las aportaciones y enfoques. A medida que se acercaba la fecha exacta del aniversario (10 de noviembre), los diversos artículos mostraban diferentes facetas de la celebración, dentro y fuera de Alemania, en una época en este país aún se encontraba dividido. Algunos de ellos son verdaderas joyas que merecen ser recuperadas. Ahora que se conmemora el medio milenio de la Reforma luterana, este diario sigue fiel a su tradición mediante la variedad de los textos presentados, sobre todo en un país tan lejano, de manera general, a los postulados del protestantismo.



    Se revisarán aquí algunos de esos artículos a fin de destacar los análisis más puntuales sobre el reformador y su importancia y el movimiento religioso que encabezó. Muy temprano, el 29 de julio de 1981, el filósofo Reyes Mate (autor, entre otras obras, de La razón de los vencidos y Memoria de Occidente) escribió “‘Ni hereje ni santo’, lema del quinto centenario del nacimiento de Lutero”, en el que destaca que la academia católica de Baviera y la protestante de Tutzing celebraron un encuentro preparatorio, “donde se ha puesto de manifiesto que Lutero es un patrimonio común y que la unidad de la Iglesia pasa por Lutero” (aquí el artículo). Pero Mate agrega. “Lo que pasa es que no todos guardan la misma imagen del reformador alemán. El catolicismo convocó un concilio, el de Trento, para contrarrestar la influencia del ex monje agustino, sobre quien llovió una pesada leyenda”. Y luego cita a George Borrow (La Biblia en España) acerca de cómo en el siglo XIX aún regían en la administración española ciertos decretos del Concilio de Trento

    Mate destaca que tampoco los protestantes estaban contentos con el destino de Lutero entre sus propios correligionarios. Y refiere las palabras del historiador Gerhard Müller: “Su memoria está desdibujada entre los protestantes porque cada vez se le lee menos”. Los protestantes, añade, insistían en no perder de vista los aspectos contradictorios de su figura. Los católicos, a su vez, estaban dispuestos a superar viejas ideas, pero sin entusiasmarse como el dominico Otto Pesch, quien decía: “No ha entendido a Lutero quien, estudiándolo de cerca, no haya sentido la tentación de decir: ahí sopla el Evangelio, tengo que convertirme a la Iglesia de Lutero”.




    Por otra parte, la República Democrática Alemana (RDA), donde se ubicaba Eisleben, no se quedó al margen del centenario. El gobierno ordenó que un grupo de artistas preparase 10 discos conmemorativos. En dos se recogieron textos de la Biblia que tradujo Lutero, además del artículo de Albert Schweitzer “sobre la ética del santo temor ante la vida”. También se editaría música de la época de Lutero tiempo de la reforma luterana, así como las cantatas de Juan Sebastián Bach y la sinfonía de Felix Mendelssohn dedicadas a la reforma. Como era de esperarse, el gobierno socialista de la RDA prestó mucha atención a la figura de Thomas Müntzer, de quien se publicaron algunos textos relacionados con la guerra de los campesinos (1525).



    El 19 de julio de 1982, el mismo Mate se ocupó de los preparativos del gobierno de la entonces RDA para festejar el nacimiento de Lutero. Su texto inicia con un slogan del consejo de ministros: “Todos los lugares luteranos tendrán una digna presencia cuando se celebre el 5º centenario del nacimiento de Lutero”. En Eisleben se restauraron los monumentos dedicados a Lutero, Melanchthon y Federico de Sajonia. En Erfurt, donde Lutero recibió los hábitos, la iglesia gótica y el convento, agobiados por los bombardeos de los aliados en 1945, también fueron restaurados. Lo mismo sucedió en la fortaleza donde Lutero tradujo la Biblia, donde además se rehicieron las pinturas murales de Moritz von Schwind. Y añade Mate: “A las obras han precedido rigurosos estudios sobre el arte medieval, para lograr una perfecta restauración”.




    En Wittenberg, se perdió la celda conventual de Lutero, “pero se conserva la habitación donde escribió sus Diálogos de sobremesa”. Y claro, no podía faltar la iglesia en cuya puerta Lutero clavó sus célebres 95 tesis. La restauración durante el siglo XIX alteró sustancialmente el estilo original, pero para 1983 se recuperó el antiguo decorado.



