Los padres se manifestarán contra la ley de Plurilingüismo el 18 de enero en Orihuela. El secretario autonómico socialista Miquel Soler «ya vino a Torrevieja y ya sabemos el trato vejatorio que nos dio», afirman las AMPAS. El problema se agudiza en una comarca con mucho alumno extranjero

El próximo 18 enero la FAPA Gabriel Miró de la Vega Baja ha convocado una manifestación en Orihuela en contra de la imposición del 25% en valenciano en asignaturas troncales de Secundaria a partir del año que viene en una zona donde está permitida por ley la exención de estudiar valenciano como «asignatura lingüística» según normativa desde 1983. PP y Cs se han puesto del lado de los centros y los padres en las reivindicaciones de «libertad de elección» de la lengua vehicular. Compromís -casi ausente en la comarca- ni se ha reunido con los padres. El conseller nacionalista Vicent Marzá acudió a principios de diciembre a reunirse con los directores. El PSOE es quien trata por todos los medios de desactivar la manifestación ya que ahora es el partido mayoritario (municipalmente) en la comarca.Quieren enviar a su secretario autónomico a explicar a los padres que existe la vía «experimental» para la aplicación de la nueva Ley de Plurilingüismo relajando la imposición lingüística del valenciano en una comarca donde no se habla ese idioma a través de artículo 8 de la normativa.

Gracia Martínez, portavoz de AMPAS de Torrevieja e impulsora de AMPAS Vega Baja, asegura que «cuanto más traten de desactivar las protestas más nos activan a los padres en nuestra reivindicaciones de libertad educativa». «Miquel Soler ya vino a Torrevieja y ya sabemos el trato vejatorio que nos dio entonces».

Martínez explica que la reunión de Marza en Orihuela «sirvió para decir que en vez de aplicar la ley de golpe se aplicará más despacio. Nosotros queremos que no se aplique, queremos tener libertad para poder elegir la lengua vehicular de la enseñanza de nuestros hijos. Nos da igual los adjetivos de 'progresiva, flexible o experimental' porque son un engaño siempre y cuando se utilicen los porcentajes de valenciano e inglés en asignaturas troncales establecidos en la Ley de Plurilingüismo aprobada el año pasado porque la ley dice que deben ser del 25% o superior».

Para la representante de los padres la «exención» de la enseñanza en valenciano para la Vega Baja «no recibe el trato que establece la Ley de Uso. Desde que Marzá entró en el Gobierno no se ha seguido. Los chicos de Primaria tienen clases en idioma valenciano en Educación Física, Plástica o Música aunque no den valenciano como asignatura lingüística por estar exentos». Y añade que en ese disparate «lo que se pretende ahora es que en Secundaria tengan clase en Matemáticas, Biología, Filosofía o Historia en valenciano, aunque no tengan una asignatura lingüística de valenciano. En un sitio donde no se habla ni se hablará valenciano. Al menos tres asignaturas troncales en valenciano y una en inglés». «Queremos que se respete la ley y a la sociedad que aquí habla castellano. No estamos en contra del valenciano. Que vuelva la doble línea, queremos libertad de elección y que los padres puedan elegir si quieren que sus hijos aprendan en castellano o en valenciano».

¿Cuál es esa flexibilización que propone el conseller nacionalista? Para los padres está claro. Lo único que se les ha propuesto es que sólo se implante por ahora en Primero de la ESO y que cada familia elija qué asignaturas se darán en valenciano sosteniendo desde la Conselleria de Educación que esto dará «igualdad de condiciones» con el resto de alumnos de la Comunidad. Pero para los padres es mucho más complejo. Martínez explica que en Torrevieja hay cinco institutos públicos y uno concertado y que los padres que inscriban a sus hijos en el próximo curso deben informarse ahora de qué asignaturas darán en castellano y en valenciano el próximo año para elegir a qué instituto llevarles.

Además en muchos municipios de la Vega el problema se agudiza por la presencia de familias de otros muchos países que difícilmente pueden seguir las clases o las tutorías en castellano y que ahora se verán obligados a entenderlas en valenciano. «Marzá ha creado un problema donde no lo había porque aquí incluso se había aceptado el valenciano como asignatura lingüística y ahora nos la imponen en las troncales», manifesta Martínez. Así que el 'Botánico' tendrá una respuesta de la calle el 18 de enero.

Fuente: https://www.elmundo.es/comunidad-val...7768b464e.html