El Ayuntamiento pide a tres centros escolares que supriman los nombres de Villar Palasí, General Urrutia y López Rosat

El Ayuntamiento tiene previsto aprobar hoy en la junta de gobierno una moción de la concejala de Educación, María Oliver, para proponer a los colegios General Urrutia, López Rosat y Villar Palasí que cambien sus nombres por otros de mujeres reconocidas incluidas en un listado de la delegación de Igualdad.

De esta manera se seguirá el requerimiento de la Conselleria de Educación del pasado 18 de abril, donde se insta a que de esa manera se cumpla la Ley de la Memoria Histórica. El Consistorio no puede obligar a los centros escolares, pero sus representantes sí que lo solicitarán.

De aceptar los miembros de los colegios, se eliminará del mapa escolar de Valencia el nombre del ministro de Educación José Luis Villar Palasí (1922-2012), conocido por ser el fundador de la EGB y el BUP en 1970, así como la obligación de escolarizar a los niños hasta los 14 años y de introducir las lenguas y literaturas de cada autonomía en el sistema público educativo.

La decisión del conseller de Educación, Vicent Marzà, provocó que el pasado diciembre se hiciera público un listado de más de 200 juristas, profesores, catedráticos y ex altos cargos de la Magistratura que reclamaron mantener el nombre del ministro valenciano en todos los colegios públicos.

De poco ha servido este movimiento a tenor de lo que mañana pasará por la junta de gobierno. El colegio Villar Palasí se encuentra en la calle Jaca, dentro de la ampliación del jardín de Viveros, junto a la calle Pintor Genaro Lahuerta. Entre los argumentos dados por los firmantes a favor de Villar Palasí se hablaba de «una labor encomiable, siendo reconocido como autor de la Ley General de Educación, considerada como un hito en la regulación de esta materia y apreciada por todos por su calidad técnica y su efecto modernizador».

El Consejo Escolar Municipal aprobó el pasado 19 de febrero a instancias del sindicato STEPV iniciar el cambio de denominación en los colegios públicos de Valencia con nombres religiosos o topónimos. Eso se recuerda en la moción de Oliver, portavoz de València en Comú, así como que la prerrogativa corresponde a cada colegio. La concejalía de Educación enviará a los centros citados una propuesta de asignación de nombres de mujeres.

El Consistorio sí que suprimirá el nombre de General Urrutia de la escuela municipal para cumplir con la Ley de la Memoria Histórica. La avenida rotulada con este militar también ha sido eliminada en favor de Amado Granell. El Consejo Escolar Municipal recibirá la propuesta con la denominación de una mujer.

En el caso de López Rosat, el centro se encuentra en la calle María Zambrano, en el barrio de Antonio Rueda. El exalcalde de Valencia (1969-1973) dio nombre al colegio situado en un barrio donde se han cambiado todos los rótulos del callejero, debido a que eran falangistas o personajes relacionados con el régimen franquista.

Fuente: Ribó quiere dejar sin colegio al fundador de la EGB | Las Provincias