    En varios países, tal como en 2017, se festejó este aniversario con múltiples trabajos teóricos que contribuyeron “a esclarecer la vida y obra de una personalidad que todavía sigue siendo polémica”. Pues tal como lo reconoció, cita el autor, el italiano Giorgio Girardet, “cada época se ha fabricado la imagen de Lutero que más le convenía”. En el siglo de la Reforma “se puso el acento en su creatividad religiosa, a la que pronto se encorsetó en rígidos esquemas teológicos”. En el siglo XVII “se resaltó su drama personal, anunciando ya lo que luego sería el pietismo”. En el siglo XIX, Lutero fue “el cristiano que rompe con el magisterio infalible, en nombre de una concepción iluminista del hombre”. Y a principios del siglo XX, llegó a ser una “columna fundamental de la cultura alemana”.




    Para algunos teólogos católicos, concluye, “son oro de ley muchas de las tesis luteranas, como las referidas a la manera de entender los ministerios sagrados, la relación entre fe y moral o entre fe y política”. Los protestantes esperaban que el medio milenio de Lutero sirviera, en la Iglesia católica, “para reducir las distancias entre lo que dicen sus teólogos o hacen sus creyentes con lo que sigue afirmando el magisterio oficial”.



    El 23 de marzo de 1983, Juan José Navarro Ariza dio cuenta de las opiniones del profesor Hans Gerd Roetzer, de la Universidad alemana de Giessen, en una conferencia pronunciada en el Instituto Alemán de Barcelona, acerca de la invaluable contribución de Lutero a la lengua alemana gracias a su traducción de la Biblia (aquí el artículo). El gran mérito de Lutero es “haber aglutinado con gran fuerza las formas idiomáticas populares”. Dos factores contribuyeron a la dimensión de la obra de Lutero: primero, la invención de la imprenta, que proporcionó a sus escritos unas posibilidades de difusión y reproducción no conocidas hasta entonces. En segundo lugar, fue el método de trabajo científico y las cualidades humanísticas de Lutero, puesto que no hizo tradujo las Escrituras a partir del latín, sino desde los textos originales hebreos y griegos. Roetzer explicó: “La traducción bíblica de Lutero es la primera ocasión en que el lenguaje popular y los modismos administrativos germanos del siglo XVI cristalizan en un texto de gran nivel literario y de una asombrosa vivacidad”. Y agregó: “El propio Lutero acostumbraba a decir que había tomado su lenguaje de los labios del pueblo, y en efecto es así, pues su traducción bíblica contiene numerosísimas expresiones de un lenguaje que era predominantemente hablado y que aparecía en los cuentos, las comedias de carnaval o el folklore de la época”.



    Lutero utilizó la lengua en su tarea de emancipación de la iglesia de Roma, lo que coincidió políticamente con la corriente de emancipación del imperio que se gestaba en los territorios germanos. “En este aspecto Lutero es la expresión más completa de las corrientes de contestación religiosa, política y nacional que agitaban la Europa del siglo XVI. Él estaba en contra de la mezcla entre Estado y religión, y decía que cada hombre debe llegar a Dios por su propio esfuerzo. Probablemente fue esto lo que le hizo adoptar formas de expresión muy directas, que hacían posible una rápida comprensión por los que le escuchaban. En este sentido, conviene recordar que Lutero tradujo la Biblia para poder recitarla, para leerla en público de viva voz. Esto constituía una verdadera revolución comunicativa”.




    Las innovaciones y el modelo lingüístico de los escritos luteranos son lo que, según Roetzer, los ha mantenido vivos a través del tiempo como obra literaria. Y finaliza: “No es casualidad que escritores contemporáneos, como Bertolt Brecht o Ernst Bloch, se refieran a su fuerza y vitalidad”.









    1 R. Mate, “La República Democrática Alemana prepara el 5º centenario del nacimiento de Lutero”, en El País, Madrid, 19 de julio de 1982,

  14. #29
    Senyor de lo Regne Avatar de Lancastrian
    Fecha de ingreso
    11 abr, 06
    Ubicación
    Wigan en Inglaterra
    Mensajes
    4,047
    Aspectos singulares de la Reforma Protestante en España
    La Reforma en España del siglo XVI fue aristocrática y de muchas personas con gran nivel intelectual.

