Entre las localidades afectadas se encuentran Gandia, Ontinyent, Xàtiva o Sagunt

La aplicación de la ley de plurilingüismo, que a partir de septiembre llegará a todos los cursos de Infantil y a 1º y 2º de Primaria, va a provocar cambios importantes en muchos municipios, donde desaparecerá la oferta de aulas públicas con el castellano como lengua mayoritaria. Según se desprende de los datos que acaba de incluir la Conselleria de Educación en la Guía de Centros Docentes, en 68 localidades de la Comunitat ya no habrá unidades públicas basadas en el español. En muchos casos son pequeñas, con una sola escuela que hasta este curso disponía de doble programa lingüístico, aunque hay ejemplos de mayor entidad como Ontinyent, Gandia (sin la zona de playa), Alaquàs, Massamagrell, Quart de Poblet, Rafelbunyol, Sagunt (sin contar el puerto), La Vila Joiosa, Alboraya, Bétera o Xàtiva.

La citada herramienta permite consultar los datos objetivos de cada escuela de la Comunitat, como el tipo de jornada, las plazas autorizadas, sus servicios o el programa lingüístico, aunque desde hace unas semanas incluye también el detalle del porcentaje de horas en cada lengua oficial y en inglés durante toda la etapa, tanto en Infantil como en Primaria.

Para el análisis se ha elegido esta segunda, pues en la primera son muchos los colegios que aplican programas experimentales -donde se permite bajar del mínimo que fija la ley para cada lengua, generalmente el castellano- y no se detalla el porcentaje concreto, lo que limita la comparación. El cambio en Primaria implica que haya alumnos que pierdan la opción de seguir cursando sus estudios en la lengua elegida por sus familias en la admisión.

La mayoría de centros que ofrecían doble línea optan por un modelo único para el alumnado

En la mayoría de los casos la variación se debe a que los colegios que hasta este ejercicio ofrecían doble línea se han decantado por modelos para todo el alumnado donde se prima el valenciano, que pasa a suponer más del 50% de las horas lectivas a lo largo de la etapa o es al menos diez puntos superior a la presencia del castellano, por ejemplo un 49% frente al 39%. Hay localidades donde sólo había un centro que disponía de esta opción y ha optado por la lengua autonómica, y otras, donde todos los que la aplicaban han elegido el mismo camino. También hay saltos desde el programa plurilingüe de enseñanza en castellano (Ppec) a otro puramente en valenciano, aunque son minoritarios.

Cabe recordar que la ley de plurilingüismo, con el argumento de evitar la segregación del alumnado en función de la lengua, impide este modelo dual, comúnmente llamado de doble línea, que no es más que la posibilidad de que niños de la misma escuela se formen con el castellano como lengua base mientras otros del mismo nivel lo hacen con el valenciano en otra aula. Aquí está la clave del cambio.

El cambio hace que haya alumnos que dejen de formarse en la lengua elegida por los padres

Los 68 municipios suponen menos del 20% del total de los que ofertan Primaria en la Comunitat. Los que no cambiarán el próximo curso o bien disponen de alguna alternativa en castellano en la red pública (o al menos un centro donde las lenguas oficiales están equilibradas) o ya aplican desde hace varios ejercicios, en todos sus niveles, programas plurilingües de enseñanza en valenciano (Ppev). Las grandes ciudades, donde la oferta es mucho mayor, mantienen la diversidad, aunque hay casos que se quedan en el límite. En Castellón de la Plana la enseñanza en español está reducida a la mínima expresión, y lo mismo sucede en Alcoi.

Como ya informó LAS PROVINCIAS en relación a Valencia ciudad, la educación concertada ha servido de 'contrapeso lingüístico', pues también ha optado mayoritariamente por el castellano en muchos de los municipios donde la enseñanza pública ha elegido el valenciano como base.

Han sido los centros los que han elegido su modelo. En los de titularidad de la Generalitat el claustro o el equipo directivo ha elevado la propuesta al consejo escolar, que sólo ha salido adelante con el apoyo de una mayoría de dos tercios de los miembros. En los concertados la elección correspondió al titular, previa consulta al órgano de participación del colegio.

Fuente: Casi setenta municipios se quedan sin colegios públicos en castellano | Las Provincias