    Nadie puede imaginar el sobresalto que el autor de este artículo sintió al llegar a un Congreso sobre la Reforma y escuchar que la Reforma protestante española fue un incidente pasajero cortado de raíz por la inquisición. Evidentemente esto dicho más finamente y envuelto en expresiones minimizadoras de la Reforma española, no parecía resultar ofensivo y hasta daba un aire de intelectualidad: Que, si no eran luteranos, sino que poseían un cierto sabor agustiniano; que, si eran erasmistas, irenistas, alumbrados, etc. etc., pero que no eran protestantes. Me presentaba en aquel Congreso con dos tomos de 800 páginas cada uno y cinco años estudiando el siglo XVI y derramaba lágrimas de dolor sobre tantos mártires de la Reforma española mientras hacía notar en mis libros que solo hacía referencia a los protestantes españoles, excluyendo a los extranjeros para evitar se considerase una Reforma de extranjeros. Werner Thomas había considerado que el número de españoles procesados estaría en torno a 500, mientras yo hacía referencia de más de 1500 españoles reformados que por su nobleza y costumbres arrastraban tras de su persona mucha servidumbre creyente para su causa. La exclusión de los extranjeros estaba motivada porque muchos historiadores de prestigio siguiendo a Menéndez Pelayo, además de considerar la Reforma “episodio” sin importancia, niegan la importancia de los hombres de la Reforma. Así hacía constar Menéndez Bejarano considerando al protestantismo de la Reforma “salpicaduras que no respetaron la blanca veste de la ortodoxia hispánica”. También Ortega y Gasset dice que no hubo ningún protestante importante que quemar. Que solo Servet fue un hombre destacable, pero lo quemó Calvino. Sin embargo, aunque no lo quieran reconocer, la Reforma en España, no solo son cenizas que el viento las lleva, sino que las huellas de muchos reformadores y reformados han quedado impresas en muchos lugares de la cultura y la piedad. Por eso no pueden dejar de reconocer los estudiosos del tema que la Reforma en España del siglo XVI fue aristocrática y de muchas personas con gran nivel intelectual. Solo hay que buscarlas y nosotros las hemos reflejado en estos dos tomos (i) que solo muestran algunos de los procesados.




    Sin lugar a dudas, mucha de la no escasa producción literaria es desconocida y menos aún investigada, pero como veremos, representa el impulso renovador más importante de la historia espiritual de España. La relevancia de la literatura de los evangélicos españoles, puede considerarse cuando menos a la altura del Renacimiento europeo y estar en el centro del Siglo de Oro español. La espiritualidad de los protestantes españoles llamaba la atención a los inquisidores. En los márgenes de las obras expurgadas o de la simple correspondencia que se les encontraba, se anotaban frases como “este hablar muy a lo espiritual es luterano” y muy a renglón seguido se hallaba otro punto fundamental de esta piedad evangélica que era el hablar de las cosas de Dios al margen de la iglesia. Como expresará Juan López de Celaín, (luterano quemado en 1530) en carta al Almirante de Castilla, estaba todo dispuesto para la “reformación de la verdadera cristiandad”.




    Ya va siendo oportuno rescatar para la “ciencia española” la idea perversa de Menéndez y Pelayo cuando afirmaba que la Inquisición no quemó personas evangélicas de gran relieve. Decía:





    “Protestantes: Ni uno sólo de los que algo valieron fue chamuscado por la Inquisición. Juan de Valdés murió tranquilo y sosegado en Nápoles. A Servet le tostó Calvino. El doctor Constantino Ponce de la Fuente murió en las cárceles, y lo que quemaron fue su estatua. Juan Pérez, Casiodoro de Reina, Cipriano de Valera, etc., anduvieron casi toda su vida por el extranjero. Ninguno de ellos era un sabio del otro jueves. Total, de sabios protestantes quemados, cero.”






    Le seguiría Ortega y Gasset con parecida expresión:






    “La característica de España no es que en ella la Inquisición quemase a los heterodoxos, sino que no hubiera ningún heterodoxo importante que quemar. Cuando ha habido alguno se iba fuera, como Servet y era fuera donde lo quemaban”.

    Frase maliciosa y falsa pues las hogueras de la Inquisición no se encendieron en España para iluminar, sino para apagar
    el fulgor y las inquietudes de muchos hombres de ingenio de la modernidad que tuvieron que huir. La hoguera de Servet no puede ocultar el bosque de hogueras que durante más de tres siglos dejaron a España en la más lamentable ruina moral, espiritual, política y económica.




    Tellechea deja reconocido, que el protestantismo llegó pronto a España y fue perseguido desde el principio, muy especialmente a partir de la Dieta de Works, como así lo habían demostrado Ángela Selke, Augustin Redondo y Longhurst. Es necesario aclarar que, si la Reforma alemana y suiza fue larga y lenta, la Reforma en España eclosionó en muy pocos años hacia proposiciones claramente “heréticas” o luteranas al margen de que los inquisidores, sus intérpretes y perseguidores, difuminasen la herejía y la fraccionasen convenientemente durante los cuarenta años primeros del siglo. Así mismo debemos reconocer y no dejar en el olvido a la sociedad formada por el mundo de los conversos de judíos, predominante en las instituciones españolas, que al irse integrando estos en la sociedad cristiana, abrazaron sin embargo un tipo de espiritualidad más evangélica y con arreglo a las corrientes de la Reforma. Por esta causa la Inquisición en unos casos apartó su mirada y consideró a los procesados como seguidores de la “herejía” de Mella en Durango y en otros casos hacia el Maestro Oria, los
    begardos, albigenses u otros spirituali. En estos años primeros del siglo XVI se presentía y se reconocía la “herejía” pero no se quería hacer visible, disfrazándola de expresiones tales como “palabras malsonantes”, “escandalosas” “sabor a herejía” y en los casos más evidentes se declaraba como “herejía luterana” a partir del Edicto de 1525.




    NUEVA HISTORIOGRAFÍA REVISIONISTA

    La incomprensión del protestantismo del siglo XVI se ha manifestado de diversas maneras historiográficas que en ocasiones han rayado en la injuria. Sin embargo, resulta más doloroso contemplar que, autores actuales, hagan revisiones históricas tan mezquinas como lo hace Henry Kamen. Así reduce y explica el protestantismo este autor:






    “Había, por supuesto, algunos herejes convencidos entre ellos el noble Centelles, quemado en Valencia en 1564 y fray Cristóbal de Morales, quemado en Granada en 1571, pero menos de una decena de españoles fueron condenados a la hoguera por luteranos al final de la centuria fuera de los casos de Valladolid y Sevilla. Otros como fray Pedro de Orellana, que estaba algo chiflado y pasó veintiocho años en las cárceles del Santo Oficio fueron detenidos por infracciones que comprendían la sospecha de “luteranismo”, pero sin que pudiera hallarse en ellos creencia luterana alguna”.



    ¿Se puede vilipendiar y rebajar al protestantismo español de otra manera más sórdida, como lo hace Kamen, al resumirlo en cuatro líneas? ¿Cómo es que toda la lírica del siglo XVI descansa en las estrofas “a lo divino “de este desdichado luterano, Pedro de Orellana, al que llama Kamen “chiflado”? ¿Es que veintiocho años de cárcel podían dejar a un ser humano razonable y moderado? Pero, sobre todo, usa Kamen el recurso de la estadística para decir que no fueron quemados muchos. Indudablemente por estas fechas de finales de siglo, no se quemaba a casi nadie porque no era necesario dar escarmientos. La Inquisición poco a poco había ido controlando y modelando la sociedad, de tal manera, que las delaciones se hacían constantemente por miedo, formalismo o envidia, sin necesidad de indagaciones in situ de los inquisidores.




    Los primeros historiadores de los protestantes españoles resaltaban la necesidad de reformas haciendo hincapié y cargando las tintas en los abusos cometidos por la jerarquía de la Iglesia, la relajación de costumbres, el olvido de las cuestiones teológicas y el desconocimiento de la Biblia, el desprestigio del papa, la huida de los valores en una sociedad enloquecida, etc. Adolfo de Castro y Menéndez y Pelayo sostienen, con infinidad de ejemplos, la gravedad de la situación religiosa. Castro cita el documento de Fray Prudencio de Sandoval dirigido “a los obispos y prelados y
    gobernadores y eclesiásticos y a los caballeros e hidalgos y a la muy noble universidad de España”. Este documento, que se lee integro en la referida historia, habla largamente de los desórdenes que en toda suerte de personas se veían en España, y acaba en censurar a los eclesiásticos de su siglo, pidiendo con graves y apretadas razones el remedio de tantos males que amenazaban derrocar para siempre el vigor de esta vasta monarquía. (Castro A. d., 1851, pág.27).




    La nueva historiografía revisionista, informa de lo contrario, haciendo ver que, en España, la iglesia española apenas sufrió desprestigio. El éxito que las nuevas ideas tenían en Europa, notorios motivos para arrastrar al pueblo y convencerlo de la necesidad de un cambio, “en España esto no podía suceder porque la monarquía mantenía todos los principios políticos basados en la Antigüedad tardía, por lo que ni Carlos V, ni Felipe II, podían consentir que se atacase a su particular comprensión de la realidad política, cuyo elemento esencial era la Iglesia católica con el Papa a la cabeza”.




    Esta visión, aunque no deja de tener elementos de verdad, distorsiona la realidad de la necesidad de la Reforma en España y los motivos por los cuales hubiese sido mayor aún que la alemana u holandesa si consideramos el factor de los conversos de judíos fundamentalmente. Creemos que Kamen presenta una realidad diferente a como la presentan los reformistas antiguos españoles

    (Valera, Juan Pérez, del Corro o Reinaldo González Montes) en sus escritos, sino que dulcifica hechos que no son ciertos. Cuando dice que, en cuarenta años, después del nacimiento de la Reforma en Alemania, España parecía inmune a ella, ignora la actividad inquisitorial con la herejía de Mella, Pedro de Osma, o con los Iluministas, erasmistas y luteranos españoles. Dice Kamen:



    "En España, a diferencia de otras naciones occidentales, brillaba por su ausencia la represión religiosa, lo cual creaba un clima de refrescante libertad. “Lo interpretábamos todo libremente”, comentaba un sacerdote. “En aquellos días no había necesidad de sospechar de nadie”.

    Estas frases, de un reconocido historiador de la Inquisición, me han sorprendido. ¿Acaso desearía Kamen un auto de fe todas las semanas? ¿Es que solo el martirio era la única posibilidad en España de manifestar la fe? La tesis de Kamen es preventiva. Si Felipe II actuó con contundencia contra los protestantes era para que no se matasen entre sí como en Francia y su apoyo inquebrantable a la Inquisición para que las matanzas no fueran como en Inglaterra o los Países Bajos. Un razonamiento demasiado débil para hechos completamente distintos.




    Esta forma de ver de Kamen plantea un problema historiográfico que tiene que ver con el Evangelio y la Espada o como lo expresó la iglesia primitiva, si “la sangre de los mártires es semilla de la iglesia”. Se plantea el dilema de si la resistencia con la espada como lo hicieron los albigenses, los bohemios, los protestantes franceses, ha dado el resultado de perecer por ella en humillante derrota. Por otra parte, quienes sus armas han sido “la sangre del Cordero” y su testimonio hasta el martirio, son los que han triunfado, dirá Andrés Fuller en Patriotismo Cristiano. Sin embargo, no todos los casos han sido iguales y solo Dios sabe el porqué de esos triunfos o derrotas. Por ejemplo, los albigenses que lucharon y resistieron fueron exterminados, mientras que españoles e italianos sin luchar tuvieron ese fin. Las guerras defensivas de protestantes en Alemania, Suiza, Escocia y los Países Bajos tuvieron éxito, mientras
    mientras los protestantes franceses levantados en armas, mientras estaban con la espada en la mano no fueron exterminados y si lo serán cuando permanecieron amparados por edictos y podían manifestar su fe públicamente. Los valdenses y bohemios que lucharon y han defendido sus vidas, han permanecido. Sin embargo, tampoco podemos decir que los mártires españoles han dado la vida en vano ya que su testimonio traspasó fronteras y ha llegado hasta nosotros. Así pues, queda claro que diferentes actuaciones frente al martirio de los santos han dado resultados desiguales.



    (i) Los protestantes y la espiritualidad evangélica en la España del siglo XVI. Manuel de León de la Vega. Premio Literario Samuel Vila 2012. Edición agotada. Puede bajarse aquí


Página 2 de 2 PrimerPrimer 12

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •